Feb 22 2007
596 lecturas

Cultura

Italia. – SE PUBLICA BIOGRAFÍA DE MICHELLE BACHELET

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Producto de una acuciosa investigación, Mayorga sitúa a su biografiada: “Hija de su tempo, con las amarguras de una generación que vio hundir sus sueños inmediatos bajo la bota militar, pero al mismo tiempo con el entusiasmo y la energía de quien quería cambiar el mundo, Michelle Bachelet nació el 29 de septiembre de 1951 en Santiago y luego vivió en diferentes lugares de Chile, a causa de los continuos traslados de su padre, Alberto Bachelet, oficial de la Fuerza Aerea de Chile”.

No es la primera obra de esta periodista y escritora chilena avecindada en Italia desde “aquellos tiempos”. En 2003 la casa Sperling & Kupfer Editori le publicó en Milán Il condor nero, que al año siguiente vio la luz en Chile en una edición de Aguilar-El Mercurio bajo el mismo título: El cóndor negro, libro que rastrea con rigor las vinculaciones del régimen de Pinochet con el fascismo remanente italiano y europeo, evidenciadas luego del atentado al político chileno Bernardo Leighton y su cónyuge en Roma.

El cóndor negro, que curiosamente no tuvo gran repercusión en Chile –pese a ser el poderoso diario El Mercurio uno de sus editores–, debe su título a la internacional del crimen conocida hoy como Operación Cóndor, puesta en marcha por las dictaduras del Cono Sur americano en los tan siniestros como sórdidos años posteriores al golpe de Estado chileno.

No obstante la neutralidad de la autora no resulta fácil permanecer indiferente ante una joven de 20 años que rechaza toda posibilidad de abandonar el país tras la muerte de Allende.
fotoSu padre –el general constitucionalista de la fuerza aérea Alberto Bachelet pagaba muy caro la lealtad al uniforme y al presidente; lo habían detenido y torturado. Apunta Mayorga:

Los primeros años

“(El general Bachelet) en unas condiciones físicas deplorables, quedó bajo arresto domiciliario y tuvo una última ocasión de estar con su esposa y su hija. En una ocasión el general conversó con Michelle acerca de la posibilidad de salir de Chile: el gobierno peruano dirigido en ese momento por el general progresista Juan Velasco Alvarado le había ofrecido hospitalidad.

“La joven con la inconsciente pasión de los 20 años se rebeló ante tal situación, que le parecía de una injusticia inaudita: argumentó que si se iba, todos pensarían que era culpable. Sin embargo, también agregó que tal como se estaban dando las cosas en el país, era imposible que pudiera demostrar su inocencia. En todo caso tienes que decidir tú lo que más te acomode, agregó Michelle.

“’Eso lo sé. Soy inocente y preferiría quedarme aquí para demostrarlo, pero si me voy, quiero saber si tú te vas conmigo’”, fue la respuesta del padre. No papá, yo me quedo. Tengo cosas que hacer acá. El general zanjó el asunto: ‘Entonces no se habla más del tema. Nos quedamos, porque no te voy a dejar sola’. Sus cercanos cuentan que Michelle Bachelet recordaría con profunda amargura esa conversación. ¿Qué hubiese sucedido si hubiese aceptado salir de Chile con su padre en ese momento?”

Alberto Bachelet moriría en un lugar de detención poco tiempo después. Patricia Mayorga rescata documentos que dan cuenta de las últimas conversaciones del militar, testimonio del valor y orgullo de bien de la familia golpeada –como miles de otras familias– por la crueldad de la dictadura y sus esbirros.

fotoLa década de lucha

Con notable objetividad, la autora recorre los años posteriores al deceso de su padre: “A principios de 1986 Michelle Bachelet después de haber terminado, con excelentes calificaciones, su Beca en Pediatría nuevamente se encontró con el problema de no lograr encontrar trabajo. Su apellido seguía siendo estigmatizado. Finalmente es también en ese periodo cuando entra a trabajar como responsable del área de Salud Física del programa de Protección a la Infancia Dañada por los Estados de Emergencia, (PIDEE) una ONG que funcionaba con fondos suecos.

“Su tarea es atender integralmente a los menores víctimas de la represión en Chile: no solamente llegan niños de escasos recursos con enfermedades comunes, sino sobre todo otros, que han somatizado el terror: hay algunos huérfanos “reales”, es decir con padres asesinados o desaparecidos; otros huérfanos igualmente, con padres exiliados o clandestinos; otros han asistido a la detención de su padre, han sido testigos de sus torturas, o incluso han sido personalmente maltratados.

“Es un periodo que la ha marcado por el ensañamiento de la vida contra víctimas inocentes. Recuerda algunos caso, entre ellos el de un niño herido por una “bala loca” durante una protesta. El pequeño entendía lo que se le decía, pero no lograba hablar. Los padres, agobiados por los problemas se separaron. La madre quedó a cargo del niño: la desesperación fue más fuerte que cualquier otro sentimiento y terminó sus días tirándose al río Mapocho, que atraviesa Santiago, con el niño en los brazos”.

Y más adelante:

“Dos meses más tarde, el 7 de septiembre un hecho remeció al pueblo de Chile: un grupo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez realizó un atentado contra Augusto Pinochet. Solo la pericia del chofer del dictador evitó que el atentado tuviera éxito. Vojkovic, la pareja de Michelle que se enteró por la prensa de lo sucedido, fue quien tuvo que explicar a la prensa el fracaso. La represión se intensifica: esta vez el blanco es el FPMR.

“Las secuelas de la represión se notan también en el trabajo de Michelle. Entre los años 1986 y 1987 llegan 111 nuevos huéspedes a las oficinas del PIDEE (la “Casa” como se denominaba). La mayor parte son hijos de presos políticos o ex detenidos. Durante sus 10 años de funcionamiento, la ONG llegó a atender a más de 10 mil menores”

fotoEl camino y la meta

Mayorga sigue con paso seguro la militancia de la actual presidente de Chile desde esa época hasta su encumbramiento entre los nombres más populares de la política chilena:

“El invierno del año 2002 fue extraordinariamente crudo en Santiago. Las lluvias provocaron desbordes de algunos de los numerosos canales que existen en la capital, hubo inundaciones y damnificados, Santiago quedó dividido en dos e incluso había personas que no podían regresas a sus casas de sus lugares de trabajo, y viceversa.

“Michelle Bachelet dirigió personalmente y en el terreno las acciones de coordinación del rescate de los damnificados, la Operación Ciclón, como se denominaría la actividad conjunta ejercito-gobierno para el traslado de las personas. Causaron sensación las imágenes de la Ministra, en tenida militar, encaramada en un anfibio mowag recorriendo las poblaciones damnificadas. No era la primera vez que el ejército participaba en estas acciones, pero era la primera vez que tenía tal cobertura de prensa.

“Un mes después una encuesta del Centro de Estudios Públicos (CEP), el organismo de investigación más influyente del empresariado chileno ubica a Michelle Bachelet en el primer lugar de popularidad entre los personajes públicos. Además, por primera vez su nombre aparece como “presidenciable”, aunque solamente con un mísero 1% de apoyo, contra el 5% de la Canciller Soledad Alvear, democratacristiana y hasta ese momento la candidata segura de la Concertación”.

Los asuntos y problemas de Estado de los primeros meses de gobierno no escapan, tampoco, a la biógrafa, que sin juzgar ni tomar partido escribe:

“El día que Michelle Bachelet resultó elegida fue un día de fiesta auténticamente popular que no se veía en Chile desde hace muchos años. Las antiguas utopía se hacían realidad y así lo vivió el imaginario colectivo. Pocos meses después la popularidad de Bachelet caía en picada, al termino del primer año de gobierno la recuperaba en parte. Cuatro años son pocos y los problemas de Chile tantos.

foto
“En todo caso, la primera Presidenta de Chile, la mujer que encarnaba el drama y las esperanzas de una generación, la mujer que concentraba según ella misma ironizaba en la campaña electoral todos los pecados capitales en Chile por ser mujer, socialista, separada y agnóstica ha representado un fenómeno histórico de gran alcance. La gente se identificó con esta mujer de sonrisa contagiosa, y de discurso claro que no tuvo empacho en admitir que la política había entrado ne su vida destrozando lo que más amaba.

“Porque fui víctima del odio, he consagrado mi vida a revertir su garra y convertirlo en comprensión, tolerancia y ¿por qué no decirlo en amor?. Y quizás si algún día, cuando deje la presidencia podrá cumplir su sueño que, como declarara en algún momento es ir de la mano con mi pareja por la playa.

En suma, el libro permite acceder a una de las personalidades menos conocida –acaso entre las más enigmáticas– de la política chilena contemporánea y entrega suficientes claves para comprender algunas de las dificultades de la primera etapa de su gobierno. El libro probablemente sea impreso en Chile el próximo otoño-invieno de 2007.

—————————

* De la redacción de Piel de Leopardo. Informe y traducción del italiano de Nicolo Aldobrandini, corresponsal en Europa.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario