Jun 16 2005
392 lecturas

Ambiente

Esquel, la nueva embestida del oro

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El precio de tanta belleza es, por cierto, la destrucción y contaminación de una extensa área y como consecuencia el fin de sus actividades agrícolas, ganaderas y de turismo en la región. La explotación obtendría también mineral de plata.

fotoAun cuando la Meridian Gold es formalmente una sociedad anónima con sede en Canadá, cuenta con participación de capitales estadounidenses. Al fin de cuentas la Barrick –que se propone hacer trizas el frágil equilibrio ecológico en la Alta Cordillera chileno-argentina 2.500 kilómetros al norte– es canadiense, y se debe atribuir sólo a sus conocimientos mineros que en ella tenga especial cabida el ex director de la CIA y ex presidente de EEUU (y padre del actual primer mandatario de ese país) George Bush.

PASO AL BUEN VENENO

Los vecinos de Esquel –en la Patagonia argentina– se oponen frontalmente al desarrollo del emprendimiento –actitud que contrasta con la pasividad del gobierno provincial– por estimar que se trata de una actividad no sustentable; el oro –extraído a tajo abierto– tendrá un proceso por lixiviado con cianuro, con el uso de una enorme cantidad de este insumo sin que haya a la fecha un método para neutralizar su poder contaminante.

Según informes de la empresa minera se emplearían 180 toneladas mensuales –en un año 2.160 toneladas y en los 10 años que se calcula como término de la explotación 21.600 toneladas de cianuro–.

El lixiviado con cianuro dejará, así, un legado imposible de restaurar no sólo en el área de explotación sino también en las proximidades y a la distancia por acción del viento que sopla permanentemente, a gran velocidad, en la zona. Esto pone en peligro el turismo –que comienza a consolidarse con proyección internacional– en el Cordón Esquel, sus riachos, lagos y cursos de agua.

foto
Los principales impactos devastadores anotados por los vecinos y los expertos son: los hoyos a cielo abierto de boca amplísima para permitir la circulación de camiones de gran tonelaje, su enorme profundidad que atraviesa las napas de aguas subterráneas que se contaminaránn y acidificarán por cientos y aún miles de años, sin contar con las montañas de escombros tratados por lixiviado con cianuro para separar el mineral, las piletas de cianuro que evaporarán su contenido. Además de la tala de bosques y la desaparición de la cubierta vegetal en el área de explotación, lo que producirá la desertificación, con devastadores efectos sobre la flora y la fauna locales.

Los concentrados de arsénico asociados a la obtención de playa agravan el cuadro.

Mayor información sobre el plebiscito de los habitantes de Esquel –la mina se ubica a nueve kilómetros de la ciudad– puede leerse en Piel de Leopardo (www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=418).

CAPITALISMO GENEROSO
Y ESTADO CORRUPTO

La Meridian Gold y sus secuaces argentinos, empero, no cejan; a una serie de acciones judiciales y “lobby” en los centros de poder federales y provinciales, la multinacional agrega una campaña permanente en la zona. Ofrece asados, zapatillas para escolares y otros “regalos” –por ejemplo, constrruir un estacionamiento a un club deportivo– para convencer a la gente al mejor estilo de otras épocas.

La ciudadanía, sin embargo –el 81 por ciento de las tres cuartas partes del padrón electoral votó No en el plebiscito– mantiene su decisión, con lo cual no debía hablarse más del tema. “Un pueblo que no se vende no puede ser comprado”, dijo un vecino de Esquel. No obstante, siempre hay un pero: los dólares pesan y “más cuando son muchos para repartir entre políticos y sindicalistas corruptos”, dice otro.

Desde hace unas semanas los dirigentes de la Asamblea Vecinal reciben amenazas de muerte de parte de patoteros de la una poderosa organización sindical llegados de Buenos Aires. Todos armados.

Los habitantes de Esquel han comenzado a preguntarse qué intereses tocaron. De la investigación resulta el siguiente

Documento de la Comisión de Vecinos de Esquel.

1. La empresa ha presentado un plan de trabajos que pretende extraer de la mina el equivalente en oro a 2.500 millones de dólares en 10 años, sin calcular lo que se extraiga de plata.

2. Sucede también que una ley promulgada por el ex presidente Carlos Menem establecería que el Estado no puede explotar las riquezas del subsuelo por sí mismo, sino por intermedio de empresas privadas a las que cobrará un canon único equivalente a un máximo del tres por ciento del valor del metal extraído en boca de mina –mucho menor que el precio internacional del metal–.

3. Esto, en números redondos, suponiendo que el valor del oro extraído en boca de mina fuera de 2.000 millones en 10 años, le dejaría al Estado US$ 60 millones. Pero como la ley nacional dice que se cobrará un canon del tres por ciento “como máximo”, la provincia del Chubut estableció otro, del dos por ciento, o sea que en vez de 60 millones esto se reduce a 40 millones.

4. Sólo que existe otra ley nacional aprobada por nuestros precarios y patrióticos representantes del pueblo. Ésta dice que para favorecerlas exportaciones realizadas desde puertos de la Patagonia, el Estado nacional retribuirá con un cinco por ciento del valor de tales exportaciones a las empresas que las realicen.

O sea: la susodicha multinacional exportará en diez años desde puertos patagónicos US$ 2.500 millones y deberemos retribuirles con US$ 125 millones.

5. 125 millones que pagaremos en impuestos los maestros, los carpinteros, los comerciantes, los plomeros, los electricistas, los lustrabotas, etc., menos los 40 millones que recibirá la Provincia de Chubut. Todo esto significa que se le pagará a la minera 85 millones de dólares para que ellos se lleven 2.500 millones de dólares en oro.

Comisión de Vecinos de Esquel.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario