Dic 28 2015
1755 lecturas

Política

Estados Unidos, fines y principios

Se acaba un a√Īo triste, espantoso, feo, casi inaguantable en Estados Unidos: odio, temor, xenofobia y racismo con tintes fascistas, brutalidad e impunidad oficial, adem√°s de desastres naturales, guerras no naturales y crisis humanitarias, ambientales y de derechos humanos, mientras los pol√≠ticos ofrecen m√°s de lo mismo o algo peor. O sea, uno de esos a√Īos en que un periodista s√≥lo recuerda que ten√≠a que reportar cosas intolerables s√≥lo para descubrir que demasiados de nosotros nos estamos acostumbrando a aguantar lo inaceptable.

Pero este a√Īo que se acaba tambi√©n hubo ecos de una historia que se cuenta menos, que casi nunca se incluye en las listas de fin de a√Īo, esa historia donde lo m√°s noble insiste en cantar a pesar de todo, en medio de todo, que invita no a un fin, sino siempre a un principio.
En 2015 se record√≥ el centenario de la muerte de Joe Hill, trabajador inmigrante (sueco) que se convirti√≥ en una figura rebelde legendaria, conocida tanto por organizar a mineros, estibadores y trabajadores madereros para el gran sindicato anarquista International Workers of the World o IWW, como por sus canciones y caricaturas que acompa√Īaron estas grandes luchas. eeuu negro

Fue considerado tan peligroso por los due√Īos de minas de cobre y otros que decidieron culparlo de un homicidio que no cometi√≥ y por el cual fue fusilado por el estado de Utah en 1915. Entre sus √ļltimas palabras figuran las que envi√≥ en un telegrama al l√≠der del IWW: No pierdan el tiempo llorando por m√≠. ¬°Organicen!, lema que se volvi√≥ el grito de batalla en luchas sociales en este pa√≠s. Poco despu√©s de su muerte, miles se sumaron a una procesi√≥n funeral en Chicago y al llegar al cementerio con sus cenizas se ofrecieron discursos en ingl√©s, sueco, ruso, polaco, espa√Īol, italiano, alem√°n y h√ļngaro, entre otros idiomas.

Una canci√≥n famosa sobre Hill se ha cantado por d√©cadas (tal vez su versi√≥n m√°s conocida es la de Joan Baez, la cual interpret√≥ en Woodstock). Cuenta c√≥mo a√Īos despu√©s Hill apareci√≥ en el sue√Īo de un compa√Īero para decirle que nunca hab√≠a muerto, y que: desde San Diego hasta Maine, en cada mina y f√°brica/donde los trabajadores estallan en huelga y se organizan/ah√≠ encontraras a Joe Hill, me dice. (1)

Ciertos cantantes, aparentemente, son considerados un peligro para laseguridad nacional de Estados Unidos. A finales de 2015 tambi√©n se divulgaron m√°s detalles de c√≥mo Pete Seeger, el legendario cantante folk que casi al final de su vida fue galardonado con el m√°ximo premio nacional de las artes por el presidente Bill Clinton, fue vigilado y perseguido por el gobierno federal. Documentos oficiales reci√©n obtenidos por la revista Mother Jonesregistran c√≥mo la FBI espi√≥ a Seeger desde los a√Īos 40 hasta mediados de los 60, todo empez√≥ en 1943, cuando era soldado y se atrevi√≥ a escribir una carta de protesta ante propuestas para deportar a miles de japoneses-estadunidenses a finales de la Segunda Guerra Mundial.

Desde ah√≠, el espionaje sobre Seeger por la FBI incluy√≥ a otros m√ļsicos que trabajaban con √©l, incluido el gran cantautor Woody Guthrie (el agente encubierto que lo fue a visitar observ√≥ que en su guitarra ten√≠a escrito el lema: Esta m√°quina mata a fascistas, algo que anot√≥ en su informe la FBI como evidencia de que Guthrie cantaba propaganda comunista). Otro reporte enviado al jefe del bur√≥ J. Edgar Hoover calific√≥ a Seeger de potencialmente subversivo y como un idealista cuya devoci√≥n a ideolog√≠as radicales es tal como para hacer cuestionable su lealtad a Estados Unidos.

Seeger fue v√≠ctima del macartismo en los a√Īos 50, algo que fren√≥ su carrera musical. Pero continu√≥ convocando las voces de miles en coros de protesta y solidaridad en los movimientos por los derechos civiles, las luchas sindicales, las protestas contra las guerras y las intervenciones; tambi√©n ayud√≥ a abrir el camino para Bob Dylan e inspirar a incontables artistas comprometidos con la justicia social, incluido Bruce Springsteen. Las revelaciones de este a√Īo comprueban que, a veces, la m√ļsica puede ser muy peligrosa (2).

Hubo otras sorpresas en 2015 que, de alguna manera, comparten armon√≠as con Hill y Seeger. Nadie en las √ļltimas d√©cadas hubiera pronosticado que un proclamado socialista ser√≠a uno de los principales contendientes a la presidencia de Estados Unidos. La palabra socialista era una de las m√°s sucias o execrables en el vocabulario general de este pa√≠s desde antes de los tiempos de Joe Hill.

Ahora Bernie Sanders, quien esta captando mayor apoyo que Donald Trump entre el electorado, sigue sorprendiendo a la c√ļpula pol√≠tica de este pa√≠s al llamar a una revoluci√≥n pol√≠tica para rescatar la democracia tomada en reh√©n por ese 1 por ciento m√°s rico. Con Sanders y, en parte por el legado simb√≥lico y real de Ocupa Wall Street (algunos de sus veteranos participan en la campa√Īa de Sanders), para millones en este pa√≠s,capitalista es ahora una palabra sucia.eeuu pete seeger1

Ecos de Seeger y Hill se escucharon a lo largo de 2015 en las calles por todo el pa√≠s, en las voces de cientos de miles del nuevo movimiento de derechos civiles Black Lives Matter, en luchas contra el cambio clim√°tico (Seeger fue uno de los pioneros del nuevo activismo ambiental estadunidense desde los 70) en actos de resistencia de maestros en Chicago y otros lugares contrarreformas privatizadoras, en campa√Īas nacionales por la dignidad laboral encabezadas por jornaleros inmigrantes en Immokalee, Florida; desde trabajadores que ganan el salario m√≠nimo por todo el pa√≠s, hasta las luchas de inmigrantes en defensa de sus derechos humanos, y estudiantes que est√°n levantando sus voces despu√©s de un largo silencio en las universidades.

Aunque se tuvo que reportar el ruido tan feo de este a√Īo, tambi√©n se escuch√≥ ‚Äď al mismo tiempo‚Äď un canto diferente, conmovedor, que invitaba, convocaba, expresaba algo noble. Tal vez otros m√°s se sumar√°n a este coro en 2016.

Notas:
1 Ver http://media.smithsonianfolkways.org /liner_notes/folkways/FW02039.pdf
2 Ver www.motherjones.com/politics/2015/ 12/pete-seeger-fbi-file

*Corresponsal de La Jornada de México en Estados Unidos

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario