Dic 26 2015
608 lecturas

Despacito por las piedras

ESPAÑA: ELECCIONES Y UNA CRISIS QUE SE HACE VISIBLE

En 1977 los españoles volvieron a elegir sus gobernantes mediante el sufragio, habían transcurrido 41 años de las últimas elecciones realizadas en 1936. En el medio, una cruenta guerra civil y un larguísimo gobierno de Francisco Franco habían ocupado ese lugar. A partir de ese año 1977 atrás quedaba una España que nadie podría reconocer en la fuerza de un “destape” donde se revolucionaban costumbres y cultura. Luego, con su integración plena al mundo europeo, España creció y de la mano de su alianza con Alemania el turismo se transformó en una cuestión central. Al tal punto llegó esta situación que muchos hablaban –exageradamente- de España como el lugar de veraneo o también el geriátrico de la poderosa Alemania. Hasta el domingo pasado y durante 38 años los españoles vivieron la alternancia entre una fuerza de tipo de social demócrata (el Partido Socialista Obrero Español –PSOE) y otra conservadora que terminó denominándose Partido Popular (PP).

Se puede decir, sin tener mucho riesgo de equivocarnos, que en las elecciones generales realizadas el pasado domingo a esa historia hay que darle –nuevamente- una vuelta de hoja.

La crisis económica desatada a partir del 2008, ahora devino claramente en crisis política. A la lenta y tardía “salida” a los problemas económicos (España tiene aún hoy el 21% de desocupados), a la vocación independista de varias regiones (Cataluña, países vascos, Galicia, Valencia) ahora hay que agregarle que –políticamente- el pueblo español ha construido una realidad de difícil gobernabilidad.

Pero veamos ¿de qué se trata?

En España el Jefe de Estado es el Rey, actualmente Felipe VI, hijo del Rey Juan Carlos que nos visitara con motivo de la asunción de Mauricio Macri y cuya intervención contribuyó a que en España se consolidara el régimen vigente, no obstante variadas conspiraciones y un intento de golpe de Estado, en 1981.

Pero la administración cotidiana está a cargo de un Jefe de Gobierno, que lo elige el Parlamento. La alternancia existente (PSOE/PP) facilitaba –hasta ahora- esa tarea, colocando en ese cargo al partido que resultaba mayoritario, en cada elección. Pero ahora las cosas no son tan sencillas. Los resultados electorales lo dicen: El PP -partido de gobierno- perdiendo millones de votos ganó las elecciones y reunió 123 legisladores. El PSOE, que hizo la peor elección legislativa de su historia salió segundo y consiguió 90 diputados. Una fuerza novel Podemos que fue fundada hace menos de 2 años y que es la versión electoral de los cada vez menos “indignados” que tomaron las calles a partir del 2011, con un discurso algo más avanzado que el tradicional de PSOE, tiene 69 legisladores. Un nuevo agrupamiento, de tinte liberal y juvenil Cudadanos reunió 40 diputados. Otros grupos menores que también incluyen a fuerzas regionales suman 28 legisladores. Con esos datos queda claro que a las dos fuerzas mayoritarias le resultará muy difícil dirigir y digerir una alianza con sus fuerzas más afines y un acuerdo entre PP/PSOE es demasiado revulsivo para muchos.

Esta situación nos pone ante la eventualidad que en pocos meses España podría llegar a tener una nueva convocatoria electoral.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario