Ene 25 2015
724 lecturas

Despacito por las piedras

GRECIA, UN PEQUEÑO PAÍS AL QUE EUROPA MIRA DE REOJO

 

 

Grecia cuna de la civilización occidental, la misma que inundó al mundo de la mano del Imperio Romano y llegó hasta nosotros vía España, hoy vuelve a estar en el centro de las miradas de la declinante Europa.

Su Producto Bruto Interno (PBI) es apenas el 2% de la Unión Europa, sin embargo la atención que Europa le presta es inmensamente superior a esa pequeña participación en el producido de dicho continente. Allí, hoy, se celebran elecciones generales y –a partir de ellas- puede haber algunos cambios que conmuevan políticas que hoy guían los pasos de ese viejo continente.

Ese país simboliza la crisis económica que todavía azota Europa. La misma que se iniciara en Estados Unidos -setiembre del 2008- con la quiebra del Lehman Brothers y que –para los griegos- tiene otra fecha. Fue en mayo del 2010 que Europa salió al “rescate” de un país en quiebra. Grecia “aceptó” una durísima política de ajuste, que hasta hoy viene arrastrando. Lo está pagando con la pérdida de credibilidad de sus dirigentes e instituciones, la miseria y el rechazo de su pueblo. En estos 5 años, la actividad económica se redujo en un 15%, la desocupación afecta al 25% de su población activa. Más de un tercio de sus habitantes están en la pobreza y la deuda pública supera en más de un 175% a su PBI.

Viene gobernando “Nueva Democracia”, una fuerza conservadora, que –ante una crisis parlamentaria- tuvo que adelantar la convocatoria a elecciones generales.

La fuerza que emerge con mayores posibilidades de triunfo es Syriza, agrupamiento representativo de una izquierda radical, que no propone salirse de la Unión Europa, ni del Euro, pero sí terminar con el ajuste y renegociar la deuda, previa investigación de la misma y nacionalización del sistema bancario. Es por eso que en los últimos meses hubo vastas actividades procurando “domesticar” a los líderes de ese agrupamiento. De producirse su victoria y con una mayoría suficiente sus medidas pueden significar un cimbronazo para esta Europa donde gobierna –mas allá de cuál sea el partido triunfante- una troika compuesta por las autoridades de la Comisión Europea (CE), el Banco Central de Europa (BCE) y el FMI. Un triunfo del Syriza abriría nuevas expectativas para otras situaciones semejantes en otros países de la región, particularmente en España ye Italia.

Si el actual oficialismo quedara segundo, son varias y distintas las fuerzas que aspiran llegar a un tercer lugar y tener los diputados necesarios para que los triunfadores puedan alcanzar la mayoría necesaria para gobernar. Entre esas fuerzas se cuenta un partido reformista moderado y europeísta (To Potami – “El Río”), de reciente formación, encabezado por un locutor televisivo, que en las últimas elecciones consiguió cerca del 6% de los votos. En una situación semejante se encuentran las fuerzas de un nacionalismo radicalizado (Aurora Dorada) que está contra la Unión Europea, por el impago de la deuda y la expulsión de los inmigrantes, políticas que vienen creciendo en toda Europa al calor de su actual crisis económica.

Se vota en Grecia, un país donde prácticamente no hay familia que no tenga una familiar desocupado y un anciano sin posibilidades de recibir lo indispensable para la subsistencia. Habrá que ver el rumbo de ese hartazgo que ha motivado 30 huelgas generales en los últimos 4 años.

Juan Guahán, Question

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario