Nov 12 2015
1933 lecturas

Ciencia y Tecnolog铆aPol铆tica

Espionaje: todos contra todos

 

El ministro franc茅s de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, fue objeto de espionaje por el Servicio Federal de Inteligencia de Alemania (BND, por sus siglas en alem谩n), revel贸 la radio p煤blica Berl铆n-Brandeburgo (RBB), en lo que constituye un nuevo dato del esc谩ndalo que estall贸 el mes pasado cuando varios medios informativos alemanes dieron a conocer que esa dependencia de inteligencia desarroll贸 en a帽os recientes un trabajo de vigilancia subrepticia e intercepci贸n de las comunicaciones de pol铆ticos de Francia y otras naciones del viejo continente e incluso de embajadas estadunidenses, fuera por decisi贸n propia o por solicitud de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en ingl茅s) de Estados Unidos.

 

De acuerdo con lo difundido esta semana, el BND tambi茅n espi贸 a organismos multilaterales como la Comisi贸n Europea, la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) y la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) estadounidense.ale merkel y obama2

 

El encadenamiento de revelaciones coloca en una situaci贸n extremadamente inc贸moda al gobierno de Angela Merkel por tres razones: por el hecho mismo del inaceptable espionaje a gobiernos aliados y a organismos internacionales; por la evidencia de la total supeditaci贸n de las instancias alemanas de inteligencia a la NSA y porque hace dos a帽os la misma Merkel tron贸 contra Washington cuando se dio a conocer que su propio tel茅fono celular y los de varios colaboradores hab铆an sido intervenidos por el gobierno de Estados Unidos.

 

鈥淓spiar a los amigos es totalmente inaceptable鈥, dijo entonces la jefa del gobierno alem谩n en reacci贸n a esos hechos, contenidos en la informaci贸n del ex analista de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Edward Snowden. El hecho es que el BND colabor贸 activamente con la instancia estadunidense que somet铆a a observaci贸n il铆cita a los gobernantes alemanes y que, al mismo tiempo, actu贸 en contra de oficinas de la superpotencia aliada y de otros gobiernos 鈥渁migos鈥.

 

 

El asunto permite entrever, por otra parte, el grado de paranoia, descomposici贸n e incoherencia al que han llegado las relaciones entre Berl铆n y Washington y entre 茅stos y el resto de los pa铆ses occidentales. La imagen id铆lica de una Uni贸n Europea cohesionada, articulada en torno al eje Francia-Alemania, da paso a una percepci贸n m谩s realista: entre los gobiernos del viejo continente privan la desconfianza, la intriga y los golpes bajos. Y si ese es el nivel de hostilidad entre ellos 鈥揺l espionaje es una actividad eminentemente hostil鈥 cabe preguntarse por el grado de vigilancia subrepticia a la que tienen sometidas a otras naciones que no forman parte de la UE, particularmente de Am茅rica Latina y Asia.

 

Finalmente, ha de tomarse nota del deprimente cinismo que ha impregnado al quehacer gubernamental de los pa铆ses occidentales, de la impunidad con la que operan y de la impotencia de las respectivas opiniones p煤blicas: en 1973 Richard Nixon hubo de renunciar a la Presidencia de Estados Unidos cuando se descubri贸 que hab铆a espiado a sus rivales del Partido Dem贸crata, pero hoy en d铆a tanto Barack Obama como Angela Merkel permanecen aferrados a sus cargos a pesar de que lo hecho por sus gobiernos es mucho m谩s grave.

 

Y ello habla del enorme deterioro experimentado por las democracias occidentales en las cuatro d茅cadas transcurridas desde el esc谩ndalo conocido como Watergate.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    1 Coment谩rio

    Comentarios

    1. cristian
      16 enero 2016 2:41

      bueno la verdad, si me sirvio para mi informe