Dic 15 2006
319 lecturas

Economía

Estados Unidos. – HABLANDO DE SEGURIDAD. Y DE POLÍTICA

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La nueva bancada demócrata (Democratic caucus) en la Cámara de Representantes del Congreso de Estados Unidos eligió a Rahm Emanuel como su presidente. Ex bailarín profesional, Emanuel fue tesorero de la campaña presidencial de Bill Clinton y, posteriormente, director político en la Casa Blanca. También fue uno de los principales artífices del Acuerdo de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y parece haber desempeñado un papel en las negociaciones de Wye River sobre el Medio Oriente. E inspiró el complejo personaje de Josh en la serie de televisión The West Wing (Ala oeste), en referencia a la Casa Blanca.

Actualmente es representante por Chicago (Illinois).

De origen israelí, Emanuel obtuvo la nacionalidad estadounidense a los 18 años. A los 32, se enroló como voluntario en la Operación Tormenta del Desierto (1991) y fue miembro del dispositivo desplegado para garantizar la defensa de Israel en caso de ataque iraquí contra ése país.

foto
Acusado más tarde de ser oficial de Tsahal, el ejército de Israel, Emanuel alegó no haber llevado nunca el informe israelí. En realidad, según nuestras informaciones, Rahhm Emanuel sería más bien miembro de Amal, el servicio de inteligencia del ejército de Israel.

El padre de Rahm Emanuel, Benyamin Auerbach, participó el 17 de septiembre de 1948, bajo las órdenes de Yitzhak Shamir, en el atentado que le costó la vida al conde sueco Folke Bernadotte (mediador de la ONU en Palestina) y al coronel francés André Serot (observador militar de la ONU). Aquel doble asesinato puso fin al proyecto de creación de un Estado binacional en Palestina y transformó la naturaleza misma del Estado de Israel confiriéndole una configuración diferente a la determinada por la ONU.

El hermano menor de Rahm Emanuel, Ari Emanuel, agente representante de Michael Moore en Hollywood, fue quien empujó al cineasta a subrayar la supuesta responsabilidad de Arabia Saudita en los atentados del 11 de septiembre de 2001 en el célebre documental Fahrenheit 911, cuya difusión garantizó el Partido Demócrata.

——————————

* Artículo original aquí.

Addenda

EL ASUNTO DEMÓCRATAS-REPUBLICANOS

La caída del Muro de Berlín tanto como el fracaso político de Gorbachov o la derrota soviética en Afganistán –cuando los “talibanes” y Osama ben Laden operaban en el campo de batalla en calidad de guerrilleros aliados, con información, armas y otros recursos gentilmente puestos de su disposición por la “compañía” y otros organismos estatales estadounidenses– son hechos que pueden ser utilizados a modo de símbolo del final de una era surgida tras la II Guerra Mundial –o tal vez luego de los acontecimientos coreanos en torno al paralelo 38.

La era a que nos referimos, brevísima, en cierto modo recuerda la nada de fácil coexistencia de los imperios británico y español a lo largo de los siglos XVII y XVIII. Una cuestión de equilibrio de poderes, que si bien antaño producía efectos especiales sólo en Europa, algunos punto de Asia y básicamente en las rutas del Atlántico entre España y América –corsario y filibusteros– constituye un adelanto de estos tiempos en los que el mundo parece poner sus relojes a la misma hora.

La caída soviética marcó el comienzo de la llamada unipolaridad; en la práctica un solo poder mundial que se extiende influenciando –o determinando– el acontecer político y económico global, y que marca, además –en algunos casos sella– los procesos de aculturación en los universos regionales.

Por tanto en rigor el ámbito local se reduce: los hechos tienen trascendencia internacional, y la malla noticiosa instantánea los transmite con simultaneidad en distintas lenguas sin que las fronteras conformen de verdad límites estrictos. Si los hechos ocurren en EEUU y son de carácter político mayor es su resonancia y con más ímpetu repicarán. Las elecciones del pasadao mes de noviembre (2006) en ese país son un buen ejemplo. La nota transcrita –recogida aunque no siempre contextualizada– por decenas de medios periodísticos, bitácoras y fotos de opinión del mundo-red– evidencia lo señalado.

Por eso vale la pena abundar.

“Las opciones: la mugre o la oscuridad”

Este es un artículo de análisis publicado antes de las elecciones estadounidenses*. Plantea un interrogante: si los demócratas recuperan el Congreso, tendrán ciertos poderes. ¿Pero qué harán? ¿Cuál es su programa?

Es difícil saberlo viendo la campaña, que es confusa e imprecisa intencionalmente. Un lingüista se quejó en el New York Times el 27 de octubre que “el lema ‘nueva dirección’ que proponen los demócratas no ofrece ni valores ni una visión positiva. Viene de una pregunta común y corriente de las encuestas: ‘¿Le gusta la dirección en que está encaminado el país?’”.

foto
En el mismo número, el Times concluyó: “Los dirigentes y candidatos demócratas se oponen casi unánimemente a la conducción de la guerra por el presidente, y la mayoría está a favor de una retirada, rápida o lenta. Pero no piden una retirada inmediata ni ofrecen una visión de cómo debe ser Irak en la posguerra… La mayoría de los candidatos demócratas no tienen un plan detallado ni claro. Si las elecciones son un referendo sobre Irak, no dan opciones claras”. David Gergen, ex asesor presidencial, dijo: “A la república se le ofrecen dos opciones: la mugre o la oscuridad. Ningún partido presenta un camino claro en Irak”.

Al igual que los republicanos, los demócratas son poco precisos porque Irak es una debacle para los imperialistas y no tienen respuestas buenas. Como dice el Times en un editorial del 24 de octubre: “Ningún lado está listo a explicar honestamente las terribles consecuencias de una retirada militar ni la poca probabilidad de salir victoriosos si se quedan”.

Pero en otro sentido, esta posición vaga y confusa es intencional: los demócratas quieren atajar una rebelión contra la guerra acorralando a los millones que se oponen a ella, calmando su indignación con promesas vagas de cambios y ganando tiempo para que la clase dominante de conjunto resuelva el problema de Irak a su manera

* Larry Everest cinco de noviembre de 2006 en un artículo bastante más extenso aparecido en Revolución (aquí.

La división humana: los ilegales*

Las leyes migratorias estadounidenses”necesitan ser cumplidas, pero el partido Republicano hace la vista gorda mientras el presidente no las cumple. Los estadounidenses han expresado sus preocupaciones sobre la inmigración ilegal fuerte y claramente. No necesitamos oír nada más sobre este tema. Necesitamos tomar medidas.

“Los republicanos están llevando a cabo una campaña sobre un único tema sobre el cual no han obtenido ni un sólo logro”, dijo (Rahm) Emanuel. “Desde la seguridad fronteriza hasta el cumplimiento de las leyes de empleo para inmigrantes, la notable falta de logros no es una estrategia de campaña. Los estadounidenses están buscando leyes severas y un vongreso que tenga la voluntad de implementarlas”.

Mientras la administración Bush y el congreso republicano hablan duramente acerca de tomar enérgicas medidas con respecto a la inmigración ilegal, no han hecho cumplir nuestras leyes de inmigración, de acuerdo con un informe de un grupo de expertos moderados llamados Third Way. A pesar de duplicar con creces la cantidad de agentes de la patrulla fronteriza entre 1995 y 2005, el cumplimiento federal de las leyes de inmigración de la nación ha sufrido una caída significativa durante la Administración Bush.

La cantidad de arrestos en la frontera ha descendido en 31%, de un promedio de 1.52 millones de arrestos por año, entre los años fiscales 1996 y 2000, comparados con un promedio de 1.05 millones de arrestos entre 2001 y 2004. El descenso en los arrestos se ha producido debido a que los exitosos cruces fronterizos ilegales han permanecido estables.

Dentro del país: la cantidad de inmigrantes ilegales arrestados en el interior del país ha caído vertiginosamente en un 36%, de un promedio de 40,193 entre los años fiscales 1996 y 2000, a un promedio de 25,901 entre los años fiscales 2001 y 2004. Bajo los índices de cumplimiento de la Administración Bush, tomaría 228 años arrestar a todos los inmigrantes ilegales que ya se encuentran en el interior del país.

Empleadores: las leyes ideadas para reducir el empleo ilegal de los trabajadores indocumentados se cumplen tan raras veces que más vale que no existieran. Las auditorías a empleadores que se sospecha emplean a inmigrantes ilegales han descendido de 8,000 en la Administración Clinton a menos de 2,200 en el año fiscal 2003, y sólo 46 empleadores fueron condenados por emplear a inmigrantes ilegales en el año fiscal 2004 (el último año del que se dispone de información).

Schumer y Emanuel también se refirieron a las nuevas encuestas que revelan que el GOP es cada vez más vulnerable por no hacer cumplir las leyes de inmigración. La encuesta, realizada por Benenson Strategy Group para Third Way, revela lo siguiente: El 57% de los estadounidenses desaprueba la manera en que el Presidente está manejando el tema de la inmigración ilegal, y 34% de esos estadounidenses lo desaprueban “contundentemente”. Sólo 37% piensa que Bush está haciendo un buen trabajo en el cumplimiento de las leyes de inmigración.

Si el Congreso no aprueba importantes reformas de inmigración, los votantes culparán a los republicanos del Congreso por un margen de dos a uno. Más de dos de cada tres estadounidenses creen que Bush ha hecho un trabajo deficiente en el cumplimiento de las leyes de inmigración ilegal. El 37% de estos estadounidenses considera que el Presidente ha hecho un trabajo “muy deficiente” en la implementación de las leyes de inmigración.

Los votantes que dicen que el tema de mayor prioridad que quieren que su gobierno aborde es la inmigración ilegal, y los grupos más amplios que dicen que éste es “un problema muy grave”, coinciden en cinco objetivos principales de la reforma de inmigración: 1) Respeto a la ley; 2) Mayor rigidez en las fronteras; 3) Protección de la seguridad nacional; 4) Justicia para los contribuyentes; 5) Necesidad de soluciones prácticas.

——————————–

* Página-web del partido Demócrata de EEUU, el artículo completo puede leerse aquí.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario