Abr 3 2017
430 lecturas

Hace nueve meses se advirtió que podía pasar la avalancha en Mocoa, que dejó 210 muertos

 

En la madrugada del sábado 1 de abril, las fuertes lluvias en Mocoa (departamento colombiano de Putumayo) ocasionaron la crecida de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco. La crecida, a su vez, generó una avalancha que se llevó todo lo que encontró a su paso. Dos días después, un fuerte olor y el miedo a otra avalancha, tras la que provocó la muerte de 210 personas y dejó a miles damnificadas son retos de los rescatistas.

Uno de los datos más entristecedores del balance de la tragedia, fue que 46 menores murieron en la tragedia, otros 135 están en albergues.

El director de la Corporación para el Desarrollo Sostenible del Sur de la Amazonía (Corpoamazonía), Luis Alexander Mejía, aseguró que la deforestación y la falta de actualización del POT, fueron las principales causas. Explicó que la devastadora tragedia que vive hoy Mocoa ya había sido advertida, pues esta entidad previamente había hecho unos estudios en donde alertaba que este tipo de acontecimientos podrían pasar.

“Hace nueve meses cuando hicimos un taller con el Servicio Geológico Colombiano donde advertimos que esto podía pasar por el uso inadecuado de los suelos que agrava este tipo de eventos. Además, indicamos que varios municipios amazónicos, incluido Mocoa, no habían actualizado su Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Por eso ha sido complejo concertar e implementar los determinantes ambientales en esta zona”, añadió Mejía.

Generalmente, en esta zona del país caen 10.000 milímetros de agua al año, pero en la madrugada del pasado sábado cayeron 600 en unas pocas horas. Esto sumado a la topografía y características ambientales de la zona, los ríos torrenciales que la rodean, adquirieron características violentas, arrasando con todo lo que encontró a su paso.

A esto, se le suma que Putumayo se convirtió en el quinto departamento de Colombia que más pérdida de capa vegetal ha tenido, pues hasta 2015 habían sido deforestadas 9.000 hectáreas. “Cuando quitamos la cobertura vegetal, la tierra, que está compuesta en gran parte por ceniza volcánica, se impregna de humedad y con el agua de lluvia se causan estragos”, explicó Mejía.

En Mocoa, están deforestadas las rondas hídricas y las aledañas a los asentamientos humanos, un ejemplo de esto es el barrio San Miguel, que quedó prácticamente borrado tras la tragedia. Por tal razón, es urgente restaurar dichas zonas. Además, hay otros grandes responsables de la perdida de vegetación que son la ganadería extensiva irresponsable y los cultivos ilícitos.

El restablecimiento de los servicios de energía y acueducto tardará por lo menos dos semanas. Mientras que la alarma en esta zona del país sigue en rojo, porque las vertientes de las quebradas están fracturadas y hay socavamiento de los ríos que podrían hacer crecer el número de víctimas mortales.

Las FARC se ofrecen a reconstruir Mocoa tras alud

La guerrilla FARC de Colombia, que se apresta a dejar las armas tras firmar la paz, se ofreció este domingo para colaborar en la reconstrucción de la ciudad sureña de Mocoa, devastada por una avalancha que dejó más de 200 muertos.

“Hablando con los guerrilleros, ellos quisieran ir hasta allá, para trabajar, para ayudar a la reconstrucción. Creo que es posible que el Bloque Sur y, si no, las FARC, haga esta propuesta. De verdad que están muy adoloridos con esta tragedia”, dijo Iván Márquez, jefe negociador de la guerrilla en los diálogos de paz, en un video difundido el domingo.

En las imágenes de NC Noticias, órgano de comunicación de las FARC, Márquez dijo que hay guerrilleros concentrados a tres horas del lugar, listos para entrar en acción, e incluso para acudir en rescate de los damnificados, si el gobierno les autoriza a abandonar las zonas de concentración donde se agrupan para el proceso de desarme y regreso a la vida civil, según el pacto sellado en noviembre.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario