Nov 17 2004
1133 lecturas

Opinión

Faluja: el Guernica estadounidense

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El 26 de abril de 1937, la Luftwaffe nazi1 lanzó unos 45.000 kilos de bombas sobre el pacífico pueblo vasco de Guernica a petición del fascista generalísimo Francisco Franco. Al terminar el día Guernica estaba en ruinas, 1.654 civiles vascos habían sido asesinados y otros 889 heridos. En esos momentos, el mundo estaba horrorizado por los hechos.

El generalísimo Franco, inicialmente, negó a la prensa que el ataque hubiera tenido lugar. Más tarde, cuando las fotografías de la masacre se publicaron, el fascista Franco culpó de la destrucción de Guernica y del asesinato de civiles a quienes defendieron Guernica.

El brutal ataque sobre la poblaci√≥n civil vasca por el masivo e indiscriminado bombardeo nazi fue inmortalizado por el artista espa√Īol Pablo Picasso en 1937 en su obra de titulada Guernica. El cuadro es hoy un s√≠mbolo de los horrores de una guerra llevada a cabo por demon√≠acos fascistas y dictadores que no otorgan valor alguno a la vida humana en la consecuci√≥n de sus objetivos pol√≠ticos y en la conquista de los recursos naturales.

Thomas Gordon y Max Morgan en su libro Guernica: la encrucijada de la Segunda Guerra Mundial citan a un superviviente de la masacre: ¬ęA√ļn se sent√≠a la vida por los gritos de los heridos. Vi a un hombre arrastr√°ndose por el suelo con sus dos piernas rotas …. hab√≠a restos humanos y de animales esparcidos por doquier … Bajo los escombros hab√≠a una joven. No pude dejar de mirarla. Pod√≠a ver sus huesos atraves√°ndole la ropa. La cabeza completamente retorcida alrededor del cuello. La boca abierta y la lengua fuera. Vomit√© y me desmay√©¬Ľ.

Guernica ha vuelto. Esta vez no por las bombas lanzadas por la Luftwaffe en un pueblo de Espa√Īa, sino por las bombas estadounidenses que m,asacraron a cientos de civiles, incluidos mujeres y ni√Īos, en una ciudad iraqu√≠: Faluja.

Como en el Guernica de Franco, los militares estadounidenses niegan que el objetivo sean los civiles, pero informaciones censuradas, que est√°n filtr√°ndose desde Iraq, afirman que la mitad de las mezquitas de la ciudad est√°n en ruinas y que los marines estadounidenses est√°n usando gases letales prohibidos por las leyes internacionales contra los defensores de la ciudad y causando adem√°s muertes masivas entre los civiles que permanecen en Faluja.

Otras informaciones de la prensa √°rabe hablan de cientos de muertos -civiles- que permanecen bajo los escombros de las casas destruidas durante la primera ofensiva militar ¬ęsuave¬Ľ estadounidense contra la ciudad. La gran mayor√≠a de las fotograf√≠as de los cad√°veres recuerdan lo narrado por el superviviente de Guernica que hemos reproducido m√°s arriba.

fotoResulta ir√≥nico que el 5 de febrero de 2003, cuando el secretario de Estado Collin Powell hizo un llamamiento a la guerra contra Iraq ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CS) la copia del Guernica de Picasso, en el segundo piso del edificio de la ONU, estuviera cubierto por una enorme tela. Justo 24 horas antes de que Powell fracasara en su intento de convencer a los miembros dubitativos del CS, el Presidente George W. Bush declar√≥ :¬ĽEl juego ha terminado¬Ľ y lanz√≥ el brutal ataque inspirado en el sionista Conmoci√≥n y Pavor contra Iraq.

El n√ļmero de civiles que han saltado por los aires por las bombas y misiles estadounidenses no se sabe con certeza absoluta.

Faluja es hoy el Guernica estadounidense y la prensa estadounidense está ocultando la criminal operación militar que se está llevando a cabo. Además, no se oye absolutamente ninguna voz en contra desde las instancias políticas estadounidenses. Esto indica una profunda enfermedad moral en ese país y el inicio de la caída del liderazgo de EEUU.

Los medios de comunicación estadounidenses no manifiestan la más mínima objeción a los crímenes de guerra en Faluja; por el contrario, están haciendo que las salvajes operaciones militares en esa ciudad parezcan normales. Los reportajes de prensa esconden al pueblo estadounidense el verdadero carácter de los tremendos asaltos militares, que es destruir las raíces de la oposición a la ocupación colonialista de EEUU y del gobierno títere que han impuesto.

Como el generalisimo Franco en Guernica, el secretario de Defensa Donald Rumsfeld miente al pueblo estadounidense sobre el n√ļmero de civiles iraqu√≠es asesinados en Faluja. Solo quedan alrededor de unos 30.000 civiles en la ciudad y muchos de ellos ya habr√°n sido asesinados. El resto de los objetivos ¬ęjustos¬Ľ son cumplidos por los marines estadounidenses en sus asaltos casa por casa. No llevar√° meses sino a√Īos saber con exactitud el alcance de la masacre cometida contra la poblaci√≥n civil.

Faluja es el Guernica estadounidense.¬ŅQui√©n hubiera aventurado que el pa√≠s que liber√≥ a Europa de los responsables de los cr√≠menes de Guernica haya ocupado su puesto hoy? Sed de sangre en lo que tienen la prensa estadounidense, la clase pol√≠tica y una gran proporci√≥n del propio pueblo estadounidense.

Uno se pregunta, ¬ŅA d√≥nde llevar√° todo esto? ¬ŅA Armaged√≥n, quiz√°s?

1 La fuerza aérea hitleriana.

——————————

* Publicado en el diario La Voz de Aztlan (www.aztlan.net/index.html).

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario