Dic 14 2014
958 lecturas

Sociedad

Fuerte denuncia de un obispo mexicano

El obispo Ra√ļl Vera L√≥pez denunci√≥ que ‚Äúquienes est√°n destrozando a M√©xico‚ÄĚ no quieren entender que ‚Äúlas ciudadanas y los ciudadanos siempre vamos a reclamarles que nosotros queremos ser parte de la construcci√≥n de la historia del bien y de la justicia‚ÄĚ.

‚ÄúLo que quiere este pueblo (mexicano) es que gobiernen bien y si no quieren gobernar bien, pues que se vayan‚ÄĚ, dijo Ra√ļl Vera L√≥pez, obispo cat√≥lico de Saltillo, al norte de M√©xico, refiri√©ndose a los gobernantes de aquel pa√≠s y hablando ante sacerdotes y seminaristas de su di√≥cesis. Mencionando por su nombre al presidente Enrique Pe√Īa Nito sostuvo que lo que quieren ‚Äúlos malos gobernantes‚ÄĚ es que ‚Äúno veamos, que permanezcamos ciegos ante sus fechor√≠as, y por eso dicen que cuando reclamamos injusticias, estamos desestabilizando el pa√≠s, que buscamos derrocar al gobierno‚ÄĚ.

El obispo denunci√≥ que ‚Äúquienes est√°n destrozando a M√©xico‚ÄĚ no quieren entender que ‚Äúlas ciudadanas y los ciudadanos siempre vamos a reclamarles que nosotros queremos ser parte de la construcci√≥n de la historia del bien y de la justicia‚ÄĚ, que sabemos distinguir el bien del mal, y ‚Äúpor esa raz√≥n nos quieren acallar cuando reclamamos sus injusticias, su corrupci√≥n y su impunidad‚ÄĚ.

En directa referencia a los cr√≠menes cometidos en Ayotzinapa, Vera dijo que ‚Äúalgunos quisieran que permaneci√©ramos ciegos, que la gente creyera que tiene que resignarse a la muerte provocada por injusticias; quisieran ver un pueblo resignado a padecer la impunidad, les gustar√≠a que no se se√Īalara la corrupci√≥n‚ÄĚ.mex los 43

Ra√ļl Vera L√≥pez (69 a√Īos) es ingeniero qu√≠mico por la Universidad Aut√≥noma de M√©xico, fil√≥sofo y te√≥logo, sacerdote desde 1975, obispo desde 1987 y se ha distinguido por su trabajo con los campesinos y habitantes de las poblaciones marginadas. Dentro de la Conferencia Episcopal ocup√≥ desde 1994 un puesto en Comisi√≥n Episcopal para la Paz en Chiapas, zona en la que act√ļa el Ej√©rcito Zapatista de Liberaci√≥n Nacional (EZLN).

Ahora el obispo responsabiliz√≥ directamente al ‚ÄúEstado mexicano‚ÄĚ por ‚Äúla impunidad en que se mantienen las acciones criminales de las desapariciones forzadas de muchos ciudadanos‚ÄĚ. Y en relaci√≥n con lo acontecido en Ayotzinapa dijo que ‚Äútodo ha sido cometido bajo la luz p√ļblica‚ÄĚ porque ‚Äúa estos j√≥venes normalistas se los llev√≥ la polic√≠a p√ļblicamente y la gente sabe que el municipio con su autoridad principal, su alcalde, el cuerpo de seguridad p√ļblica y todo lo que est√° al servicio de aquel municipio es parte del Estado mexicano, pues el municipal es uno de los niveles que, junto con el estatal y el federal, constituye los tres niveles del Estado mexicano. Desde el momento en que el alcalde los pone bajo un mando suyo, se hace responsable de su desaparici√≥n, y por lo tanto debe ser considerado como crimen de Estado‚ÄĚ.

En su presentaci√≥n, bajo el t√≠tulo ‚ÄúBasta ya‚ÄĚ, el obispo dijo que ‚Äúnos quieren acallar cuando les reclamamos (a los gobernantes) sus injusticias, su corrupci√≥n y su impunidad. ¬ŅQu√© soluci√≥n van a dar?‚ÄĚ, pregunta. Y √©l mismo se responde: ‚ÄúYa lo escuchamos en estos d√≠as en palabras del propio presidente Pe√Īa Nieto: m√°s represi√≥n todav√≠a‚ÄĚ.

En virtud de su actuaci√≥n en la b√ļsqueda de soluciones para la paz en Chiapas, en 1995 Vera L√≥pez fue designado obispo coadjutor de San Crist√≥bal de la Casas (Chiapas), para trabajar junto al obispo diocesano de entonces, Samuel Ruiz, un prelado caracterizado por su cercan√≠a a la teolog√≠a de la liberaci√≥n latinoamericana. Desde 1995 hasta la fecha Vera L√≥pez es presidente del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolom√© de las Casas (Chiapas), cargo que mantuvo despu√©s de la muerte del obispo Ruiz y aun cuando fue trasladado como obispo diocesano de Saltillo, en 1999.

mex  Raul Vera Lopez obispo vertEn esta √ļltima ciudad, Vera L√≥pez cre√≥ el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios y se lo reconoce como un activo defensor de las causas de los trabajadores, acompa√Īa las luchas de los movimientos sociales y en defensa de la biodiversidad. El obispo de Saltillo ha recibido duras cr√≠ticas de la derecha pol√≠tica y cat√≥lica, particularmente en los √ļltimos tiempos por su trabajo pastoral con la comunidad l√©sbico gay. En 2008 fue orador principal en Long Beach (Estados Unidos) en la XV Conferencia Nacional de la Asociaci√≥n Nacional de Ministerios Cat√≥licos Diocesanos L√©sbicos y Gays.

En otro pasaje de su presentaci√≥n a ra√≠z de los hechos de Ayotzinapa, el obispo Vera L√≥pez dijo que es importante que ‚Äúse denuncie en este momento la injusticia y la corrupci√≥n tan c√≠nica que estamos evidenciando‚ÄĚ. Porque ‚Äúresulta impresionante que esto haya comenzado por medio de unos j√≥venes‚ÄĚ a quienes, subray√≥, ‚Äúno podemos dejar solos‚ÄĚ y tampoco ‚Äúolvidar a tantos j√≥venes que esperan un futuro mejor‚ÄĚ. Continuando con su duro reclamo, Vera L√≥pez se pregunt√≥ si ‚Äú¬Ņvamos a dejar que la infancia de nuestro pa√≠s viva en una naci√≥n hecha polvo y a merced de unos corruptos? ¬ŅC√≥mo vamos a dejar solas a estas criaturas? Dios nos llama por medio de las personas m√°s indefensas a restaurar esta naci√≥n‚ÄĚ, afirm√≥ el obispo.

Refiri√©ndose a la propia Iglesia Cat√≥lica y la Virgen, principal devoci√≥n popular en M√©xico, el obispo sostuvo que ‚Äúhoy Mar√≠a no admite cobard√≠as ni perezas, y mucho menos indolencias‚ÄĚ y ‚Äúno quiere pastores que huyan y se escondan frente a los lobos o, peor todav√≠a, que se asocien con los lobos por medio del silencio c√≥mplice ante la destrucci√≥n de su pueblo‚ÄĚ. Finalmente hizo un llamado a los cat√≥licos para que, ‚Äújunto con tantas personas de buena voluntad que pertenecen a otras confesiones y otros credos o, simplemente, no adhieren a credo alguno, seamos quienes verdaderamente dictemos lo que debe ser este pa√≠s, de modo que toda injusticia, toda corrupci√≥n e impunidad, queden superadas por una nueva organizaci√≥n patria, fundada en la fuerza de la justicia y el derecho, y en el impulso suave del amor y la compasi√≥n hacia nuestras hermanas y hermanos que est√°n sufriendo‚ÄĚ.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario