Ene 13 2006
301 lecturas

Opinión

EVO MORALES EN GIRA. OPINIONES.

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

EL “ROSCÓN DEL REY”

“El estado boliviano va a ejercer el derecho de propiedad sobre sus recursos naturales. Va a nacionalizar, pero eso no significa que vaya a confiscar o expropiar empresas”, dijo Morales en un almuerzo-diálogo con la directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En buen romance esbozó un modelo de relación muy parecido al venezolano: “socios, no patronos”.

Manuel Alberto Ramy*

España es un país maravilloso y Madrid una capitalaza. En Navidad y Año Nuevo la ciudad es una gran fiesta donde las tradiciones revitalizadas cobran un encanto especial. Tal es el caso de el roscón del rey.

Siglos atrás el rey de Francia Luis XIV, que se hizo famoso, entre otras razones, por aquello de “El Estado soy yo”, encargó a su pastelero español que le hiciera una torta especial. Y el español lo complació. A base de fina masa, crema exquisita y frutos como adorno creó un bocado para los ángeles y también para las meigas (brujas) que pululan por las calles de Galicia. Pero añadió una delicadeza: en su interior escondió una moneda de oro como premio a quien le tocara ese pedazo del pastel.

Dos días antes de la venida de los Reyes Magos, fecha única en la que se hace y vende el dulce, “Evo Morales se llevó el roscón del rey”, según dicen no pocos madrileños y latinoamericanos cuando comentan en los cafés y plazas madrileñas.

Ocurre que durante su visita a España, el presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, decidió condonar gran parte de la deuda boliviana, cifra estimada en unos 99 millones de euros (US$ 120 millones). La cifra condonada deberá destinarse, entre otras tareas, a la erradicación del analfabetismo. También Zapatero decidió otorgar unos 60 millones de euros a planes de cooperación en la modernización del sector agrícola y de infraestructura de regadíos.

Además de la buena voluntad del gobierno de Zapatero, este “roscón” está destinado a endulzar un tanto a Morales, cuyo proyecto político ha preocupado grandemente a los empresarios españoles por el tema de las nacionalizaciones. Consorcios españoles tienen millonarias inversiones en el país andino. La petrolera Repsol-YPF, con 800 millones de euros, controla el 33% de las reservas de gas, e Iberdrola distribuye algo más del 40% de la energía eléctrica que consumen los bolivianos.

Evo Morales y su Movimiento al Socialismo (MAS) han obtenido el 54% de los votos en las elecciones de diciembre sin esconder su postura en lo tocante a la recuperación de las riquezas –después de Venezuela, Bolivia posee las mayores reservas de gas en el continente–.

“Queremos socios, no patronos”, dijo Morales antes y después de las elecciones. Y ha añadido que aplicará la justicia a quienes hayan violado las reglas del juego establecidas en el sector energético. En Bolivia no pocas empresas extranjeras que explotan el petróleo han violado la ley con la complicidad de los gobiernos anteriores.

¿Cuál es la profundidad y extensión del proyecto del MAS en lo tocante a la energía? ¿Qué modelo tomará? Estas son algunas de las preguntas que los inversionistas españoles se hacen.

“El estado boliviano va a ejercer el derecho de propiedad sobre sus recursos naturales. Va a nacionalizar, pero eso no significa que vaya a confiscar o expropiar empresas”, dijo Morales en un almuerzo-diálogo con la directiva de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). En buen romance esbozó un modelo de relación muy parecido al venezolano: “socios, no patronos”.

De acuerdo con medios de prensa españoles, el encuentro Morales-CEOE ha sido “positivo” aunque todas las dudas no hayan sido aclaradas. Sin embargo, los asistentes coinciden en apreciar a un Morales firme en puntos básicos, pero abierto al diálogo y flexible.

Y es que la clave no es la inversión –a la que Morales es favorable–, sino a la forma de la relación, en calidad de qué se asocia con el Estado. Los inversionistas, por su parte, tratarán de obtener las mayores garantías y mejores condiciones, pero están bastante condicionados a acepar las nuevas reglas del juego. Ganar un poco menos no significa dejar de ganar y especialmente en un sector tan urgido a escala planetaria como la energía. ¿Acaso Repsol no está realizando trabajos de prospección petrolera en Cuba bajo las condiciones de las leyes cubanas? ¿Y la canadiense Sherrit no hace y ha hecho lo mismo?

La soberanía y la propiedad de los recursos naturales son cada vez más la esencia de políticas en varios países latinoamericanos, particular que está definiendo un frente común que las potencias tendrán que aceptar adecuándose a los nuevos tiempos.

Políticas hostiles tenderán a una mayor radicalización de los procesos de cambio que vienen sucediéndose en el área. Y en el caso de Bolivia Morales llega a la presidencia con un abrumador apoyo popular que incluye a sectores medios de la sociedad, dato que lo sorprendió con alegría.

Bolivia no quiere repetir una historia de siglos, que comenzó con la plata de Potosí y continuó con las minas de estaño. En ambos casos las riquezas se fueron al exterior y en Bolivia aumentó la pobreza hasta convertirse en el segundo país más pobre del continente, solo superado por Haití. Pasar hambre sobre riquezas de petróleo y gas es inaceptable, por eso la mayoría de los pobladores votaron por Morales y su proyecto del estado propietario de las riquezas básicas, a fin de distribuir los beneficios entre todos los bolivianos. Ellos son los verdaderos ganadores del roscón del rey.

* Jefe de la corresponsalía de Radio Progreso Alternativa en La Habana, y editor de la versión en español de Progreso Semanal. (www.progresosemanal.com), revista donde se publicó esta nota.

GIRA DE EVO

Morales no visita Washington ni a su aliada Londres, sino a países de cuatro continentes cuyos gobiernos –casi todos– tienen en común el haber chocado con EEUU o cuestionar la invasión a Iraq.

Isaac Bigio*

Antes de asumir la Presidencia de Bolivia, Evo Morales hace una gira por Cuba, Venezuela, España, Bélgica, Holanda, Francia, China, Sudáfrica y Brasil.

Lo usual es que una de las primeras medidas que toma alguien que gana una elección en Latinoamérica sea acercarse a Estados Unidos. En cambio, Morales no visita Washington (ni a su aliada Londres), sino a países de cuatro continentes cuyos gobiernos -casi todos- tienen en común el haber chocado con EEUU o cuestionar la invasión a Iraq.

En Bolivia, el nuevo presidente sabe que la embajada norteamericana se atrevió a vetarlo y que su relación con Bush no va a ser fácil, debido a que él quiere legalizar la coca y nacionalizar el gas.

Morales sabe que ya no existe un “campo soviético” en quien apoyarse contra Wáshington. Por eso busca hacer varios contrapesos con otros mandatarios que piden un “mundo multipolar”, aunque sean conservadores, como Chirac.

*ww.bigio.org

Más de cuatro meses meses lleva desaparecido José Bigio el hijo adolescente del periodista, que fuera raptado en Lima por su abuelo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario