Ene 9 2021
602 lecturas

Opini贸nPol铆tica

Italia y el dudoso honor de presidir el G20

Para el a帽o 2021, Italia ha recibido la presidencia del Grupo de los 20, que re煤ne a los 20 pa铆ses m谩s importantes del mundo. En teor铆a, representan el 60% de la poblaci贸n mundial y el 80% de su Producto Interno Bruto (PIB). Si bien el inestable gobierno italiano llevar谩 a cabo esta tarea de una u otra manera (en medio de la indiferencia general del sistema pol铆tico), el hecho es que esta posici贸n, aparentemente prestigiosa, es en realidad muy enga帽osa: el G20 es ahora una instituci贸n muy d茅bil que no aporta ning煤n prestigio al presidente de turno.
Adem谩s, es en realidad la instituci贸n que carga la mayor parte de la responsabilidad por el declive de las Naciones Unidas como 贸rgano responsable de la gobernanza mundial, una funci贸n que el G20 ha podido afrontar muy rara vez.

Tratemos de reconstruir c贸mo surgi贸 el G20. Se trata de una larga historia que data de 1975, cuando Francia invit贸Conte nombra a Di Maio ministro de Asuntos Exteriores a los representantes de Alemania, Italia, Jap贸n, el Reino Unido y los Estados Unidos a convertirse en el Grupo de los Seis o G6. La idea era crear un espacio de debate sobre la situaci贸n internacional, no para tomar decisiones. Posteriormente, se convirti贸 en el Grupo de los Siete, con la incorporaci贸n de Canad谩 en 1997. Rusia se sum贸 en 1998, por lo que la cumbre se conoci贸 como el G8. Y luego, en 1980, la Uni贸n Europea fue invitada como 鈥減articipante no numerado鈥.聽

En 2005, el gobierno del Reino Unido inici贸 la pr谩ctica de invitar a sus reuniones a los cinco principales mercados emergentes: Brasil, China, India, M茅xico y Sud谩frica. Ese mismo a帽o, en Washington, los l铆deres del G8 reconocieron el crecimiento de la mayor铆a de los pa铆ses emergentes y decidieron que una reuni贸n de los 20 pa铆ses m谩s importantes del mundo reemplazar铆a al G8 y se convertir铆a en el G20.

Naciones Unidas, la Uni贸n Europea y las principales instituciones monetarias y financieras internacionales fueron tambi茅n invitadas. Espa帽a es un invitado permanente, junto con los l铆deres de la ASEAN, la Uni贸n Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de 脕frica, el Consejo de Estabilidad Financiera, la Organizaci贸n Internacional del Trabajo, el Fondo Monetario Internacional, la Organizaci贸n de Cooperaci贸n y Desarrollo Econ贸micos, el Grupo del Banco Mundial y la Organizaci贸n Mundial del Comercio. Adem谩s, en el a帽o de su presidencia, el pa铆s anfitri贸n puede invitar a algunos pa铆ses con los que se siente particularmente asociado en su pol铆tica exterior.

Hasta ahora, se ha invitado a 38 pa铆ses, desde Azerbaiy谩n hasta el Chad, desde Dinamarca hasta Laos, desde Suecia hasta Zimbabwe. Para completar la historia, es importante mencionar que Rusia fue suspendida por el G8 en 2014, debido a la anexi贸n de Crimea. Y nunca fue readmitida. En una inexplicable deferencia con el presidente ruso Vladimir Putin, el estadounidense Donald Trump pidi贸 su readmisi贸n en el G8, propuesta rechazada por los dem谩s pa铆ses. Mientras el G7 sigue reuni茅ndose como 芦un grupo directivo de Occidente禄, el G20 se re煤ne regularmente, con Rusia como uno de sus miembros.

Balance del G20 en Arabia Saudita y qu茅 se espera en la cumbre del 2021 en ItaliaEntonces, Italia tiene la tarea de invitar a toda esta diversidad de actores, establecer la agenda, as铆 como planificar y acoger una serie de reuniones de nivel ministerial, previas a la Cumbre de Jefes de Gobierno. Para su agenda, Italia ha establecido las 鈥淭res P鈥: Poblaci贸n, Planeta y Prosperidad. Esta imaginativa y original propuesta se estructurar谩 en 10 reuniones especializadas, como Finanzas (Venecia, 9-10 de julio), Innovaci贸n e Investigaci贸n (Trieste, 5-8 de agosto) y Medio Ambiente, Clima, Energ铆a (N谩poles, 22 de julio), para poner solo algunos ejemplos. Adem谩s de estas 10 reuniones especializadas, habr谩 ocho 鈥済rupos de compromiso鈥, que ir谩n desde el mundo de los negocios hasta la sociedad civil y la juventud, entre otros.

El G20 est谩 formado por pa铆ses que participan en grupos diferentes y a menudo contradictorios. Por ejemplo, despu茅s de que Trump eliminara la Asociaci贸n del Pac铆fico Transatl谩ntico (TPP), que Barack Obama hab铆a sido capaz de armar excluyendo a China -con una amplia gama de pa铆ses desde Australia hasta M茅xico y desde Canad谩 hasta Malasia-, China pudo reciprocar con la creaci贸n de la Asociaci贸n Econ贸mica Regional Integral (RCEP), que re煤ne a los mismos pa铆ses y a algunos m谩s, dejando completamente fuera a los Estados Unidos. Este bloque comercial es el m谩s grande que se haya creado jam谩s, representando el 30% de la poblaci贸n del mundo y el 30% del PIB mundial.
Pero la Uni贸n Europea (a la que pertenece Italia) ha tomado expl铆citamente el camino del nacionalismo europeo para poder sobrevivir en medio de la competencia que se avecina entre China y los Estados Unidos. La Uni贸n Europea (y por lo tanto Italia) son tambi茅n miembros de la OTAN, donde los Estados Unidos constituyen el socio indispensable y fundamental. Y en el G20 China se sienta junto a la India, 煤nico pa铆s que se ha negado a unirse al RCEP y est谩 claramente tomando un camino alternativo a la expansi贸n china en Asia. Pero esta es tambi茅n la pol铆tica de Jap贸n, que es muy activo en el G7 y en el G20, ha entrado en el RCEP y, como Corea del Sur, considera una prioridad limitar el expansionismo chino.RCEP countries open to easing investment rules, agree to ease ISDS clauses | Business Standard News
Por supuesto, hay una serie de otros pactos, acuerdos, tratados y alianzas que ser铆a aburrido e in煤til enumerar aqu铆. As铆, cualquier pa铆s como Italia, usa 聽varios sombreros al mismo tiempo. Pero debe quedar claro que, desde la llegada de Ronald Reagan como presidente de los Estados Unidos en 1981, el sistema multilateral comenz贸 a ser atacado. En la Cumbre Norte-Sur, celebrada en Canc煤n unos meses despu茅s de su elecci贸n, Reagan cuestion贸 la idea de la democracia y la participaci贸n como bases de las relaciones internacionales.
Hasta entonces, las resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas se hab铆an considerado la base de la gobernanza global. En 1973, la Asamblea General aprob贸 por unanimidad una resoluci贸n que ped铆a la reducci贸n de la brecha econ贸mica entre el Norte y el Sur del mundo, considerando como un deber de los pa铆ses ricos el establecimiento de un Nuevo Orden Econ贸mico Internacional m谩s justo, basado en el desarrollo acelerado de los pa铆ses m谩s pobres. Reagan denunci贸 el llamado de la ONU como una maniobra antiamericana: los EU no son lo mismo que Montecarlo, afirm贸 en una famosa frase (probablemente, refiri茅ndose a M贸naco, ya que Montecarlo no es un estado), y sin embargo, tienen un voto cada uno.
As铆 pues, argument贸, esta democracia procedente de las Naciones Unidas era en realidad una camisa de fuerza, los Estados Unidos proceder铆an sobre la base de las relaciones bilaterales y no se ver铆an as铆 limitados por los mecanismos multilaterales. Reagan fue el primero en hablar de 鈥淎m茅rica Primero鈥. 脡l, junto con Margaret Thatcher en Europa, desmantel贸 todo el progreso social realizado en el mundo tras el final de la Segunda Guerra Mundial. El mercado, con su mano invisible, ser铆a el 煤nico motor de la sociedad (que seg煤n Thatcher no existe, s贸lo los individuos). El Estado, al que Reagan llam贸 鈥渓a bestia鈥, era el primer enemigo del ciudadano.
Declar贸 que las palabras m谩s aterradoras en ingl茅s son: 芦soy del gobierno y estoy aqu铆 para ayudar禄. Cualquier costo p煤blico o social era s贸lo un freno en el mercado. Reagan quer铆a privatizar incluso el Ministerio de Educaci贸n: tanto 茅l como Thatcher dejaron la UNESCO como s铆mbolo de su separaci贸n de la ONU. Tanto 茅l como Thatcher redujeron los sindicatos, privatizaron todo lo posible y comenzaron la era de la globalizaci贸n neoliberal, cuyos efectos son ahora ampliamente evidentes, y que Trump, Jair Bolsonaro y compa帽铆a bendicen cada d铆a, porque crearon una gran franja de ciudadanos descontentos, que creen en ellos para reencauzar su destino.

Es importante destacar que Reagan no se encontr贸 con una oposici贸n real de los otros pa铆ses ricos. Por lo tanto, toda esta fragmentaci贸n del mundo, con la creaci贸n del G7, G8, G20, y otros clubes exclusivos, no fue solo responsabilidad de Reagan y Thatcher. Durante cuarenta a帽os continu贸 el proceso de despojar a la ONU de su responsabilidad por la paz, el desarrollo y la democracia del mundo. La globalizaci贸n neoliberal se bas贸 en las finanzas y el comercio.

Incluso antes del final de la guerra, las finanzas fueron delegadas al sistema de Bretton Woods, que tom贸 su nombre de su sitio de fundaci贸n. Expongamos los hechos: el sistema financiero se estableci贸 de tal manera que las finanzas son el 煤nico sector de la actividad humana que no tiene un organismo regulador. Hoy en d铆a, est谩 claramente separado de la econom铆a general cuando su funci贸n original era estar a su servicio. Y las instituciones pol铆ticas son incapaces de controlar su estructura global.

El otro motor de la globalizaci贸n fue el comercio. La ONU ten铆a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), que ve铆a el comercio como un instrumento de desarrollo. La creaci贸n en 1995 de la Organizaci贸n Mundial del Comercio, como una organizaci贸n independiente, que asum铆a el intercambio comercial como un motor econ贸mico, tambi茅n despoj贸 a la ONU del comercio. Y en 聽cuanto m谩s se debilita la ONU, m谩s f谩cil resulta criticar sus deficiencias.
El golpe de gracia para el multilateralismo ha sido la llegada de Trump, la versi贸n heredada y actualizada de Ronald Reagan, pero con una agenda y visi贸n totalmente diferentes. Su idea b谩sica no es 鈥淎m茅rica primero鈥 sino 鈥淎m茅rica sola鈥. Llev贸 la idea de Reagan de bilateralismo versus multilateralismo al extremo de ignorar el concepto de las alianzas. As铆, declar贸, Europa es a煤n peor que China.
Pero hay una diferencia fundamental entre ellos: Trump nunca pretendi贸 ser el presidente de todos los americanos. Por el contrario, trat贸 de dividir y polarizar inmediatamente a los Estados Unidos, y deja como legado un EU que tardar谩 mucho tiempo en volver a ser un pa铆s unido y pacificado. Y su estrategia ha sido retomada por varios otros l铆deres, desde Jair Bolsonaro a Viktor Orban, desde Recep Erdogan a Matteo Salvini.
Por lo tanto, ser谩 dif铆cil que las Naciones Unidas recuperen su funci贸n de espacio de encuentro, para plantear planes de gobernanza mundial, basados en la democracia y la participaci贸n. Esta fue una visi贸n basada en las lecciones aprendidas en la Segunda Guerra Mundial: evitemos millones de muertes, una terrible destrucci贸n, y para lograrlo necesitamos trabajar juntos. Esa lecci贸n ha sido olvidada. Basta con comparar el tipo de l铆deres pol铆ticos de esa 茅poca y los de ahora para apreciar el enorme cambio. La expresi贸n de los ego铆smos nacionales continuar谩, con los pa铆ses m谩s ricos en clubes exclusivos, como la OCDE o el G20.
Los l铆deres del G20 debaten una declaraci贸n final consensuada que incluya el 鈥渁cceso asequible y equitativo鈥 de la vacuna contra el covid-19 en todo el mundo - InfobaePero hay un problema: esos clubes no son eficientes porque re煤nen a pa铆ses con agendas y prioridades muy diferentes. Tomemos como un buen ejemplo el 煤ltimo G20, celebrado en noviembre de 2020 bajo la muy desacreditada presidencia de Arabia Saudita. Uno de los puntos fue la cancelaci贸n de la deuda de los pa铆ses pobres que, evidentemente, resulta urgente por el da帽o desproporcionado que provocar谩 la carga adicional de la pandemia.
El Papa Francisco y el Secretario General de la ONU, Ant贸nio Guterres, presionaron para que se tomara esa decisi贸n. Todo lo que el G20 fue capaz de hacer fue congelar el pago de los intereses de la deuda durante seis meses. Y aqu铆, perm铆tannos divagar como parte de un 煤til ejercicio de aprendizaje sobre la Deuda del Tercer Mundo y la nobleza de los pa铆ses ricos.

Si usted toma un pr茅stamo que paga en 20 a帽os al 5%, o una hipoteca de 100, al final habr谩 pagado 200. Y durante los primeros diez a帽os, todo lo que paga son los intereses y s贸lo en la segunda d茅cada empieza a devolver, progresivamente, el capital. El resultado es que los pa铆ses pobres han renegociado su deuda varias veces y cada vez lo que pagaron fueron los intereses, antes de empezar todo de nuevo. Y ese inter茅s era acumulativo. Durante ese proceso, pagaron varias veces el monto del capital que recibieron. Pero todo lo que hicieron fue pagar intereses.

En las universidades se aprende un buen ejemplo de la perversidad del inter茅s acumulativo. La vieja historia dice que un colono holand茅s, Peter Minuit, compr贸 la isla de Manhattan a la tribu Algoquin. El precio pagado fue de 24 d贸lares en cuentas, baratijas, un frasco de mayonesa, dos pares de zuecos de madera, una barra de pan y un paquete de avena cu谩quera. Si esa cantidad se pusiera en un pr茅stamo al 5% con inter茅s compuesto, ser铆a ahora m谩s que el valor estimado de todo Manhattan, que supera los tres millones de millones de d贸lares. As铆 que la decisi贸n del G20 de congelar los intereses durante seis meses es insignificante.

Es interesante escuchar las voces internas. Los pr茅stamos de los pa铆ses ricos se computan en el Comit茅 de Ayuda al Desarrollo (CAD), establecido por la OCDE (la organizaci贸n que re煤ne a todos los pa铆ses ricos). En los buenos tiempos del multilateralismo, la OCDE se comprometi贸 a dedicar el 1% del PIB de sus miembros al desarrollo de los pa铆ses subdesarrollados. Este compromiso nunca se cumpli贸, excepto por los pa铆ses n贸rdicos y los Pa铆ses Bajos. Los EU nunca superaron el 0,3%. De todos modos, cualquier remisi贸n de la deuda va a las estad铆sticas oficiales del CAD.

Qu茅 es OCDE? 禄 Su Definici贸n y Significado [2021]Pero los nuevos pr茅stamos son hechos por pa铆ses que no est谩n en el ese comit茅, como es el caso de China que ha hecho un n煤mero muy extenso de pr茅stamos, sobre todo en Asia y 脕frica, bajo condiciones no precisamente transparentes. Para los pa铆ses de la OCDE (b谩sicamente Occidente), la cancelaci贸n de sus pr茅stamos podr铆a significar el desbloqueo de recursos que podr铆an usarse para la devoluci贸n de los pr茅stamos chinos, convirti茅ndose as铆 en los financiadores de China. Este es un buen ejemplo de c贸mo los intereses contrapuestos bloquean las acciones concertadas del G20.

Ahora se espera una decisi贸n sobre este tema en la pr贸xima cumbre del G20 en Roma, en noviembre. Pero antes de eso, en mayo, la Cumbre de Salud Global, convocada por el G20 junto con la UE, ser谩 la ocasi贸n para verificar qu茅 suceder谩 con las vacunas. Sin embargo, en el mismo mes, Portugal ha convocado la muy importante Cumbre Social de la Uni贸n Europea.聽 Portugal ha asumido la m谩s relevante presidencia de la Uni贸n Europea y esta es una contribuci贸n significativa para un 2021 positivo. Portugal es hoy, probablemente, el pa铆s m谩s civilizado de Europa, un lugar de tolerancia, armon铆a y compromiso c铆vico, muy parecido a Suecia en los 80. Y es el 煤nico pa铆s cre铆ble en el tema de la inmigraci贸n.

En la Cumbre Social, Lisboa impulsar谩 el fortalecimiento de la Europa social, despu茅s de tantas d茅cadas de una Europa exclusivamente econ贸mica. La presidencia alemana saliente fue fundamental para abandonar el dogma de austeridad y pasar a un plan sin precedentes de solidaridad y fortalecimiento institucional, tambi茅n posible gracias a la bendita salida de Gran Breta帽a y su hist贸rico sesgo antieuropeo. El hecho de que la vacunaci贸n sea un plan europeo y no un entramado de intentos nacionales, marca un gran avance en esta materia.
Y si Europa contin煤a por el mismo camino en los temas de control clim谩tico y desarrollo tecnol贸gico, recuperar谩 mucha confianza de los ciudadanos que llegaron a sentir a Bruselas como una instituci贸n que no rend铆a cuentas y estaba lejos de sus prioridades. Ahora la Uni贸n Europea se enfrenta al desempleo, al desastre econ贸mico y social provocado por el virus de la Covid-19. Estamos ante un homenaje a las virtudes del multilateralismo, la solidaridad y el desarrollo. Y Portugal tratar谩 de completar lo que la presidencia alemana no pudo concluir.
Pero si miramos la obvia necesidad de una vacuna mundial, la realidad es mucho m谩s sombr铆a. Hasta ahora, los pa铆ses ricos han comprado la mayor cantidad de vacunas posibles. Europa, con el 13% de la poblaci贸n mundial, ha comprado el 51% de la producci贸n total. Israel es un caso de estudio. Con una poblaci贸n de 9 millones de personas, altamente registrada y organizada en el sistema de salud, el Primer Ministro Benjam铆n Netanyahu (que har谩 todo lo posible por mantenerse en el poder), ha comprado las vacunas a un costo adicional, pero est谩 llegando r谩pidamente a toda la poblaci贸n israel铆. Esto ciertamente no puede ser el caso de la India, con casi 1.400 millones de personas, y un sistema de salud muy primitivo.

Hasta el Papa ha lanzado un llamamiento para distribuir una vacuna gratuita en los pa铆ses pobres, y la India y Sud谩frica (que son miembros del G20) han pedido a la Asamblea General de la Organizaci贸n Mundial de la Salud que se distribuya gratuitamente en los pa铆ses pobres. Ha habido una fuerte oposici贸n de los pa铆ses ricos, que financiaron el desarrollo de las vacunas Pfizer y Moderna por un valor de 10.000 millones de d贸lares y que ahora las compran a precios de mercado, varias veces superiores a los de la vacuna de AstraZeneca.

Y sucede, adem谩s, que esas dos vacunas utilizan una nueva tecnolog铆a, cuyos efectos secundarios a煤n se desconocen, a diferencia de AstraZeneca, que utiliza una t茅cnica bien experimentada. Pero incluso si tomamos las vacunas m谩s baratas, hay una cuesti贸n muy b谩sica: 驴bajo qu茅 l贸gica 茅tica y humana se pueden hacer patentes y dinero sobre bienes p煤blicos, como ha preguntado el Papa reiteradamente? La industria de las patentes ha patentado semillas, arroz, plantas, etc., que existen desde hace cientos de a帽os y que los campesinos ya no pueden utilizarlas sin pagar a la empresa que las ha patentado.

Y luego las compa帽铆as farmac茅uticas tambi茅n han tratado de patentar partes del cuerpo humano. Ciudadanos de varios lugares del mundo han creado asociaciones como 脕gora para la Humanidad, que lleva a cabo una campa帽a para la eliminaci贸n de las patentes y los beneficios sobre los bienes p煤blicos, dado que pertenecen a la humanidad. Tambi茅n se ha creado una alianza internacional entre el sector p煤blico y el privado, la Alianza para la Vacuna de Gavi, que se encarga de financiar la vacunaci贸n en 93 pa铆ses de ingreso medio y pobres. Pero la financiaci贸n est谩 todav铆a lejos de llegar. Tal y como est谩n las cosas, a finales de 2021, s贸lo el 30% de la humanidad habr谩 sido vacunada, b谩sicamente en los pa铆ses ricos.

Sin embargo, si hay algo que deber铆a hacernos a todos conscientes de que estamos en el mismo barco, es esta pandemia. Hasta que al menos el 70% de todos los seres humanos sean vacunados, el virus seguir谩 atacando y matando. La mutaci贸n brit谩nica, mucho m谩s contagiosa, es un buen ejemplo. El pa铆s con m谩s casos es ahora Espa帽a, que no tiene contacto f铆sico con el Reino Unido.聽

Pero el virus fue a Gibraltar, la colonia brit谩nica desde 1713 en el sur de Espa帽a, y desde all铆 se extendi贸 a los pueblos y ciudades espa帽olas de los alrededores. 驴La constataci贸n de que el virus no conoce fronteras ayud贸 a lograr un nuevo tratado sobre las relaciones entre Gibraltar y Espa帽a? La respuesta, realmente, es no: fue el comercio. Sin embargo, no se necesita un vir贸logo para asumir que el comercio propaga el virus.

As铆 que, despu茅s de este largo viaje a trav茅s de diferentes temas, el hilo conductor deber铆a estar claro. Hemos pasado de una 茅poca en la que las lecciones de la Segunda Guerra Mundial crearon una generaci贸n de pol铆ticos que hicieron de la paz y el desarrollo el terreno com煤n de las relaciones internacionales, incluso durante una muy peligrosa Guerra Fr铆a. Si Trump, Johnson y Putin hubieran estado en Yalta, en lugar de Roosevelt, Churchill y Stalin, el resultado habr铆a sido muy diferente. Lo m谩s probable es que no hubi茅ramos tenido Naciones Unidas, ni organizaciones internacionales. S贸lo piense que, en su impulso por la creaci贸n de la ONU, los EU acordaron en su compromiso fundacional pagar el 25% de sus costos.

Luego, comenzando con Reagan y Thatcher, vino un cambio profundo. Los intereses de mi pa铆s son m谩s importantes que la cooperaci贸n internacional, y cuanto m谩s fuerte soy, lo son m谩s a煤n. El multilateralismo y la cooperaci贸n fueron atacados, as铆 como el papel del Estado, su funci贸n de garante del progreso social, la equidad y la participaci贸n. Comenzaron a brotar otras organizaciones que debilitaron a la ONU y a los instrumentos del pacto social, como los sindicatos.聽

Desde el esp铆ritu de la ca铆da del Muro de Berl铆n en 1989, una serie de clubes de pa铆ses ricos, como el G7, el G8 y el G20, empezaron a sustituir a la ONU, y los clubes privados, como el Foro Econ贸mico Mundial de Davos, atrajeron a m谩s personalidades importantes que la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Estamos ahora en una tercera fase, cuyos s铆mbolos son muy variados: el nacionalismo, la xenofobia y la ilusi贸n de que la soberan铆a es m谩s importante que la cooperaci贸n. Brexit es un ejemplo notable. Pero Trump establece un nivel de legitimidad sin precedentes para lo que antes se consideraba una traici贸n al civismo y la democracia: explota y exacerba las divisiones raciales, culturales y de g茅nero de un pa铆s, y lo hace sin el menor respeto por las normas y tradiciones.

Est谩 acompa帽ado por un abigarrado surtido de tipos autocr谩ticos, populistas y narcisistas de una nueva generaci贸n pol铆tica: Jair Bolsonaro, Viktor Orban, Jaroslaw Kacynski, Vladimir Putin, Narendra Modi, Abdel Al-Sisi, Benjamin Netanyahu, Rodrigo Duterte, por citar s贸lo a los m谩s conocidos, mientras que otros, como Matteo Salvini, est谩n a punto de tomar el poder. El virus, en lugar de unir a los ciudadanos, los ha dividido a煤n m谩s. Llevar la cara cubierta es una declaraci贸n de izquierda, como preocuparse por el clima, que es una cuesti贸n de supervivencia.聽 Why India Inc. is so miffed with Narendra Modi

Los gastos militares est谩n en continuo aumento. En 2019 alcanzaron la cantidad sin precedentes de 1.917 mil millones de d贸lares -suficiente para resolver todos los problemas de alimentaci贸n, salud y educaci贸n en todo el mundo-. En tanto, la ONU sigue siendo la 煤nica organizaci贸n capaz de proporcionar al mundo propuestas de relevancia global. Su Agenda 2030 ofrece un plan para la soluci贸n de nuestros problemas m谩s significativos. Cuesta una fracci贸n de los gastos militares. El G20 ha hablado de labios para afuera de la Agenda 2030, pero nunca algo significativo. La nueva generaci贸n de pol铆ticos est谩 bajo el escrutinio general, y el panorama no es para nada positivo.

Yo dir铆a que lo representativo de nuestra crisis es que se est谩n publicando libros sobre un mundo de conspiraci贸n, como aquel del virus que est谩 siendo utilizado por Bill Gates para introducir nanopart铆culas que permitir谩n controlar todos los cuerpos humanos, o el mito del Club Bildberg, uno de los clubes privados de reuni贸n, como el lugar donde una peque帽a 茅lite toma las decisiones sobre c贸mo dirigir el mundo… las explosiones de las conspiraciones es una buena se帽al del declive de la democracia. Esto sucede cuando, como nunca antes, se ha vuelto claro que el sistema ha perdido su br煤jula, e incluso la tragedia clim谩tica y los pr贸ximos dos millones de muertos por Covid no tienen la capacidad de traer de vuelta la cooperaci贸n y el multilateralismo.

As铆 que Italia comienza ahora su presidencia del G20. Es una posici贸n sin peso significativo e Italia tiene la tarea de organizar una cumbre de Jefes de Estado, de la que nadie espera mucho. Si la derrota de Trump tiene alg煤n significado relevante, para noviembre la situaci贸n pol铆tica podr铆a haber mejorado, pero tendremos una Alemania sin Merkel, probablemente m谩s nacionalista, y el milagroso compromiso social de la Uni贸n Europea podr铆a frenarse. Italia tiene un gobierno muy fr谩gil y la dudosa distinci贸n de tener un Ministro de Asuntos Exteriores muy joven, cuya 煤nica experiencia laboral fue ser vendedor de bebidas en el estadio de f煤tbol de N谩poles.

Para la Cumbre de la Salud no pareciera como si inspirara respeto o autoridad. Esta ser谩 la primera prueba de Italia. En mayo, quedar谩 claro que sin la vacunaci贸n en el mundo, los pa铆ses ricos no estar谩n fuera de peligro. Deber铆a ser f谩cil reunir a los 20 pa铆ses m谩s importantes del mundo, incluyendo India y Sud谩frica, para acciones tan obvias. Pero en estos tiempos, en los que los intereses y el ego铆smo son la realidad, es leg铆timo alimentar muchas dudas. De todos modos, si 2021 no va a ser un a帽o de renovaci贸n y creaci贸n, estaremos en una pendiente irreversible… el tiempo se est谩 acabando.

Pero parece que ahora la soluci贸n de los problemas est谩 m谩s all谩 del l铆mite del sistema…

  • Periodista 铆talo-argentino, experto en comunicaci贸n, comentarista pol铆颅tico, activista por la justicia social y clim谩tica y defensor de la gobernanza mundial. En 1964, fund贸 la agencia de noticias IPS Inter Press Service, del cual fue Director General durante muchos a帽os. Hoy dirige Other News

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario