Sep 30 2004
373 lecturas

Cultura

Festival de San Sebastián: balance latinoamericano

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La cinematografía latinoamericana no puede quejarse por la cosecha de premios del LII Festival de Cine de San Sebastián. Bombón, el perro, del cineasta argentino Carlos Sorín, obtuvo el premio FIPRESCI y la también rioplatense María Victoria Menis, ganó cuatro reconocimientos menores con El cielito.

El galardón que otorga el público -Premio TCM- fue para Diario de motocicleta, de Walter Salles, brasileño, que narra el viaje -en cierto modo iniciático- que realizara por Suramérica Ernesto Guevara antes de convertirse en el Che, interpretado por el actor mexicano Gael García Bernal; por otra parte el Premio Horizontes -dotado con 18.000 euros recayó en la chilena Mala leche de León Errázuriz.

El jurado del Premio Horizontes, presidido por Ruy Guerra, otorgó, además, dos menciones especiales a los actores Fernanda Montenegro y Damián Alcázar por sus “sensibles actuaciones” en O outro lado da rua, del brasileño Marcos Bernstein, y a la producción ecuatoriano-mexicana Crónicas de Sebastián Cordero.

El premio para el Cine en Construcción fue para Iluminados por el fuego del argentino Tristán Bauer, mientras que el uruguayo Álvaro Buela obtuvo el de la Casa de América por su Alma mater.

fotoLa mejor película

Obtuvo la Concha de Oro a la mejor película del Festival de San Sebastián Turtles can fly (Las tortugas pueden volar), del realizador iraní Bahman Ghobadi, también un reconocimiento a la cinematografía de los países afectados por la guerra, el maltrato, la desesperanza.

Las tortugas pueden volar, cronológicamente ubicada en los días previos a la invasión estadounidense, muestra -y denuncia- el horror de la guerra a través de la cotidianidad de los niños de un de un campo de refugiados en el Kurdistán iraquí, que sobreviven con la venta minas antipersonales que ellos mismos recogen. Los protagonistas son realmente chicos víctimas de la guerra.

“Quiero brindar este premio a todos los niños, a todos los kurdos del mundo, al cine y al pueblo iraní. Espero que este premio sirva para que se vea más el cine de Irán”, dijo Ghobadi, al recibir el galardón de manos Mario Vargas Llosa, presidente del jurado.

El Premio Especial del Jurado fue otorgado al filme de Serbia y Montenegro Sueño de una noche de invierno, del realizador Goran Paskaljevic. Omagh, del direcor irlandés Peter Travis, se quedó con el reconocimiento al mejor guión.

Las Conchas de Plata a las mejores interpretaciones masculina y femenina fueron para los daneses Ulrich Thomsen y Connie Nielsen por sus roles en Brothers (Hermanos) de Susanne Bier, una historia de pasiones cruzadas que se presentan sin concesiones ni mayores subterfugios: un filme crudo que atrapó al jurado por la espléndida actuación de Nielsen y Thomsen.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario