Ago 1 2013
1341 lecturas

Política

Hallan pruebas de vuelos de la muerte en Chile

Un represor confes√≥ el lugar exacto donde fueron arrojados al mar v√≠ctimas de la dictadura chilena y all√≠ se encontraron evidencias de lo actuado por la llamada ‚ÄúCaravana de la muerte‚ÄĚ, que recorri√≥ el pa√≠s en tiempos de Pinochet.

Antes de morir, uno de los militares que participaron en diversas violaciones a los derechos humanos ‚Äďen los tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet‚Äď confes√≥ lo que muchos otros han querido mantener en reserva: el lugar exacto donde estaban sumergidos algunos rieles usados para hacer desaparecer cuerpos de v√≠ctimas lanzadas al mar, evitando con ello que salieran a flote.

Hace unos d√≠as, los trozos de metal fueron hallados cerca de la costa de Caldera, un peque√Īo puerto en el norte de Chile (a 870 kil√≥metros de Santiago) y subidos m√°s tarde a la superficie. La informaci√≥n fue revelada ayer a EFE por fuentes judiciales. Seg√ļn el testimonio recogido, que coincide con confesiones similares en distintas causas judiciales, los pedazos de v√≠a de ferrocarril eran usados para hundir los cad√°veres que los represores tiraban al mar en bolsas atadas con alambre.

La identidad del militar se mantiene en secreto y los rieles, seg√ļn dijeron las fuentes, se encuentran en el Laboratorio de Criminal√≠stica de la Polic√≠a de Investigaciones (PDI), en Santiago, donde ser√°n analizados para determinar si mantienen adheridos algunos elementos. Por ahora se mantiene la b√ļsqueda en el √°rea del hallazgo con la idea de encontrar otro tipo de restos similares.

La diligencia se enmarca en el marco del juicio denominado Caravana de la Muerte, a cargo de la jueza especial Patricia González, y que hace referencia a una comitiva militar que a fines de 1973 recorrió Chile dejando a su paso cerca de un centenar de presos políticos ejecutados en distintas ciudades.

Seg√ļn trascendi√≥, el hallazgo se mantiene bajo secreto, lo que ha disgustado a organismos y abogados de derechos humanos, que lo consideran importante, adem√°s en la v√≠spera de los 40 a√Īos del golpe de Estado de Pinochet.

En ese marco, expertos consultados por la agencia dijeron que resulta imposible intentar siquiera aproximarse a la identidad de quienes fueron lanzados al mar atados a esos rieles, a menos que el militar fallecido haya confesado nombres.

As√≠ las cosas, dos casos podr√≠an tener alguna vinculaci√≥n. El primero se refiere a 26 cad√°veres desenterrados en 1976 en el desierto de Atacama, correspondientes a prisioneros asesinados en octubre de 1973 por la Caravana de la Muerte en la ciudad de Calama. Esos cad√°veres fueron arrojados al mar desde un avi√≥n de la Fuerza A√©rea, seg√ļn admiti√≥ judicialmente el mec√°nico de esa instituci√≥n, Sergio L√≥pez Maldonado, quien lanz√≥ los cuerpos, pero no se√Īal√≥ en qu√© parte de la costa del norte.

El segundo episodio se relaciona con tres ejecuciones extrajudiciales ocurridas en octubre de 1973 en la ciudad de Copiapó, a 75 kilómetros al sureste de Caldera, también a manos de la Caravana de la Muerte.

Las v√≠ctimas fueron el gerente general de la Compa√Ī√≠a de Cobre Salvador, Ricardo Garc√≠a Posadas, y los dirigentes sindicales de esa empresa Maguindo Castillo Andrade y Benito Tapia Tapia, cuyos cuerpos fueron sepultados en el cementerio de Copiap√≥, pero r√°pidamente desaparecieron del lugar.

El de Caldera es el segundo hallazgo de rieles usados para lanzar cuerpos de prisioneros al mar desde 1973. El primero ocurri√≥ en septiembre de 2004 frente a Quintero, a 44 kil√≥metros al norte de Valpara√≠so. Esa vez, cuatro piezas met√°licas fueron halladas por detectives de la PDI, bajo la supervisi√≥n del juez especial Juan Guzm√°n Tapia. Las piezas pasaron despu√©s a formar parte de un museo recordatorio en el ex campo de prisioneros de Villa Grimaldi, en Santiago. Algunas de ellas manten√≠an a√ļn botones adheridos.

Seg√ļn declaraciones judiciales de suboficiales y mec√°nicos del Comando de Aviaci√≥n del Ej√©rcito, entre octubre de 1973 y agosto de 1977, al menos 500 cuerpos fueron arrojados al mar desde helic√≥pteros. Varios declarantes coinciden en que al menos hubo 40 vuelos, con entre ocho y quince cuerpos transportados en cada uno.

Hasta ahora, el √ļnico cuerpo que emergi√≥ desde el fondo del oc√©ano fue el de Marta Ugarte, una profesora comunista, cuyo cad√°ver apareci√≥ en una playa de la regi√≥n de Coquimbo el 12 de septiembre de 1976.

Seg√ļn el expediente del caso, uno de los alambres que un√≠an el riel a su cuerpo fue utilizado por el agente de la DINA, Emilio Troncoso Vivallos, para estrangularla, pues tras la inyecci√≥n letal que le fue administrada antes de subirla al helic√≥ptero, ella permanec√≠a a√ļn con vida. As√≠, una vez en el agua, el riel se solt√≥ y su cad√°ver emergi√≥.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Coment√°rio

Comentarios

  1. Antonio CAsalduero Recuero
    10 agosto 2013 23:24

    Sigo esperando el d√≠a cuando alguien publique el estudio sociol√≥gico correspondiente que inicie el recorrido para conocer o poder indagar seriamente, carente de apasionamiento pol√≠tico alguno, acerca de cu√°les fueron las l√≠neas, o coordenadas sociales, hist√≥ricas, sociol√≥gicas, psiqui√°tricas, que hicieron posible que en Chile surgiera una personalidad como la Augusto Pinochet, sin duda un caso √ļnico y excepcional en toda Latinoam√©rica, probablemente en el mundo, despu√©s de la mentalidad de Hitler. Hasta me atrever√≠a a suponer que incluso sobre las de Franco o Mussolini. No me cabe duda de que este es hoy un asunto pendiente, luego de transcurridos 40 a√Īos del golpe que cambi√≥ completamente Chile. Los historiadores generalmente buscan un distanciamiento de unos cuarenta a cincuenta a√Īos entre el hecho acaecido -el objeto del estudio-, y el texto publicado, para poder obrar con mayor objetividad.