Jun 26 2007
284 lecturas

Economía

En salud pasa que… – A LAS COMPAÑÍAS NO LES GUSTA PAGAR

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

“Nos han asustado, mentido sobre la medicina social. Se trata de asustar a los estadounidenses a través de la ignorancia. Mis documentales se tratan de nuestro sistema económico. Tenemos un sistema que es injusto, desleal, no es democrático. Hasta que esto no cambie, continuaremos teniendo estos problemas; donde los que no ‘tienen nada’ sufren y los que ‘tienen todo’ como bandidos, se lo llevan todo”.

Michael Moore

Sicko, Enfermo Mental, el nuevo documental de Michael Moore que se estrena en miles de cines del país, es una profunda crítica al sistema de salud regido por el capitalismo, y un llamado a la sociedad para movilizarse, contar sus historias y presionar a los políticos por un mejor sistema.

El asunto no es nuevo. El país más rico del sistema solar tiene uno de los sistemas de salud más enfermos del planeta. para el que el dinero es más importante que la salud de sus habitantes. Según la Organización Mundial de la Salud, entre todos los países del globo, los Estados Unidos se encuentran en 37o lugar en cuanto a la calidad de la atención de salud a sus habitantes.

Existen 40 millones de personas sin seguro médico, sin derecho a la salud y se estima que cada año mueren alrededor de 16 mil de ellas debido a que no cuentan con seguro médico.

Además, entre los países “desarrollados,” EEUU tiene las peores estadísticas en cuanto a la pobreza, y en el tratamiento de niños y jóvenes, mantiene el 13% de la población bajo los índices de pobreza –entre los menores de 18 años la pobreza aumenta casi al 18%–; también es uno de los pocos países que permite que niños sean condenados a cadena perpetua sin posibilidad de salir libres bajo palabra y ocupa el segundo lugar en mortandad infantil.

El documental –quizás el mejor en la carrera de este crítico social– detalla como el resto, los 250 millones de personas que sí tienen algún seguro, son abandonados, y engañados por la misma industria de la salud en la cual han puesto su dinero por décadas. “Es patético,” dijo Moore en una de sus docenas de entrevistas para la televisión. El film contrapone sistemas de salud en Inglaterra, Canadá, Francia y Cuba. En Canadá este sistema es completamente gratuito y existe la libertad de elegir el doctor y el hospital.

“Impunemente (la industria de la salud) está cometiendo homicidio… Cobran lo que quieren, no hay control gubernamental y, para decirle la verdad, no podremos reparar este sistema sin deshacernos de estas compañías aseguradoras privadas,” dijo Moore en el programa de la periodista Amy Goodman, Democracia Ahora.

foto
Según Moore la idea de filmar Sicko, nació de TVNación un programa televisivo que tuvo durante los años noventa. Moore contrató a dos comentaristas deportivos para que transmitieran la Olimpiada de la Salud, una competencia ficticia entre EEUU, Canadá y Cuba. Equipos fílmicos se instalaron en las secciones de emergencia en hospitales de estos tres países y esperaron que una persona llegara con un brazo o una pierna quebrada. Los pacientes fueron filmados durante todo el proceso y los comentaristas narraron la acción destacando la calidad del tratamiento, la prontitud y el precio.

A final, con la atención de más alta calidad y gratuita, el país ganador de esta Olimpiada fue Cuba.

Pero un censor de la cadena NBC, que según Moore dentro de esta organización se les llama “normas y desempeño,” bajó de una de las temidas oficinas y le dijo que Cuba no podía ganar porque estaba en contra de los reglamentos de la cadena. Y a pesar de las rabietas del realizador NBC nombró a Canadá como ganador.

“Canadá no ganó, salio en segundo lugar porque al tipo le cobraron $15 dólares por las muletas…Cuba fue el ganador,” recuerda.

Juicio y autocrítica

Según Moore el documental va mas allá de la crítica al inhumano sistema de salud, “Hay algo mucho mas grande que necesitamos reparar en este país. (El documental) es sobre cómo nos organizamos en esta sociedad, cómo nos tratamos nosotros mismos y sobre esta mentalidad estadounidense de ‘cada uno para cada uno’… Esto debe terminar, esta sociedad del ‘yo’‚ tiene que cambiar hacia el ‘nosotros,’ el tipo de sociedad que el resto del mundo vive”.

Con su característico estilo risueño, tragicómico, pero con firmeza, Moore documenta el patético caso de los “hit men”, especie de “mafiosos del miedo”, unos investigadores contratados por la compañías de seguro para indagar a fondo el pasado de los pacientes hasta encontrar “algo,” alguna excusa que los libere “legalmente” de pagar la próxima operación de la víctima.

O el caso de Linda Penno, la doctora del estado de Kentucky que trabajaba para la compañía de seguros de salud Humana y que agobiada por su conciencia se decidió a hablar. Como analista medica su trabajo era revisar los casos, ver si ameritaban o no la cobertura, el pago, y aprobarlos o rechazarlos. Penno reveló frente a las cámaras de Moore y al congreso como la compañía le exigía un porcentaje de rechazos sin importar si eran meritorios o no.

“Ttrabajando para una compañía de seguros, el doctor o el analista médico que rechazaba mas casos recibía el bono navideño mas suculento. Es absolutamente insano” dijo Moore.

El salario de Penno aumentó a seis dígitos. “porque realizó una buena labor negando mas y mas casos. Pero no pudo aguantar más. Su conciencia la alcanzó y renunció y después se decidió a denunciar y fue al congreso y ese testimonio está en la película. Es muy poderoso, muy fuerte y ahora ella es una alma muy brava,” dijo el realizador.

La industria de la salud: ganar sí, pagar no

El capitalismo no puede hacerse cargo del sistema de salud. Moore recuerda que cuando pequeño las monjas se ocupaban de la salud del hospital de su pueblo. Y era lógico, las monjas estaban por satisfacer a dios a través del cuidado de los enfermos. Según Moore las monjas no estaban preocupadas por Wall Street, en los accionistas ni en los ejecutivos.

“A las compañías de seguros no les gusta pagar los casos médicos, porque no hacen dinero. La única forma de obtener ganancias es no pagando tu operación. Si pagan por tu operación, por la cita con el médico, no hacen dinero. Entonces el objetivo es pagar lo mínimo posible, y eso, inmediatamente nos dice por qué las compañías de seguro no pueden hacerse cargo de la salud: porque el sistema de salud tiene que ver con ayudar a la gente. Jamás la decisión debe basarse en como ahorrar dinero acá, allá, en como podemos negar esa operación…”

Director de los poderosos y premiados documentales Roger and Me, Bowling for Columbine y Fahrenheit 9/11, Moore dijo que Sicko, enfermo mental, continúa sus filmes anteriores. El tema central de sus trabajos, lo que les da una hilación, es el uso del miedo en esta sociedad como una táctica para vender una idea o un sistema cruel.

“Una de las razones de por qué no tenemos un mejor sistema de salud es porque nos han asustado sobre el concepto de la medicina social. Se trata de asustar a los estadounidenses a través de la ignorancia. Al final de cuenta, los documentales que he realizado, tratan de nuestro sistema económico. Tenemos un sistema que es injusto, desleal, no es democrático… Y hasta que eso no cambie, hasta que no construyamos una economía distinta en la forma en que nos relacionamos con el capital, creo que continuaremos teniendo estos problemas en donde los que no ‘tienen nada‚ sufren y los que ‘tienen todo’, como bandidos, se lo llevan todo.

Un país pequeño con el mejor sistema de salud

Sicko, vaticinada como “la” película del verano, es una de las mejores hazañas de Moore. Sin tener nada que ver con Hollywood, tiene a toda la sociedad estadounidense discutiendo el asunto y organizándose entre los que están a favor y los que están en su contra. De hecho ya se ha levantado toda una campaña en contra de Moore, sobre su vida personal y sobre su viaje a Cuba, que según el gobierno ha sido una infracción a la ley.

Cuando Moore se enteró de las atenciones médicas que reciben los “prisioneros de guerra” en Guantánamo, decidió llevar a Cuba una delegación de once personas que trabajaron en las brigadas de rescate después de los atentados a las Torres Gemelas.

A pesar de las aseveraciones infundadas del entonces alcalde de Nueva York Rudolph Gulliani, (hoy candidato republicano a la presidencia) de que no habían peligros tóxicos en la zona de los edificios, cientos de rescatistas quedaron expuestos a variados tóxicos, en la actualidad la mayoría de ellos sufren algún tipo de enfermedad como consecuencia. Estos brigadistas fueron voluntarios que no estaban ligados ni a la policía ni a los bomberos por lo tanto quedaron exentos de la seguridad médica.

foto
“Si les damos la mejor atención médica a los supuestos ‘malvados terroristas‚ en Guantánamo’, entonces por qué no darles la misma atención a estos verdaderos héroes estadounidenses.” Así, Moore se llevó por mar a estos rescatistas, quienes, como era de esperarse, no fueron atendidos en Guantánamo pero sí en La Habana. Allí Moore se encontró con el sistema de salud cubano que es absolutamente gratuito y donde –con un doctor por cuadra– se da prioridad a la medicina preventiva. Moore dijo que per cápita Cuba tiene más médicos que EEUU y que el sistema es humanamente mucho mejor y solidario con los pacientes.

Aquí cuando te enfermas todo el mundo hace dinero

Pero lo excepcional de Moore es que –junto con lanzamiento del filme– inició una campaña para enfrentar el problema en la práctica y confrontar a los candidatos a la presidencia, sobre todo a los demócratas, quienes, según dice, desde las últimas elecciones presidenciales “han arrastrado sus pies lo más que pueden.”

Los candidatos demócratas, y Hillary Clinton en el primer lugar, han recibidos jugosas contribuciones de la industria de seguros de la salud. Además, con la posición política de Hillary Clinton, de apoyo a la invasión a Irak y la mantención de un reducido número de tropas en ese país, “hace muy difícil para la gente que de otra forma le habría dado su voto, a esta gente le hubiese gustado ver a la primera mujer presidente. (Esa gente) simplemente no puede apoyar a alguien que ha apoyado la guerra desde hace tanto tiempo y que están recibiendo grandes contribuciones por parte de la industria de la salud,” dijo Moore.

Moore ha comenzado una reacción en cadena que esta alcanzando niveles inimaginables. Él le llama “reacción viral”. La conductora de televisión Oprah, la Asociación de Enfermeras de California, el popular sitio de Internet YouTube, en fin, han hecho un llamado para que el público grabe y distribuyan sus experiencias de rechazos engaños y otros juegos sucios por parte de la industria de la salud.

“Mucha gente a lo largo del país, esta en sus casas sufriendo, preguntándose si alguna vez sus voces serán escuchadas. Todas estas personas tendrán una voz. También a través de mi sitio internet. Creo que vamos a escuchar lo que los estadounidenses están sufriendo. Algo bueno va ha salir de todo esto… y sobre este tema, pondremos las manos de los candidatos, sobre todo las manos de los demócratas, al fuego,” dijo.

Goodman le preguntó a Moore que fue lo que mas le impresionó al finalizar el documental. Con su sátira acostumbrada, su gorra de béisbol y su característico desplante proletario, Moore respondió:

“Entrevistando a un doctor Inglés –que gana un poco menos de 200 mil dólares al año– me dijo ‘mi sueldo esta basado en mi desempeño. Si tengo mas pacientes que dejan de fumar este año o si les bajo el colesterol, la azúcar, la presión sanguínea, me pagan mas. El pago esta basado en lo saludable que están mis pacientes. Así tengo un incentivo para hacer un buen trabajo y ganar dinero’.

“Inmediatamente pensé: aquí nosotros hacemos todo lo contrario. Mientras mas personas se enferman, fuman, no se alimentan bien, terminan con alguna enfermedad, más dinero para las compañías farmacéuticas, mas dinero para los doctores, mas dinero para los hospitales.

“Cuando te enfermas, todo el mundo hace dinero”.

————————————

* Periodista. Reside en EEUU..

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario