Dic 5 2019
237 lecturas

Literatura

Kintto Lucas: Personalidad múltiple

(…) Los manicomios son homenajes al pensamiento libre. El trastorno de identidad disociativa, que dicen los doctores que tengo, es una forma de libertad, de creatividad. El desorden de personalidad múltiple, que así también le llaman, no es una enfermedad mental, es solo la existencia de dos o más personalidades en una persona. Cada una con su propia mirada, con su forma de percibir y actuar con la gente, como dicen los doctores. La identidad disociativa no es otra cosa que sortear el laberinto construyendo puertas falsas, creando nuevas puertas, imaginando salidas en libertad.

“Ser real quiere decir no estar dentro de mí. Ser uno mismo es una cárcel. Ser yo es no ser”, dice Pessoa, y cuanta razón tiene. ¿Qué me van a hablar de personalidades múltiples a mí? ¿Qué me van a hablar de amor?Resultado de imagen para Personalidad múltiple

En todo caso, parece que la causa se debe a un trauma de alguna guerra o persecución en la infancia. La familia, la genética, también tienen que ver. No es un desorden mental, es una forma de delirio cultural, o provocado por los doctores. Los doctores siempre tienen culpa de algo. A veces, ante la duda de quién soy me viene depresión, a veces me da ansiedad, a veces me dan ganas de suicidarme. En algún momento el alcohol fue un refugio de alguno de mis yos, y todos se contagiaron. “Hay más yos que yo mismo”, dice Ricardo Reis.

Claro, a veces los yos se confunden y confunden los días, confunden los tiempos, porque cada cual vive en un momento y en un lugar. Entonces uno se confunde. También es complicado cuando no me doy cuenta de los cambios en mi comportamiento al cambiar la personalidad. La vida se torna un poco caótica para mí y sobre todo para los demás que no saben como tratarme. Es que las personas solo saben tratar lo que conocen, cuando aparece algo distinto se asustan. No saben que “Vivir es ser otro”, como grita Bernardo Soares.

Bueno, ahora sé que es muy probable que no sea una enfermedad. Algo es algo. También sé que los doctores pueden ser los que provocan la personalidad múltiple, eso lo leí en un libro pero ellos no me lo dicen y yo me hago el loco para que no se vayan a enojar. Pero solo saber que ellos puede ser los culpables, ya me deja contento. Tal vez algún día se les ocurra leer a Alvaro de Campos y aprendan que “Vivir es desencontrarse consigo mismo”. Tal vez ahí sepan que curar al otro es comprenderlo.

Mi forma de actuar, cambiaImagen relacionada de una personalidad a otra. El cambio puede ser brusco, entonces se aparece de un momento a otro la nueva personalidad y toma el control sobre todos los otros yos. También puede darse un cambio paulatino, lento, y es como entrar en una especie de trance, de sueño, en el que uno se va separando de la mente y del cuerpo. Generalmente viene como una amnesia que hace olvidar lo anterior, cada yo tiene su propia memoria y solo se acuerda de su realidad anterior, no de la realidad de los otros. Cada Yo tiene su propia memoria. Eso exige mucha creatividad. A veces pueden aparecer como fogonazos de memoria o se puede recordar los hechos como ocurridos a otra persona.

La verdad, la verdad es que todo depende de cómo logran convivir, coexistir, conocerse y comunicarse las personalidades entre sí. Aunque, casi siempre, cada personalidad se olvida de las otras. Pero finalmente, todo es un problema de convivencia. Pessoa sabía de eso como nadie. Sus poetas eran sus personalidades, y les costaba mucho convivir entre ellos. También hay gente que se esconde detrás de sus yos. Se inventan personalidades para realizar algo que tienen miedo o no pueden por vergüenza al juico social, cultural, a la religión. Desde hace miles de años, la religión ha sido una de las peores causas de personalidad múltiple, dicen por acá. El tratamiento es largo, dicen los doctores, doloroso.

Se pueden tener muchas crisis emocionales debido a contradicciones entre las personalidades y desesperación por los recuerdos. Pueden necesitarse muchos períodos de hospitalización para trabajar sobre los recuerdos dolorosos, dicen los doctores, y utilizan la hipnosis para que aparezcan las personalidades y se hablen entre ellas, se entiendan. Resultado de imagen para manicomio

Dicen que la hipnosis también reduce el dolor de los recuerdos traumáticos. Ni me he dado cuenta de eso, pero ahora entiendo los largos periodos de sueño que tengo. Dicen también que no siempre se consigue la convivencia entre las personalidades. Es que la convivencia siempre es difícil, en la pareja, en la familia y, mucho más, entre personas que viven en la misma persona.

Lo bueno, me dicen, es que las visitas a los doctores se van acortando, pero es raro que se terminen porque nunca se produce una cura total. Acá si que me vuelven a confundir. Por un lado me dicen que no es enfermedad y por otro que nunca se logra la cura total. Además me dicen que puede haber una mejora en la vida con el tratamiento, pero el tiempo para alcanzar esa mejora es indefinido.

Eso me cuentan ahora los doctores con sus palabras difíciles, y me dejan pensando. ¿De qué tendré que mejorar? ¿Quién me asegura que esa mejora en la vida, será realmente una mejora? ¿Por qué tener una sola personalidad es una mejora en la vida? No sé, en realidad todas las personas tienen más de una personalidad, pero no lo asumen libremente como yo, porque la mayoría de las personas son falsas. Bueno, en este mundo todo es falso, todo es doble.

Los doctores son contradictorios siempre. Son confusos, su lema es confunde y vencerás. Por eso también tienen tan mala letra y escriben tan mal. Es para confundir. Pero bueno, en todo caso, quiere decir que en realidad no estoy loco, estoy disociado que no es lo mismo. Creo que los doctores, dentro de su cordura acumulada, están más locos que yo. Lo bueno es que ahora podré salir unos días de acá. Cuántos días por semana no sé. Depende de la convivencia entre mis personalidades. Depende que Pessoa no las siga confundiendo. “Ser real quiere decir no estar dentro de mí. Ser uno mismo es una cárcel. Ser yo es no ser”, dice Pessoa y las confunde, y me confunde también a mí. Sobre todo, depende del tiempo en el reloj de arena y de la voluntad de los doctores… Pero lo bueno, lo bueno es que podré salir, aunque el cerebro siga siendo un problema. Total, ser yo es ser muchos, ser un lugar es ser todos. (…)

Kintto Lucas

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario