Nov 3 2005
259 lecturas

Política

ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La III Cumbre de los Pueblos es un espacio de reflexión y propuestas de construcción y unidad continental, en defensa del derecho de los Pueblos a su soberanía, identidad cultural y autodeterminación. Promueve la necesidad de cambios estructurales y sociales, basados en la diversidad cultural y la unidad de los pueblos a nivel continental como así también en el rechazo a las dominaciones.

Muchos de los males que sufren los pueblos, no se podrían hacer sin la complicidad de gobiernos que se someten a las políticas impuestas por el FMI, el BM y el gobierno de los EEUU. Políticas como el ALCA y los demás tratados de libre comercio; la militarización del continente y el establecimiento de bases militares de los EEUU en sus países; el Plan Puebla Panamá, el Plan Colombia y el ingreso de tropas norteamericanas como en Paraguay, donde además se instala una oficina del FBI para el control de la Triple Frontera y para generar tensiones y conflictos con el pueblo de Bolivia y toda la región.

Dentro de esa escalada de dominación, Haití es uno de los ejes de la imposición militarista con el envío de tropas extranjeras por la ONU, que ascienden a 7.400 efectivos militares en el país más empobrecido de todo el continente. Entre los efectivos militares se encuentran soldados de países latinoamericanos que han avalado el golpe de Estado. Haití no necesita fuerzas armadas sino médicos, maestros, equipos técnicos para la vida y el desarrollo.

La III Cumbre de los Pueblos seguramente rechazará las continuas amenazas e intento de golpe de Estado contra el gobierno de Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela. En el mismo espíritu, rechazará y denunciará el bloqueo de más de 45 años contra el pueblo hermano de Cuba, impuesto por los EEUU en forma unilateral y violando las resoluciones de las Naciones Unidas sobre el derecho del pueblo cubano a su soberanía y autodeterminación.

Denunciará las políticas del FMI, del Banco Mundial y de las demás instituciones financieras multilaterales, que buscan imponer a los países de América Latina y el mundo sus proyectos de privatizaciones y pago de la Deuda Externa ilegítima, inmoral e injusta, pagada ya muchas veces. Políticas que obligan a continuar pagando, incluso a los países más pobres y necesitados como Haití, generando así más hambre, destrucción y exclusión social.

Denunciará además a los gobiernos que han negociado acuerdos bilaterales con los EEUU que llevarán a la quiebra a los pequeños y medianos productores, rurales e industriales, consecuencia de los subsidios de ese país a sus productores que provocarán más hambre, pobreza y exclusión social.

Sería importante que la III Cumbre de los Pueblos también reclame la inmediata investigación sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por George W. Bush, Presidente de los EEUU de Norteamérica y sus aliados Tony Blair, Primer Ministro de la Gran Bretaña y de Silvio Berlusconi, Primer Ministro de Italia, responsables de invadir y masacrar a los pueblos de Irak y Afganistán. Que se investigue la situación en la base militar de los EEUU en Guantánamo, Cuba, donde se tortura, asesina y somete a los prisioneros a tratos crueles, inhumanos y degradantes, que ofenden a la humanidad.

Hoy la gran potencia pretender avalar las atrocidades cometidas en violación de los Pactos y Protocolos internacionales y resoluciones de las Naciones Unidas, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La ONU debe actuar antes que sea tarde, evitando mayores males a la humanidad.

Es necesario y urgente que la OEA como organismo continental inicie una reforma profunda de su estructura. Debe actuar en forma equitativa y justa y no bajo presiones de los EEUU, poniéndose al servicio de los pueblos.

Las organizaciones y movimientos sociales que se encontrarán en la III Cumbre de los Pueblos rechazan todo tipo de terrorismo, provenga de quien provenga. Reclamamos nuestro derecho a la autodeterminación y la soberanía.

Reclamamos a nuestros gobiernos coherencia y unidad continental, fortaleciendo las alianzas regionales a fin de encontrar conjuntamente solución a los graves problemas que afectan la vida de nuestros pueblos, como la permanente concentración y extranjerización de la riqueza, el saqueo y apropiación de nuestros recursos y la mercantilización de todo, incluyendo la vida misma.

Demasiado menudo, la única respuesta que tienen los gobiernos para enfrentar los reclamos y protestas sociales es la represión; desde la III Cumbre de los Pueblos les reclamaremos y les exigiremos estar al servicio de los pueblos y no del capital financiero que privilegian por sobre el capital humano y el derecho de los pueblos.

¡Escuchen el clamor de los Pueblos!, que día a día surgen con mayor fuerza y unidad continental y se asumen como protagonistas de sus propias vidas y constructores de su propia historia.

———————————-

* Premio Nobel de la Paz. Argentino, arquitecto y escritor.
Escrito en vísperas de la III Cumbre de los Pueblos de América y publicado en Red Voltaire
(www.redvoltaire.net).

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario