Jun 16 2006
732 lecturas

Opinión

Estados Unidos, »Think tanks» – DEMÓCRATAS Y CONSERVADORES

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La dirigencia del Partido Demócrata estadounidense ha llegado a la conclusión de que una parte sustancial de la responsabilidad por los sucesivos triunfos republicanos la tienen los «think tanks» conservadores, que han logrado instalar ciertas ideas con fuerza en el imaginario colectivo gracias a una fuerte presencia mediática. Por ello, a través de una alianza de financistas, intelectuales y estrategas políticos, han decidido reaccionar creando o sosteniendo institutos de investigación y centros de divulgación de pensamiento de signo contrario.

El esfuerzo no es nuevo. Después de la humillante derrota legislativa de 2002, el multimillonario Steve Kirsch, creador de Infoseek, se propuso organizar un equivalente a la conservadora Fundación Heritage en el ámbito liberal. Varios políticos del Partido Demócrata, como el entonces líder de la minoría Tom Daschle, el ex vocero de Clinton Joe Lockhart y el ex jefe de la Casa Blanca John Podesta, se propusieron sacar adelante el American Majority Institute, que serviría no sólo como think tank sino también como una «fundación de fundaciones» que alimentaría a los demás institutos.

Tenían la convicción de que los institutos de orientación demócrata ya existentes, como Progressive Policy Institute o el Center on Budget & Policy Priorities, no lograban contrarrestar a los conservadores en la prensa.

Aunque esta fundación llegó a crearse, no ha logrado los resultados que se esperaban, prueba de lo cual, se piensa, fueron las últimas elecciones presidenciales –que dieron nuevamente la victoria a George W. Bush– y en las que nunca se materializó el voto joven que los demócratas esperaban.

Ahora ha surgido, por lo tanto, un nuevo esfuerzo, de mayor envergadura, liderado por el financista Steven Gluckstern, para levantar unos US$ 80 millones en los próximos cinco años a fin de alimentar una red de organizaciones dedicadas a la investigación y la difusión de ideas, bajo el paraguas de la Democracy Alliance. Cada socio dará unos US$ 200.000 anuales durante un mínimo de cinco años.

Rob Stein, el estratega demócrata que estuvo detrás de las famosas «527s» –organizaciones independientes que participaron en las presidenciales con presupuestos millonarios– está también involucrado en este empeño.
Según el ex clintoniano Joe Lockhart, «los conservadores han sabido alimentar a la prensa mucho mejor que nosotros con sus ideas, sus análisis y su visión. Cuando un medio necesita un comentarista, suele llamar a investigadores de esos institutos».

Una de las razones por las que los think tanks conservadores han logrado éxito es porque han tenido una fuente permanente de financiamiento por parte de empresarios dispuestos a sostener el esfuerzo ideológico. Según el demócrata Steve Grosman, «el capital intelectual se unió al otro capital y juntos lograron hacer muchas cosas a través de una alianza eficiente».

La conservadora Heritage tiene un prespuesto anual de US$ 30 millones y el American Enterprise Institute cuenta con unos US$ 16 millones al año. Lo único comparable en el otro bando es el Brookings Institution, que tiene un presupuesto de US$ 36 millones, y actúa con enorme autonomía.

Dentro de este mismo esquema, el ex vicepresidente Al Gore lanzó hace pocos días un nuevo canal de TV –Current– dirigido a los jóvenes y con fuerte contenido interactivo. Gore es un convencido de que «los medios se han ido inclinando a la derecha y se han partidarizado mucho», por lo que según él se hace necesario contrarrestar ese esfuerzo con algo más «centrista».

Desde el bando conservador se dice que no ven con preocupación la estrategia demócrata porque son conscientes de la ventaja que llevan. Bill O’Reilly, estrella de la cadena Fox, uno de los medios más ideologizados de la derecha, sin embargo, les ha dedicado espacio como para dar a entender que empieza a cundir algo de temor de cara al futuro.

* Dirigente político chileno y comunicador social.
Fuente
Prensa estadounidense.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    Añadir comentario