Sep 27 2012
777 lecturas

Noticias

Grecia protesta contra los recortes: represión, heridos, detenidos

En una batalla campal entre policías y unos cien mil manifestantes en la capital griega, unas 120 personas fueron detenidas y veinte efectivos policiales resultaron heridos. “No nos someteremos a la troika” y “UE y FMI fuera” fueron algunas consignas de la multitud que protestaba contra los recortes y el gobierno del primer ministro Antonis Samaras.

El gobierno del conservador Antonis Samaras vivió ayer su primera huelga general y movilización desde que llegó al poder en la endeudada Grecia. En Atenas, unas 100.000 personas salieron a las calles para protestar, según informaron las centrales de trabajadores, en tanto la policía estimó que fueron 50.000. La jornada de protesta contra los recortes se transformó en una batalla campal entre policías y manifestantes en la capital griega. Unas 120 personas fueron detenidas y 20 efectivos policiales resultaron heridos, informaron las autoridades citadas por medios estatales. Los disturbios, sumados a la fuerte protesta antiajuste en España, reflejaron los problemas y la persistente resistencia popular que enfrentan los gobiernos de esos países, y la Unión Europea (UE) en general, frente a sus esfuerzos por contener la crisis financiera continental y estabilizar el euro. La medida de fuerza, convocada por los dos mayores sindicatos del país, tuvo un alto acatamiento. Según la Confederación General de Trabajadores de Grecia (GSEE, en inglés), la principal unión de obreros del sector privado, ya pararon el ciento por ciento de los empleados de astilleros, transporte marítimo y refinerías, el 90 por ciento de los portuarios y de la construcción, el 85 por ciento de la industria metalúrgica y el 80 por ciento de trabajadores de hotelería, comercio, bancos y empresas públicas.

Aunque la manifestación comenzó de manera pacífica, unas 200 personas se desprendieron de la marcha central y provocaron disturbios frente al Parlamento, donde lanzaron cócteles molotov y pedazos de mármol arrancados contra la policía, que respondió con gas lacrimógeno y granadas de humo, según mostró la televisión. “No nos someteremos a la troika” y “UE y FMI fuera” fueron algunas de las consignas coreadas por los manifestantes contra los organismos que otorgaron a Grecia un paquete de rescate para evitar la quiebra del país, que obligó a las autoridades a imponer duras medidas de austeridad.

“No podemos soportarlo más, nos estamos desangrando. No podemos mantener a nuestros hijos de esta forma”, afirmó Dina Kokou, una maestra de 54 años y madre de cuatro hijos que vive con un salario de mil euros al mes. “La suba de los impuestos y la baja de los salarios nos están matando”, denunció la mujer. “Ayer los españoles tomaron las calles, hoy somos nosotros, mañana serán los italianos y al día siguiente todo el pueblo de Europa”, advirtió Giorgos Harisis, sindicalista de Adedy, la central sindical del sector público, dirigiéndose a los manifestantes.

“Con esta huelga estamos enviando un mensaje firme al gobierno y a la troika de que las medidas no pasarán, incluso aunque sean aprobadas en el Parlamento porque los días del gobierno están contados”, agregó el sindicalista frente a la muchedumbre. “Los planes de rescate han incrementado el número de desempleados hasta el 25 por ciento, eso según cifras oficiales, porque en realidad la tasa es del 32 por ciento. En esta situación crítica para su futuro, en vez de hombres políticos, Grecia tiene enanos políticos”, denunció el secretario general de GSEE, Nikos Kiutsukis.

Ante la posibilidad de disturbios, unos 3000 policías, el doble del número que normalmente se despliega en estas manifestaciones, se desplegaron por el centro de Atenas, ciudad que desde febrero ha sido escenario de violentos enfrentamientos en varias ocasiones coincidiendo con la aprobación en el Parlamento de medidas de ajuste.

Los agentes formaron una barricada frente al Parlamento y pararon a un jubilado que intentaba avanzar hacia la oficina de Samaras con una pancarta con fotos de primeros ministros helenos, con el título “Los mayores traidores de la historia griega”. Grecia atraviesa su quinto año de recesión y, con un desempleo de casi el 25 por ciento, el país se mantiene a flote a duras penas gracias a dos rescates de unos 240.000 millones de euros otorgados por el FMI y la Eurozona desde 2010, aunque a cambio de duros ajustes que profundizaron el colapso económico y social.

Un sondeo publicado la semana pasada por la consultora MRB mostró que más del 90 por ciento de los griegos cree que el ajuste aplicado hasta el momento supone una pesada carga para los más pobres. La previsión de nuevos recortes prometida por el gobierno griego es de 12.000 millones de euros para los dos próximos años. En ese sentido, poco antes de que comenzara la huelga, Samaras y su ministro de Finanzas, Yannis Stournaras, dieron los últimos retoques a un programa de ahorro de 11.500 millones de euros para 2013-2014 exigido por la troika. Stournaras se reunió ayer con los líderes de los otros dos partidos de la coalición (Pasok y Siryza) para presentarles el plan de ajuste, que además contempla recaudar 2000 millones de euros mediante nuevos impuestos. Samaras se encontrará con ellos hoy y, si el paquete es aprobado, será presentado luego a los inspectores de la troika.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario