Jul 30 2008
448 lecturas

Cultura

Entre beso y beso (análisis de la comunicación argentina)

Matilde Sosa*

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Una de novela
 
¿Alguien puede imaginarse a la historia, mejor dicho, a la construcción de los procesos históricos desprovistos de sus protagonistas? ¿De sus hombres y mujeres de carne y hueso? ¿Del ánima y el deseo acuerpando todo esto? Lo cierto es que, raro es encontrar a aquello de lo estereotipado intelectual (o de lo otro) que admita seguir con expectativa alguna novela por televisión. El género se ha devaluado, en capítulos y por entrega. Puede imaginarse acaso, alguien    un  buen culebrón de amores a contracorriente, sorteando a la adversidad, en la mas grande de las epopeyas libertarias de América por ejemplo? Es mas, dudo que alguno, bajo ese target confiese aguantarse el suspenso de esperar cómo sigue al otro día. Y  al otro día más, y después. 
 
Ritmo cadencia y vaivenes, si que los hay como esos,"de esperar y entregar" como ese, tan poco, hay otros, que suenan en oídos y ojos, como entropía tribal, ya que nos son conocidos por el ritmo propio. Los de abajo para todo hacemos cola, esperamos que amanezca para que nos den un turno, un número, un trabajo, un pan. Para todo, los de abajo, sabemos: hay espera, hay entrega, Asi nos acunaron a nosotros. Ese es ritmo de novela.
 
Apropiación   de las buenas causas
 
Tal vez en todo caso mirar-escuchar una novela, será motorizar lo maravilloso y promover contenidos capaces de ficcionalizar situaciones acordes al "cambio de época" a partir de las cuales se pueda lograr que "el personaje" muestre alguna situación educativa que haga lazo con la historia actual.
 
Nora Mazziotti experta en narrativas y géneros televisivos de Argentina, dice "Hace unos años hubo una convocatoria de UNICEF que se hizo en Río de Janeiro a la que asistieron varios autores de telenovela" … "Algunos plantearon temáticas por ejemplo, sobre realidad cotidiana, realidad social. No creo que haya rechazo sino que, así como se introducen mensajes de "merchandise" en los productos comerciales se podría lograr que hagan lo mismo con mensajes positivos pero donde no se pierda la ficción. Cuando se pierde la ficción y el mensaje no está entramado con la situación, a la gente no le gusta. "La experta sugiere con un ejemplo, la ratificación de su enunciado, veamos:"En América Latina tenemos algo muy fuerte que es la cultura de ficción y creo que la telenovela educa sin proponérselo. Por ejemplo, cuando el personaje en Cristal, esa novela de Delia Fiallo, fue a una consulta por cáncer de útero, en Madrid 11 millones de personas hicieron lo mismo. Fue algo que le ocurrió al personaje, no era una cosa demasiado didáctica, no era un discurso instructivo".
 
La cotidiana, anónima, la de los trenes que se llenan y se vuelven a llenar, La de todos los días. Pensemos que exista una novela y que ese genero nos sirva en su espacio televisivo , como un modo de apropiación de los espacios y las buenas causas, y que en ese espacio , se nos revelan, se nos recrean, Nos espejan , como la historia que hacemos ( los anónimos ,todos los "nosotros") Veamos que los "tiempos" vitales e históricos de los sujetos que somos , ocupan "fracciones de tiempo" en franjas que van siempre y todas las veces , entre beso y beso de nuestra existencia. Aun aquel primero que nos sea dado antes del destierro. Sabiendo a su vez que, entre beso y beso también ha habido un Judas. Una traición, una entrega y todo eso. Pensar la historia entre beso y beso nos conecta con la novela, cuyo relato, aun nos debemos.
 
La apropiación del género hasta hoy, ha estado en manos de la sordidez, la manipulación y el mercadeo capitalista a modo de vender sus modelos, e introyectar el savoir faire   de la clase y del sueño americano, (no hace falta abundar sobre la obscenidad sin cerebro.) Pero tal vez sea hora en la apropiación de lo publico – mediático, comunitario, popular y democrático, para que retomemos aquel genero de la Novela "la telenovela es potente dice la experta" porque cuenta una historia fragmentada, que acompaña en la vida cotidiana. En segundo lugar, cuenta una historia de amor, que permite soñar. "Es potente porque culturalmente estamos acostumbrados a este formato que existe desde la radio, antes de los años 40. Todos los días te cuentan una historia y uno acompaña esos personajes y se identifica, incluso con los malos. Este formato tiene un atractivo fantástico, es capaz de quebrar, de subvertir órdenes".
 
Televisión por la identidad
 
En Argentina en el 2000 "Teatro por la Identidad" surgió a partir de la necesidad de las Abuelas de Plaza de Mayo de buscar nuevas formas de transmitir a la comunidad el drama de la desaparición de sus hijos y nietos. La finalidad del ciclo era instalar, mediante un acercamiento teatral, el tema de la memoria y la recuperación de nietos e hijos nacidos en cautiverio durante la última dictadura militar. En base a este Teatro por la Identidad se tradujo al genero televisivo la "Televisión por la identidad" como una serie de televisión producida y transmitida por un canal privado de Argentina (2007). Televisión por la identidad, fue una serie de unitarios de ficción sobre el último gobierno militar .El ciclo estaba integrado por capítulos dedicados cada uno a un niño desaparecido por apropiación de las fuerzas de seguridad durante la última dictadura militar (1976-1983) y recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo. (Recordemos que durante la misma desaparecieron alrededor de quinientos niños, la gran mayoría de los cuales se tiene la certeza de que están vivos, habiéndose recuperado al día de hoy casi 90.)
 
Por definición, una novela es un relato de lo que les sucede a ciertas personas en cierto lugar, tiempo y circunstancias y según Jean-Paul Sartre, el novelista usa palabras como signos de comunicación para producir cambios en la sociedad, cambiando el ambiente social del hombre y el concepto que el hombre tiene de sí…
 
Será hora pues   de contar la historia que existe, entre aquel primer beso y el ultimo que   se nos de, o el que viene próximo, y después. Entre beso y beso, acceder a las tramas históricas, populares, desgarradas. Aun así, será ver y oír (como besarse en público), en la identidad del relato que nos contemos…
 
Si no es posible, que ello a su vez denuncie la existencia de aquel espacio donde "es imposible todavía trascender a la ficción", sencillamente porque aun (habiendo vida) nos esta negada la posibilidad de acceder. Es decir se lo paso en limpio, a la cárcel de Guantánamo con sus "presos" por ejemplo, ¿La ha visto en la TV? ¿Cómo la piensa usted? ¿cuán lejos? ¿A qué distancia del relato de nuestra propia  universalidad, como género. Escrito todavía "por los vencedores".
 
*Periodista argentina
 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario