May 17 2005
226 lecturas

Economía

Judíos argentinos: nada de diplomacia con Palestina

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

Informó el sábado 14 de mayo de 2005 la periodista Natasha Niebieskikwiat en el diario Clarín de Buenos Aires: “Con un movimiento en todos los frentes apenas se supo que la Argentina planea abrir una sede diplomática en territorio palestino, la colectividad judía e israelí decidió manifestarle al Gobierno su ‘molestia’ y ‘preocupación’ por lo que consideran una ‘intromisión en el conflicto de Oriente Medio’ y una ‘decisión anticipada’ a los acontecimientos internacionales”.

Portavoces de la inquietud transmitida a Rafael Bielsa, ministro de RREE argentino, fueron los presidentes de la DAIA, Jorge Kirszenbaum, y del Congreso Judío Latinoamericano, Jack Terpins. Cabe señalar que el señor Terpins, además, es un referente de la Confederación israelita del Brasil y ex presidente de la Federación Israelita del estado de São Paulo.

El gobierno argentino tiene in mente la apertura de una delegación diplomática –y no una embajada–, al mismo nivel de otros países latinoamericanos, como Brasil, Chile y México.

¿SE ROMPE LA PAZ INTERÉTNICA?

Argentina fue desde los últimos años del siglo XIX y gran parte de XX uno de los destinos privilegiados de las migraciones judías –el otro fue Estados Unidos–. De hecho la comunidad formada por inmigrantes judíos y sus descendientes en este país es una de las mayores del mundo. También la Argentina fue punto de llegada para una parte de los contingentes sirios y palestinos obligados a dejar sus hogares.

De cualquier modo, la imagen que se tiene de las relaciones entre árabes y judíos argentinos –éstos últimos en gran número provenientes de Europa oriental y algunos incluso descendientes de las antiguas familias expulsadas por los reyes católicos de España– es de plena y, se encargan de repetirlo ambos grupos, amistosa convivencia.

La población argentina al entrar en el siglo XXI se conforma por el mestizaje entre diversos orígenes nacionales. A partir de los últimos años del siglo XIX y hasta bastante después de terminada la I Guerra Mundial, el país suramericano recibió, básicamente de Europa, un total de inmigrantes que superó su población propia.

Como ocurriera en Estados Unidos, en las primeras décadas del siglo XX la ciudad de Rosario –llamada entonces, y no por su parecido físico con aquella, la “Chicago argentina”– fue escenario de una verdadera guerra entre bandas de delincuentes al estilo de la mafia italiana y fuera de la ley judíos. Éstos últimos controlaban la trata de blancas.

foto
Se calcula que sólo hacia 1908/10 más de 30.000 mujeres se prostituían en la ciudad de Buenos Aires; por entonces la Argentina –debido a las migraciones– era un país prácticamente sin mujeres.

Curiosamente a sus víctimas –muchachas judías engañadas en su mayoría, que eran traídas de distintos países donde sus familias padecían persecución por cuestiones raciales y religiosas– debe la mujer argentina urbana su mayor capacidad de autodeterminación, comparada con la del resto de las latinoamericanas, lo que sorprendía a los viajeros hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX.

En efecto, las jóivenes –y no jóvenes– porteñas fumaban en lugares públicos, iban solas al teatro o al cine, a los restoranes, conducían automóviles, competían en el mercado laboral.

(Puede leerse Argentina: la mujer que desmanteló un imperio de burdeles, investigación de Juan Manuel Costoya, en esta misma revista –www.pieldeleopardo.com/modules.php?name=News&file=article&sid=280–).

Representantes de la comunidad árabe en la Argentina han comenzado a manifestar su desagrado por la acción de las organizaciones judías. Recuerdan que la ONU reitera, desde hace 52 años y en vano, las demandas de la comunidad internacional para que Israel se encuadre dentro de los marcos de la legalidad de las naciones. Israel es el único país que nunca presentó los límites de sus fronteras, tal como lo exige la ONU para integrar a un país como miembro de ese foro.

Ha trascendido, además, que representantes de las organizaciones judías se reunieron –almuerzo mediante– con el embajador de EEUU en la Argentina; uno de los asuntos sobre los que se inercambiaron ideas fue la “cumbre” América del Sur-Liga Árabe mantenida recientemente en Brasilia.

 

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario