Feb 28 2009
1211 lecturas

Ciencia y Tecnología

Internet y los navegadores que la hacen posible en casa

Gonzalo Tarrués

Los tiempos fáciles, cuando se elegía entre Netscape y Explorer terminaron hace tiempo; la era de Explorer, luego de la liquidación de Netscape, fue breve: apareció entre los fantasmas del teclado el monstruo Mozilla, que devino en FireFox. Surgieron otros navegadores: Ópera con fuerza vikinga, por ejemplo, mientras los "macadictos" instalaban las versiones gratuitas del taxi a la internet: iCab; después Apple inició la distribución uno propio: Safari. Google anunció Chrome… Y entonces se complicó todo.

 Se complicó en parte debido a que por distintas razones el acceso a la red se facilitó: bajaron las tarifas de los proveedores, apareció la conexión inalámbrica, aquella gratuita en escuelas, museos, bibliotecas, lugares públicos varios, etc… Y se complicó también porque se empezó a perder el miedo a los sistemas operativos para uso doméstico y de pequeñas redes locales basados en Linux, porque el Mac OS X rubricó la recuperación de la manzanita mordida, porque el Vista de Microsoft proporcionó pocas satisfacciones o no satisfizo a nadie…

En definitiva: aumentó la oferta de ordenadores; muchos Estados, para facilitar los procesos educativos, pusieron "compus" en las salas de clases de las escuelas públicas, personas mayores y mujeres y hombres refractarios a la vida tecno cedieron y llevaron a casa el suyo y se "conectaron" a la red. Conectar la máquina a la internet significa utilizar un navegador.

El reclamo de carácter universal en los noventas ante la virtual obligación de utilizar Explorer en las computadoras provistas del sistema operativo Windows, entonces el 95% de las existentes, sumado al regreso de Steven Jobs a Apple, que puso en primer plano a los ordenadores Power PC todavía con chips Motorola, los viajes de Linus Torvalds y el interés por el sofware libre, en fin, limpiaron del manto esotérico a los asuntos relacionados con la computación. Las personas, nomás fuere intuitivamente o por simple curiosidad, se pusieron a probar. ¿A probar qué?

A probar navegadores

A fines de la década de 1991/2000 la facilidad de uso de los Macintosh había permeado el diseño del sistema operativo de Microsoft, que hizo –relativamente– fácil instalar y quitar programas. El navegador es un programa.

En 1998 Apple da un salto en su línea de ordenadores compactos: asoman los iMac G3; cinco años después Microsoft abandona las actualizaciones de su navegador para Apple. Ese mismo año, 2003, Apple presenta la versión "beta" (no definitiva) de Safari, que debe mucho a un programa originalmente de desarrollo libre: el navegador integral Konqueror, en cierto modo paradigma de los nuevos tiempos virtuales y todavía en uso.

Safari integra, no de manera excluyente, distintas versiones del sistema operativo Mac OS X y desde hace poco –junio de 2008– se puede instalar en Windows.

Mucho antes, en 1994, en Noruega Telenor inicia un trabajo que entonces no parecía viable: intentar un navegador que se diferenciara del Netscape Navigator tanto como del MS Explorer; en 1996, con cierta timidez, aparece Ópera, en principio solamente para los sistemas Windows. En la actualidad corre en casi todos los sistemas operativos y, en la estela de los desarrolados por Mozilla, las versones menos complejas son gratuitas. Lo que nos lleva a Firefox.

Cuando se hace evidente que Netscape no resistirá la arremetida de Microsoft Explorer, un grupo importante de expertos y diseñadores resuelven que no dejarán desaparecer sus ventajas comparativas; el proyecto Mozilla, en lo que a navegadores corresponde, comenzó con el aporte de voluntarios sobre el código liberado del navegador Netscape 4, en 1998.

Este trabajo planta su bandera en el mundo-web en 2004, año de presentación del navegador FireFox –aunque su historia se remonta a varios años antes, con la Suite Mozilla.

FireFox –en la actualidad alrededor de un 20% de los ordenadores lo tienen instalado, por lo general a expensas de Explorer en aquellos con sistema operativo Windows– es un programa cuyo código-fuente es libre, se distribuye en forma gratuita y corre en casi todos los sistemas operativos existentes.

Chrome es la criatura incubada en la sede de Google sobre código abierto; su versión beta es de setiembre de 2008; en diciembre de ese año salió la versión oficial; corre sólo en Windows, aunque se anuncia en el futuro para Mac OS X y Linux.

iCab, de origen alemán, es uno de los navegadores más confiables por su solidez arquitectural y filosofía de diseño y uso; existe sólo para ordenadores equipados con Mac OS a partir de la versión 7, entre los sistemas operativos clásicos de la plataforma, y para las versiones del OS X.

Los mencionados, desde luego, no son todos ni los únicos navegadores que existen; si todo eso le parece algo confuso, haga la prueba un fin de semana con tiempo y explore la red. Los navegadores mencionados disponen de sus propios portales, en los que es seguro descargarlos para una prueba.

Aunque al final de cuentas todos hacen lo mismo, no lo hacen del mismo modo y si navega con ellos, se llevará más de una sorpresa al calibrar sus semejanzas y diferencias. Que es tal vez lo que hace que las cosas parezcan complejas

Es posible, si se tiene tiempo y curiosidad, encontrar otros "browsers", piezas de "software" hechas por solitarios o pequeñas empresas que no son en absoluto deseñables solo porque carecen de la parafernalia publicitaria de las grandes. Sea Monkey, por ejemplo es un hallazgo.

SeaMonkey es uno de los desarrollos más interesantes para la internet; se trata de una suite, esto es: un programa que integra navegador, controlador de correo electrónico, agenda para contactos, "composer" o editor de páginas web, cliente de IRC. Es la continuación de la Mozilla Application Suite, que ésta dio de baja en 2006 para concentrarse en Firox y otros programas. Existen versiones para una gran variedad de plstaformas.

Algunas URL útiles

www.microsoft.com/ie
www.zonafirefox.net
www.opera.com
www.google.com/chrome
http://browser.netscape.com
www.seamonkey-project.org

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

1 Comentário

Comentarios

  1. Lisbeth Raza
    18 enero 2013 2:50

    I am not sure where you’re getting your information, but good topic. I needs to spend some time learning much more or understanding more. Thanks for excellent info I was looking for this info for my mission.|