Abr 17 2015
412 lecturas

Sociedad

Francisco o las ambigüedades

Pedro o las ambigüedades es una novela experimental de Herman Melville. Publicada aún en el aura del éxito de Moby Dick en principio fue rechazada por su enigmático e inaccesible estilo (y motivos homosexuales); décadas después fue redescubierta por la crítica y tratada como una joya de “ficción sicológica”.Con el Papa Francisco (heredero de San Pedro) ocurre algo al revés: desde el principio (casi) todos aplaudieron su estilo y lenguaje “directo”; pero conforme pasa el tiempo –el 13 de marzo se cumplieron 2 años desde su investidura– sus pronunciamientos resultan cada vez más confusos y sus gestos cada vez más efímeros. Mucha de esta “ambigüedad” viene de los tiempos “cuando Francisco aún era Bergoglio” (véase: El Papa de todas las ambigüedades), una particularidad que en vez de desaparecer con el cambio del nombre se volvió recurrente en su pontificado. vaticano papa avergonzado

A pocos días del cónclave, Juan Gelman (1930-2014), el poeta argentino a contrapelo de la euforia que contagió aun a la gente antes crítica a Bergoglio (como Adolfo Pérez Esquivel) recordó una rara historia que tuvo con él en los 90 cuando aún era arzobispo de Buenos Aires.

Tratando de averiguar algo sobre la suerte de su nieto (o nieta, aún no sabía; en 2010 por fin encontró a Macarena) fue a entrevistarse con él. Su respuesta: “no puedo hacer nada”. Pero más tarde declarando como testigo en el juicio por el robo de bebés Bergoglio puso a Gelman como ejemplo de “sus amplios esfuerzos en la búsqueda de los nietos”; aseguró que seguía en contacto con el poeta. 

–“Nunca volví a verlo y por ninguna vía supe de sus presuntas gestiones ni de su falta de éxito”, escribió Gelman poniéndole un nombre a esta actitud –“ambigüedad”– y lamentando “que tan fácil pasan al olvido los costados oscuros del papa Francisco” (Página/12, 25/3/13). 

Decir una cosa y luego otra. O no decir nada. También le pasa. 

Como eso de que éste “gran defensor de los derechos humanos” –que siempre hacía todo para boicotear la búsqueda de justicia en Argentina– nunca dijo nada (¡sic!) sobre los 30 mil desaparecidos durante la “guerra sucia” (1976-1983). “Aún no se ha enterado”, dice Rubén Dri, teólogo y ex-cura tercermundista (Agencia Paco Urondo, 8/1/14). 

O decir demasiado. 

Como eso de que se animó a justificar lo injustificable saliendo en la defensa de Pío XII que nunca dijo nada sobre el Holocausto y la suerte de los judíos exterminados por los nazis: “Fue el contexto de su tiempo”, dijo (La Vanguardia, 12/6/14). 

¿Hablaba solo del silencio de Pacelli, papa-germanófilo para quién Stalin, no Hitler fue la principal amenaza a la “civilización europea”? ¿O fue también una voz en su propio caso de silencio ante el genocidio a manos de los militares-trogloditas que –según ellos– defendían del comunismo a la “civilización occidental”? Desde luego también “fue el contexto de su tiempo”. 

Hasta aquí la historia. Miremos al presente: 

• Si bien todos (casi) aplaudieron su “apertura” hacia los gais (“Quién soy yo para juzgar…”), pocos notaron que no tocó en absoluto la doctrina sobre el tema; o que comparó las personas trans, con… las armas nucleares –¡sic!– “ambos igualmente peligrosos para la humanidad” o llamó “a abolir la ley del matrimonio igualitario” en Francia (2015), cosa que no logró parar en Argentina (2010). 

• Si bien hay quienes dicen que éste es un “Papa-feminista” (¡super-sic!), su visión hacia el papel de la mujer es igual “progresista” que la de… Juan Pablo II; o peor, juzgando por lo que piensa de la “teoría de género” (el nuevo bogeyman de la Iglesia): “una colonización ideológica comparable con nazismo y fascismo” (¡sic!). 

vaticano papa en rio• O eso: “Nadie ha hecho más que la Iglesia en la lucha contra pederastia”, dice Francisco (Corriere della Sera, 5/3/14),  a lo que se antoja contestar simplemente que nadie ha hecho más para generar y luego encubrir estas prácticas. 

• Y –last but not least– una frase que sintetiza el maquiavelismo de Bergoglio y su afán de “reinventarse” en la piel de Francisco: “Jamás he sido de derechas” (La Civiltà Cattolica, 20/9/15). ¿No? ¡Viejo zorro! Los engañaste a todos. 

A la junta que pensaba que eras uno de los “duros”, al kirchnerismo que pensaba que eras un líder de la derecha peronista y a los curas tercermundistas que creían que estabas en contra de sus ideas cuando hoy resulta que a escondidas simpatizabas con ellos. 

Pero lo más ambiguo de Francisco es la brecha entre las expectativas que genera y los hechos. 

¿Tiene más razón la gente como Dri que asegura que la suya “es la misma Iglesia de Juan Pablo II y Benedicto XVI, sólo con otro ropaje” (Ídem.), o los que dicen que la suya “es la misma Iglesia del Concilio Vaticano II (1962-1965) y sus principios renovadores”? 

Hasta ahora tuvimos el sínodo de obispos donde Francisco orquestó un “crash test” entre conservadores como él y los sectores más retrógrados –en la Iglesia post-wojtyliana ya no hay “izquierda”– pero el resultado fue solo mucho polvo y vaguedades; él mismo aseguró que “no fue tocado ningún punto de la doctrina de la Iglesia” (La Nación, 7/12/14). 

Falta la segunda ronda (en octubre), pero ¿de veras alguien cree que p.ej. en las cuestiones de la sexualidad Bergoglio irá más allá de la encíclica Humanae Vitae (1968) con la que Pablo VI frenó la apertura post-Concilio? 

Para eso –y en general para reformar la Iglesia– se necesitaría un debate y una efervescencia teológica como la que hubo en los 60, que Francisco no es capaz, ni dispuesto a suscitar. No es un teólogo (y ni tiene buenos teólogos); es un pastor que ofrece solo gestos y soluciones ad hoc (como el “trato más humano” a los homosexuales). 

No es poco; pero no alcanza para cambios duraderos. El mismo dice que su pontificado será breve “de 4 o 5 años” (El País, 13/3/15); y después de 2 apenas sigue preparando su asalto al poder. Así su “apertura” corre riesgo de quedarse en lo anecdótico. 

Y ahora un golpe así: la prensa italiana revela que el Papa, este “campeón de austeridad personal”… engordó; too much pizza y postres argentinos (La Jornada, 3/4/15). Parece que por fin los “lobos de la curia” se infiltraron al hotel de Santa Marta (y su cocina) dejando al desnudo –de una vez por todas– a Francisco y/o sus ambigüedades.

*Periodista polaco, publicado en La Jornada.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario