Dic 3 2010
593 lecturas

Cultura

Encuentro con el Che una madrugada en La Habana

Lucía Álvarez de Toledo.*

Ernesto Guevara es probablemente todavía una personalidad por descubrir para muchos latinoamericanos —que tal vez lo confunden con una efigie olvidada y fotografías desvaídas de un tiempo que no fue. Lucía Álvarez rescata una faceta del revolucioinario: "el periodista italiano Roberto Savio viajaba por América Latina para escribir sobre los movimientos guerrilleros de la época. Amigo mío de toda la vida, me relató una anécdota que ilustra la personalidad del Che"; es la siguiente:

Cuando el Che era ministro de Industrias, yo hice un largo viaje a Venezuela para ver que perspectivas tendría allí un movimiento guerrillero similar al cubano. Los campesinos venezolanos no vivían en la más tremenda pobreza, y aún más importante, tenían fe en el futuro. Gracias a los ingresos del petróleo, el gobierno de Venezuela podía redistribuir recursos, esto en realidad no cambiaba nada, pero daba la impresión de que el gobierno se preocupaba por la gente, incluidos los campesinos.

El movimiento guerrillero había nacido en las ciudades en círculos de intelectuales. El imperialismo yanqui y la liberación de América Latina eran conceptos muy abstractos para el campesinado. Mientras más viajaba por el país, más comprendía las profundas diferencias entre la vida y la experiencia en el campo y en las ciudades.

Esta situación era muy diversa de la situación en Cuba antes de la Revolución. Al final, llegué a la conclusión de que el movimiento guerrillero no tenía futuro en Venezuela y de que sus posibilidades de desarrollo habían sido coartadas. Decidí volver a Cuba y estudiar la diferencia entre los dos países antes de escribir mi artículo sobre Venezuela.

"Hay un italiano aquí que me dice que el movimiento guerrillero de Venezuela va a fracasar", les dijo. "Quiero que escuchen lo que me dijo y respondan a sus argumentos uno por uno".

"Y, sabe una cosa, mi amigo", siguió diciendo el venezolano, "usted tenía razón en todo y nos costó trabajo calmar al Che".

De modo que así fue como descubrí tantos años más tarde que el Che no solamente me había estado escuchando, sino que también había memorizado hasta mi última palabra para poder repetir mis argumentos a las personas idóneas.

* Escritora. Recientemente publicó The Story of Che Guevara, Quercus Publishing Plc, Reino Unido, 2010 —biografía del Che Guevara.
En www.other-news.info

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario