Ago 21 2007
581 lecturas

Economía

Funa. – EL GESTO PRECEDE A LA PALABRA Y LA AMENAZA AL CRIMEN

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Ernesto Carmona es periodista; que se sepa jam√°s ha tenido un acto de violencia contra nadie. Conoci√≥ el extra√Īamiento y la persecuci√≥n. Ha escrito, editado y publicado libros. Es consejero del Colegio de Periodistas chileno. Es tambi√©n un hombre enfermo que ha vivido ‚Äďy vive‚Äď con la modesta dignidad del que tiene la conciencia tranquila.

A las 9:40 del lunes 20 de agosto, menos de 48 horas despu√©s de la ¬ęfuna¬Ľ a Bustamante, en la que particip√≥, son√≥ el tel√©fono de su casa:

¬ęDesde el tel√©fono 442 67 26, a las 9:40 de esta ma√Īana del 20 de agosto de 2007, un sujeto me llam√≥ para preguntarme:
¬ę‚ÄďCarmona, ¬Ņa qu√© hora es la Funa?
¬ę‚ÄďLa funa fue el s√°bado‚Äď, respond√≠.
¬ę‚ÄďComo no trabajas con honestidad, concha ‘e tu madre, te vamos a …¬Ľ

Carmona llegaba a su hogar desde el hospital tras someterse a un control hematol√≥gico ‚Äďpadece leucemia miel√≠tica‚Äď.

foto
¬ŅPor qu√© perturbar con amenazas a un periodista a todas luces inofensivo? Porque Carmona denunci√≥ a Bustamante como el asesino de Leonardo Henrichsen. Dice: ¬ęRelaciono estas cobardes amenazas desde el anonimato de un tel√©fono p√ļblico de la ciudad con lo ocurrido el s√°bado, despu√©s de la Funa que organizaciones sociales le hicieran a Bustamante G√≥mez en su domicilio de calle Berna 1538, Poblaci√≥n Juanita Aguirre (Unidad Vecinal N¬ļ 26), comuna de Conchal√≠¬Ľ.

Ser√≠a injusto pedir a las autoridades del Estado ‚Äďincapaces de esclarecer por ninguna v√≠a el asesinato de Henrichsen e incapaces (lo que resulta todav√≠a peor) de mitigar el da√Īo causado a los familiares del profesional muerto a mansalva, que film√≥ su ejecuci√≥n, a trav√©s de un recurso indemnizatorio por vaya uno a saber qu√© razones‚Äď que mantenga un ojo vigilante sobre la horda todav√≠a suelta: demonios viejos, pero tan maliciosos como anta√Īo.

El imperium se ejerce de otra laya: sobre los okupas, los organizadores de los movimientos sociales que protestan, los dirigentes sindicales y afiliados a sindicatos que reivindican sus derechos, los muchachitos de barrios humildes que portan rostro de gente humilde, los asaltantes y rateros empujados m√°s all√° de borde de la ley por un sistema social y econ√≥mico que los margina; se ejerce contra quienes alquilan a terceros el uso de su sexualidad; se ejerce protegiendo ‚Äďno hay otra palabra‚Äď a quienes ocupan fuerza de trabajo pagando una miseria vil; se ejercer contra quienes envuelven en pasta base o en marihuana su expulsi√≥n del castillo de los justos.

Y se ejerce tambiénde la siguiente manera. En palabras de Carmona:

En el lugar de la funa, ¬ęall√≠, en la v√≠a p√ļblica, carabineros practic√≥ la detenci√≥n ilegal del camar√≥grafo argentino Benjam√≠n √Āvila y de sus colaboradores chilenos Mario Puerto (sonidista) y Arturo Peraldi (asistente), quienes se quedaron rezagados del grueso de la Funa, que recorri√≥ el sector tal como ocurre, por ejemplo, en una procesi√≥n. Con meg√°fonos, bombo, caja y gritos, la Funa advirti√≥ a los vecinos de que viven cerca de un criminal.

¬ęMuchos vecinos y vecinas, incluso los participantes de una reuni√≥n cat√≥lica que interrumpieron su actividad en la unidad escolar para plegarse a la Funa, se quejaron de que cuando llaman a Carabineros de Conchal√≠ para que acudan a combatir a los delincuentes, los polic√≠as alegan que tienen poco personal o que les falta bencina. ¬ęPero a proteger a un asesino llegan altiro¬Ľ, exclam√≥ una indignada dirigenta de la Unidad Vecinal N¬ļ 26.

¬ęCuando los moradores de la casa de Bustamante G√≥mez, que permanecieron todo el tiempo escondidos y sin darse por enterados de la ruidosa Funa, observaron que el camar√≥grafo y sus colaboradores hab√≠an quedado solos, llamaron a sus amigos carabineros de la Subcomisar√≠a Conchal√≠ Norte, adscrita a la Quinta Comisar√≠a, Independencia 6208, quienes acudieron con dos motocicletas, la Comisar√≠a M√≥vil Z 3247 y el radio patrulla placa RP 479, un gran despliegue de fuerza policial contra tres trabajadores de prensa, a quienes acusaron de ¬ędes√≥rdenes p√ļblicos¬Ľ y convencieron al fiscal de turno Marcos Meneses de aplicarles el art√≠culo 26, como autores de des√≥rdenes p√ļblicos cuando realizaban una cobertura documental y period√≠stica de un hecho social absolutamente legal.

¬ęDigo que Carabineros de Conchal√≠ son amigos de Bustamante G√≥mez porque cuando me hallaba en la Comisar√≠a esperando la libertad de los detenidos, observ√© que la esposa y la hija de Bustamante G√≥mez aparecieron en el edificio para abogar en contra de los presos, donde les dieron acceso directo a la oficina del capit√°n jefe de la Comisar√≠a, sin ninguna dificultad ni perdiles identificaci√≥n. ¬ŅA qu√© fueron? ¬ŅQu√© hablaron?¬Ľ

Cosas extra√Īas suceden bajo el cielo azulado de Chile.

Luego ‚Äďcontin√ļa Carmona‚Äď ¬ęGracias a los esfuerzos del presidente del Colegio de Periodistas, Luis Conejeros; del abogado de la organizaci√≥n Funa Chile, Rodrigo Rom√°n; y de otras personas que se hicieron presentes o intervinieron, como una periodista del ministerio del Interior, los detenidos fueron puestos en libertad al cabo de dos horas de detenci√≥n ilegal y arbitraria, a las 14. Pero no se pudo obtener que la polic√≠a levantara los cargos y que el periodista argentino no fuera citado a declarar a los tribunales.

¬ęBenjam√≠n √Āvila viaj√≥ exclusivamente a la cobertura de la Funa y deb√≠a regresar a su pa√≠s el domingo. Por tal motivo, los afectados anunciaron que se querellar√°n contra Carabineros de Chile por detenci√≥n arbitraria e ilegal¬Ľ.

El Colegio de Periodistas sin duda intentar√° que las autoridades a cargo de las fuerzas policiales investiguen el proceder de √©stas el s√°bado 18 de agosto de 2007, querr√° una disculpa, que los ciudadanos y el periodista extranjero ‚Äďlos afectados‚Äď merecen; quiz√° se les prometa la no reiteraci√≥n de esos ¬ęexcesos¬Ľ (si los llaman excesos), puesto que no obedecen a la pol√≠tica de mando de la instituci√≥n, y quiz√° se castigue de alg√ļn modo a alguien menor.

foto
Pero las autoridades de gobierno nada podr√°n hacer ante estos hechos que ‚Äďotra vez Carmona‚Äď: ¬ęOcurren en total clandestinidad, sin que se reflejen en los medios de comunicaci√≥n, con la excepci√≥n notable de Radio B√≠o B√≠o y muy pocos otros medios independientes¬Ľ.

Y as√≠ debe ser en un pa√≠s que eligi√≥ como su primer presidente luego de una dictadura de 17 a√Īos a un pol√≠tico que fue emisario de los poderes que se opon√≠an al gobierno constitucional de Salvador Allende, un pa√≠s cuya institucionalidad resultante del pacto derecha-derecha-exizquierda que permiti√≥ la ¬ętransici√≥n¬Ľ y cuya obsesi√≥n por reparar el tejido social da√Īado se sintetiz√≥ en una m√°xima c√≠nica: justicia dentro de lo posible ‚Äďpol√≠tica reiterada en materia de comunicaci√≥n period√≠stica: la mejor pol√≠tica de comunicaci√≥n del gobierno es no tener pol√≠tica de comunicaci√≥n‚Äď, lo que favorece (porque se impide el eco de las denuncias) el asalto armado a la renta nacional por parte de los grupos econ√≥micos surgidos cuando la dictadura, asalto que convirti√≥ a Chile en uno de los pa√≠ses del mundo de la m√°s terrible e injusta distribuci√≥n de lo que producen todos sus habitantes.

Acaso quienes se quieren representantes de la sociedad desde el gobierno y la oposici√≥n piensan que todo est√° bien y que las cosas pendientes se resolver√°n cuando mueran el √ļltimo y la √ļltima que echan de menos al dictador y se entierre tambi√©n a la √ļltima mujer o el √ļltimo hombre que recuerde vivamente que hubo la posibilidad de cambiar la historia. O acaso la memoria colectiva deba esperar que se muera el √ļltimo de esos ¬ęrepresentativos¬Ľ encaramado en el triste apagarse de la pol√≠tica que deb√≠a iluminar el tr√°nsito de la colectividad chilena.

Mientras: ¬°cuidado!, alguien vigila y la patota del 73 tal vez se reproduce.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario