Jun 5 2021
124 lecturas

CulturaPolítica

Juventud y arte en el paro nacional colombiano

Ayer estaba marchando por mi pa√≠s y hoy en un par de horas tendr√© el privilegio de estar en un show muy poderoso con algunas Reinas de la m√ļsica mundial y quise llevar un mensaje de tantos que escribo en mis letras a mi ropa‚Ķ No se rinde el que naci√≥ donde por todo hay que luchar.¬† Goyo (Gloria Mart√≠nez), de ChocQuibTown, en Ellas y su m√ļsica un evento de la Academia del Grammy Latino.

El paro nacional en Colombia que se desarrolla desde el pasado 28 de abril evidencia una vez más que la demanda de la anhelada paz  del hermano pueblo va más allá del falso discurso (a conveniencia y circunstancial) que enarbolan allí gobierno y clases dominantes.

Las demandas convocantes y las de actualidad demuestran que el rechazo a la propuesta de reforma fiscal y salud del gobierno de Iv√°n Duque es solo la punta del iceberg.

Ya son 40 días de protestas en los que millones de colombianas y colombianos han participado en marchas, bloqueos de carreteras, asambleas, conciertos, caminatas, actos ecuménicos, etc. y que ahora incorporan la demanda de renuncia del presidente Iván Duque y  su gabinete.

La sociedad colombiana expresa hartazgo de una violencia política  que sobrepasa siete décadas.

El costo económico del paro nacional se eleva por sobre los $4,8 millardos* y $6,1 millardos* de dólares.  ¡Y la huelga nacional sigue!

 Jóvenes, artistas y resistencia.

Y en esa resistencia llama la atención de la presencia significativa, casi protagónica, de jóvenes de todos los sectores sociales, y del empleo de las artes como instrumento de lucha.

Se puede entender la presencia de rostros jóvenes, y jóvenes artistas, trabajadores y trabajadoras, urbanos y rurales; indígenas, afrocolombianos, deportistas y profesionalesn calles, parques y carreteras.

El liderazgo político dominante en Colombia tiene una elevada deuda social con  las colombianas y colombianos nacidos  bajo un conflicto armado (con varios matices) y con más de seis décadas de confrontación.

Ya no son tan jóvenes los de la generación del Bogotazo (9 de abril 1948). Hoy marchan y protestan varias generaciones exigiendo su derecho a la paz, el fin de la violencia social en todas sus manifestaciones. El derecho a la vida digna.

El ímpetu juvenil en el paro nacional colombiano puede ser una alerta al movimiento progresista y revolucionario en la región  sobre el urgente replanteo de la visión del ser qué significa ser joven hoy: más allá del concepto demográfico, una trascendencia política, de Derechos, existencial.

¬ŅSe conforman nuestros j√≥venes¬† hoy con mayor cobertura educativa y empleo?

La juventud y su derecho a la paz.

El análisis del rostro joven como uno de los protagonistas del paro nacional colombiano pasa por el desafío de replantearnos el análisis de la relación juventud-política-poder-democracia-bienestar. Lamentablemente esos jóvenes no han tenido la oportunidad de vivir en un escenario fuera del conflicto social y armado. Tampoco sus madres y padres;  ni las madres y los padres de éstos.

¬ŅQu√© puede explicar esa contundente presencia juvenil?¬† Ese es un tema para la agenda diaria sobre los derechos de la juventud: el poder social, pol√≠tico y econ√≥mico, decisi√≥n, libertad, derechos culturales, la paz (que no es la ausencia de guerra).

Urge superar el enfoque tradicional de la asociación de ideas: juventud-problemas-educación-empleo-diversión-enajenación. Es este un enfoque reduccionista, que evidencia además, desconocimiento de una realidad social en permanente cambio.

Ahora

¬ŅExiste alguna relaci√≥n entre la presencia masiva de j√≥venes en el paro nacional con el confinamiento pos-pandemia Covid-19; con su hartazgo del conflicto armado y el no poder ser? ¬ŅDe la violencia integral impuesta al pueblo colombiano por la oligarqu√≠a dominante y sus jefes pol√≠ticos, incluso del poder de las mafias que lo han contaminado casi todo? ¬ŅDel desprecio a la vida en medio de un una guerra sostenida sistema de partidos pol√≠ticos y el imperialismo norteamericano que tiene instaladas all√≠ siete (7) bases militares?

Los pueblos del mundo presencian y escuchan el grito de millones de colombianas y colombianos exigiendo un pare a los asesinatos, secuestros, desapariciones, heridos, desplazados, violaciones sexuales, narcotráfico, militarización.

Colombia est√° en paro nacional contra esa realidad social que desprecia la vida y la dignidad humanas.

Repensemos si esos rostros j√≥venes tambi√©n son una alerta de millones de personas en la misma edad e incluso sin diferencia social que claman por su derecho al ocio, la diversi√≥n, disfrute de las ciudades y sus espacios p√ļblicos; de¬† los recursos naturales. ¬ŅEsa juventud solo exige la renuncia de Iv√°n Duque, o tambi√©n la derrota de su plataforma pol√≠tica social? Pese a que no lo planteen de tal manera. Quiz√°s su presencia¬† consciente o no, es el reclamo del derecho a una educaci√≥n human√≠stica y no solo para el mercado de trabajo.

 De artes y artistas.

La presente reflexi√≥n vale igual al invaluable aporte de artistas que han impregnado creatividad a los m√©todos de luchas de masas en este paro: con m√ļsica, canto, muralismo, fotograf√≠a, danzas, grafitis,¬† teatro, cine, etc. artistas y estudiantes de artes¬† resisten. Compromiso militante o ciudadano que rebasa la oposici√≥n a la reforma fiscal y¬† sanitaria.

 Todos mis ex estudiantes están en las protestas… No hay escenario para el arte aquí en Cali, no hay espacio. No hay galerías; de modo que los artistas están usando las protestas para visibilizarse, Carlos Quintero, profesor de bellas artes de la Universidad de Cauca, en Popayán.

Juventud, arte y artistas es otro tema pendiente en la agenda del movimiento democr√°tico y revolucionario¬† caribe√Īo y latinoamericano en los procesos pol√≠ticos democr√°ticos y de transformaci√≥n social.

No habrá cambio progresista ni Revolución triunfante sin un trabajo cultural (que es mucho más que las artes) sin las artes como estrategia de organización, educación y movilización de las masas y con las masas.

El protagonismo juvenil y art√≠stico, me parece,¬† son dos de las ense√Īanzas del paro nacional colombiano en curso.

*1 millardo = mil millones

*Feminista y dirigente de izquierda de Rep√ļblica Dominicana. Colaboradora del Centro Latinoamericano de An√°lisis Estrat√©gico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario