Jun 2 2005
596 lecturas

Opini贸n

Holanda y la estocada final a la constituci贸n europea

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

El masivo No en los referendos de Francia y Holanda puso sobre el tapete la mayor crisis que haya tenido el proceso de integraci贸n europea en medio siglo, devel贸 la impopularidad de varios gobiernos y el distanciamiento de los principales partidos frente a su electorado, producir谩 un baj贸n del valor del euro, estancar谩 y debilitar谩 a la UE 鈥搃mpidiendo una nueva ampliaci贸n hacia el este en el futuro inmediato鈥 e incentivar谩 el crecimiento de corrientes radicales en la derecha nacionalista anti-inmigrante y en la izquierda anti-globalizante.

foto
La constituci贸n europea fue el fruto de una esforzada convergencia entre los 25 gobiernos de la UE y 鈥揺n especial鈥 entre las grandes cuatro fuerzas pan europeas que van de la centro-derecha a la centro-izquierda: derecha 鈥減opular鈥, liberales, demo-cristianos y socialdem贸cratas. Creaba una presidencia fija y un ministro com煤n de relaciones exteriores, eliminaba varios vetos nacionales y creaba normas conjuntas para el desarrollo de la 鈥榣ibre empresa鈥.

En febrero Espa帽a vot贸 77 por ciento a favor de dicha constituci贸n en un referendo con mucha abstenci贸n (58 por ciento del electorado). Otros nueve pa铆ses: Austria, Alemania, Grecia, Hungr铆a, Italia, Latvia, Lituania, Eslovaquia y Eslovenia, la han suscrito con votaciones parlamentarias que van entre el 80 y el 95 por ciento. Sin embargo las primeras dos veces en que una mayor铆a del electorado acude a pronunciarse al respecto el No es multitudinario.

El domingo 29 de mayo en Francia sufrag贸 el 70 por ciento del electorado y el No gan贸 con un 55 por ciento de los votos. El mi茅rcoles primero de junio el 63 por ciento de los inscritos holandeses votaron y casi dos tercios lo hizo por el No.

El No ha derrotado a partidos que son la abrumadora mayor铆a en sus respectivos parlamentos. Esto demuestra un creciente divorcio entre los principales partidos de Francia y Holanda y su poblaci贸n.

Los dos No, por otra parte, se han basado en dos fuerzas irreconciliables. Inicialmente el principal promotor del rechazo a la carta magna ha sido la izquierda no gubernamental. En Espa帽a fue impulsado por comunistas, disidentes socialistas y la izquierda nacionalista republicana vasca, gallega, catalana y de otras minor铆as nacionales. En Francia se fortaleci贸 con el apoyo de importantes alas socialistas y verdes y por el trotskismo 鈥搎ue puede aglutinar un 10 por ciento del electorado鈥. En Holanda el Partido Socialista lider贸 el campo izquierdista pro-No.

Sin embargo la ultra-derecha nacionalista tambi茅n ha cuestionado la constituci贸n argumentando que 茅sta abre las puertas a Turqu铆a y a m谩s inmigrantes y reduce parte de la soberan铆a nacional. En Francia los xen贸fobos hicieron su propia campa帽a separados de los 鈥渞ojos鈥. En Holanda los disc铆pulos de Pim Fortuyn fomentaron el temor al arribo de m谩s musulmanes. Sectores clericales y anti clericales cuestionaron la nueva carta, ya sea por no ser suficientemente cristiana o por poner en riesgo leyes liberales holandesas en pro de la eutanasia, la legalizaci贸n de la marihuana y los 鈥渂arrios rojos鈥.

El S铆 no ha obtenido el respaldo de la mayor铆a de la poblaci贸n en ning煤n pa铆s. Hoy, existe una tendencia hacia el crecimiento internacional del No y que ello exprese un descontento continental. Berlusconi atraviesa por una fuerte crisis en Italia, Schroeder ha debido adelantar las elecciones generales alemanas tras perder en uno de sus bastiones y Blair cuenta con el gobierno menos votado de la historia brit谩nica reciente.

Por ello es posible que se cancelen los referendos checo, brit谩nico y polaco. La cumbre europea del 16-17 de junio buscar谩 salvar algunos puntos de la constituci贸n e ir hacia una redefinici贸n al nivel de los gobiernos.

El veredicto popular en Francia y Holanda sepult贸 el sue帽o de ir ponto a un gran s煤per-estado que lograse incorporar a sus candidatos Croacia y Turqu铆a y despu茅s al oeste balc谩nico, Moldova y Ucrania.

Turqu铆a quiere incorporarse a la UE para ser su segundo miembro m谩s poblado y su 煤nico componente que proviene del Tercer Mundo y del Islam. Sus bajos salarios y sistema social y su r茅gimen no muy secular y poco democr谩tico producen muchas resistencias. En Francia y Alemania Chirac y Shroeder 鈥搎ue son pro-turcos鈥 podr铆an acabar siendo remplazados por Nicholas Sarkozy y Angela Merkel, m谩s reacios a Ankara.

La UE ha demostrado tener varios niveles que ahora podr铆an distanciarse. El n煤cleo basado en el euro, en una pol铆tica exterior m谩s cr铆tica a EEUU y en un sistema de mayores beneficios sociales podr铆a ir hacia fortalecer el eje franco germano con una chanciller铆a y fuerza armada comunes, frente a una periferia pro-EEUU y m谩s neo-liberal.

La muerte de la constituci贸n europea ser谩 recibida con reacciones mixtas en el mundo. En EEUU algunos neo-conservadores querr谩n sacar provecho de ello para evitar un posible contrapeso a la mega-potencia, mientras que por otro lado se afecta a un bloque que est谩 ayudando a W谩shington a expandirse hacia el este.

En Latinoam茅rica algunos lo ver谩n como algo positivo pues se rechaza una carta magna que incorpora a Las Malvinas al territorio europeo. Lulistas y chavistas han sido hu茅spedes de partidos anti-neoliberales europeos que propiciaron el No. En otros c铆rculos se ver谩 el No como un mal ejemplo al proceso de integraci贸n latinoamericano. Algunos sacar谩n como conclusi贸n que es mejor un bloque m谩s social y aut贸nomo y otros insistir en que es preferible tratados de libre comercio con EEUU.

——————————

* Analista internacional (www.bigio.org).
Correo electr贸nico: bigio2004@yahoo.com

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario