Abr 18 2015
506 lecturas

Despacito por las piedras

GALEANO, UN INTELECTUAL FUTBOLERO

Galeano fue un intelectual atípico. Describió admirablemente la situación de nuestros pueblos procurando que su lenguaje fuera sencillo y comprensible para todos. Por eso no tuvo empacho en criticar algunas de sus obras fundamentales como “Las Venas Abiertas …”, por “esa prosa de izquierda tradicional que es pesadísima”. Amante del buen fútbol, durante los mundiales ponía en la puerta de su casa un cartel que decía “Cerrado por Fútbol”. Se definía como “un mendigo del buen fútbol”. Sus definiciones fueron tan simples y precisas que uno piensa porque no se me ocurrió antes.

Sobre la cultura actual dijo: “El código moral del fin del milenio no condena la injusticia, sino el fracaso” o hablando del fútbol reflexionó: “El árbitro es la única unanimidad del fútbol, todos lo odian”. Durante muchos años vivió en Buenos Aires, allí dirigió la prestigiosa revista “Crisis” (1973/76) próxima a los sectores revolucionarios, que circuló por Bolivia, Perú, Uruguay, México y Venezuela, allí escribieron los principales intelectuales de la época. Respetuoso de la naturaleza y temeroso por la acción humana dijo: “Al Norte y al Sur, al Este y al Oeste, el hombre serrucha, con delirante entusiasmo, la rama donde está sentado”.

Un desafío que rodeó toda su vida está sintetizado en un pensamiento de su propia cosecha: “¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que le tienen muchos intelectuales”.

Juan Guahán

 

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario