Jul 8 2017
201 lecturas

Despacito por las piedras

G 20: SUS DOS MAYORES CONTRADICCIONES

 

 Se realizó en Hamburgo –Alemania- un nuevo encuentro del G 20, donde se reunieron mandatarios de 19 países industrializados y emergentes (Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía), de distintos continentes, junto a la presencia oficial de la Unión Europea. Los países allí presente representan dos tercios de la población mundial y el 80% de su producción económica. Además participaron representantes de las principales instituciones internacionales. De América Latina concurrieron nuestro país, Méjico y Brasil. Sus acuerdos no son obligatorios, son meramente orientativos. Argentina será la sede de la próxima reunión anual, durante el 2018.

Los Ministros de Finanzas, del G 20, se vienen reuniendo desde 1999 y en el 2008 se transformó en un encuentro de primeros mandatarios.

En este encuentro se destacan dos contradicciones que lo están atravesando.

Una al interior de la propia reunión, se trata de la inmensa mayoría de los asistentes encabezados por Alemania, China y la Unión Europea que siguen proclamando la necesidad de una economía abierta con la mayor libertad para el tránsito de bienes y capitales. Son los globalistas, donde crece la idea -sobre todo en los países desarrollados de Europa- de avanzar hacia un gobierno mundial con un peso trascendente de los grandes conglomerados económicos trasnacionales. En el otro extremo aparece la novedad planteada por los Estados Unidos, desde la llegada de Donald Trump al gobierno, que no quiere que su país desperdicie poder económico, militar y soberanía, aspirando recuperar la supremacía mundial en medio de esta etapa del capitalismo mundial. Esa idea va acompañada de un mayor proteccionismo, por parte de los Estados Unidos, lo que atenta contra la idea de globalización que venía avanzando raudamente. Este nuevo modo de ver el desarrollo capitalista -que trae Trump- es altamente conflictivo y su destino final es difícil de precisar.

Afuera de estas deliberaciones aparece, en la calle, la otra contradicción. Son los que protestan ruidosamente, una expresión de los millones que -cualquiera de las opciones señaladas- deja afuera. Desde la prensa oficial se los denomina “antiglobalistas”, ellos se autodefinen como “Alianza Autónoma Anticapitalista” y le dijeron a los asistentes ¡Bienvenidos al Infierno! Más de 20 mil policías no lograron restablecer el “orden” del sistema. Los heridos y presos superaron el centenar. Es un preludio de lo que le espera a nuestro país para la reunión del año próximo. Estos movimientos no son más que la voluntad de participar, de quienes están fuera de las decisiones e intereses de los que gobiernan al mundo.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario