May 29 2006
314 lecturas

Política

Estados Unidos: – AMENAZAS A IRÁN PREOCUPAN A LA COMUNIDAD JUDÍA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Las instituciones judías estadounidenses están convencidas de que un Irán
con capacidad bélica nuclear sería una “amenaza existencial” contra Israel,
pero temen que un ataque estadounidense, especialmente si sale mal,
provoque una ola de antisemitismo. Piensan además, por otra parte, que tal operación pondría en riesgo en el largo plazo el apoyo de Estados Unidos al estado judío.

Y mencionar a Israel en un argumento contra Irán dificultará el concurso de otros países en la campaña de Wáshington contra Teherán, advierten.

Mensaje al presidente Bush

En la última convención del Comité Judío de Estados Unidos (AJC), una
integrante de su directiva, Edith Everett, recibió una ovación de pie al
pedirle al gobierno que deje de vincular las posibles acciones de Estados
Unidos contra Irán a la seguridad de Israel. “No es de ayuda ni para Israel y ni para los judíos estadounidenses aparecer como los estimuladores de una acción contra Irán”, afirmó Everett, quien solicitó al presidente del Comité Nacional del gobernante Partido Republicano, Ken Mehlman, presente en la convención, que le “envíe el mensaje” a Bush.

El “mensaje” de la dirigente refleja el creciente consenso de su comunidad en que los judíos, en Israel y fuera de ese país, tienen mucho que perder si son percibidos como la vanguardia de una guerra contra Irán, en especial a la luz de la debacle en Iraq.

“Dadas las desastrosas consecuencias de esta guerra, su creciente impopularidad aun entre los republicanos y la inviabilidad de una salida decente, la ira crece”, advirtió en un editorial el periódico The Forward, el de mayor circulación de la comunidad judía.

Percepción de la coyuntura

Los judíos de Israel y Estados Unidos son objeto cada vez de más acusaciones de haber persuadido al gobierno de Bush de invadir Iraq, y tal percepción es equivocada, según el periódico. De hecho, los judíos estadounidenses se inclinaron menos a lanzar la operación iraquí que la población en general, según las encuestas. También concluyeron antes que cualquier otro grupo social estadounidense de que la invasión había sido un gran error.

Al mismo tiempo, altos funcionarios del gobierno allegados al derechista partido israelí Likud alentaron al gobierno, así como el ala neoconservadora del oficialismo, con gran preocupación por el destino de Israel y con puntos de vista similares a los del sionismo derechista.

La mayoría de los neoconservadores son judíos, pero la mayoría de los judíos estadounidenses no son neoconservadores, a pesar de que en esa comunidad predomina la simpatía hacia el estado de Israel.”Dentro de Estados Unidos, el principal motor de la guerra contra Iraq fue una pequeña banda de neoconservadores, muchos de ellos con estrechos vínculos con el Likud”, concluyeron dos expertos en política internacional, John Mearsheimer, de la Universidad de Chicago, y Stephen Walt, de la de Harvard**.

El reciente estudio de Mearsheimer y Walt, titulado “El lobby israelí y la política exterior estadounidense”, contribuyeron a elevar la sensación de vulnerabilidad de la comunidad judía, dadas las credenciales académicas y políticas de ambos expertos.

El “lobby”, según los autores del informe, está encabezado por el Comité de
Asuntos Públicos Estados Unidos-Israel, y fue un factor “crítico”, aunque no exclusivo, de la decisión de lanzar la guerra. El hecho de que muchos neoconservadores que alentaron la guerraen Iraq sean los mismos que ahora baten los parches contra Irán agrava la preocupación de la comunidad judía.

En ese contexto, las reiteradas declaraciones de Bush vinculando su
animadversión con Irán a la seguridad de Israel se suma a la incomodidad. “Es algo horrible, es peligroso”, dijo el representante del opositor Partido Demócrata Gary Ackerman, quien es judío, a la prensa de la comunidad. “Si algo va mal, es un hecho que acusarán del fracaso a los judíos, y que habrá quienes digan que fuimos la guerra por Israel y no por Estados Unidos”.

Los argumentos de Bush socavarán sus gestiones para cohesionar una coalición internacional que presione a Irán o para eventuales acciones militares, consideró la directora de proyectos del neoconservador de línea dura Instituto Judío para Asuntos de Seguridad Nacional, Shoshana Bryen. Pero Bush reiteró su opinión
entrevistado por el semanario alemán Bild am Sonntag.

Cuando el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad “dice que quiere destruir a
Israel, el mundo debe tomarlo en serio. Es una amenaza seria contra un aliado de Estados Unidos y Alemania”, afirmó Bush. Pero The Forward consideró que atacar a Irán originaría una “calamidad” en Medio Oriente y una posible oleada antisemita en todo el mundo.

* Periodista de IPS
(www.ipsnoticias.net).

** Los documentos en cuestión podrían publicarse próximamente en la Argentina en Editorial Canaán, según estimación del periodista y abogado Juan Gabriel Labaké.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario