Si las palabras tienen sentido y significado en pol铆tica, y vaya que las tienen (!), la oposici贸n apost贸 por derrocar al presidente Nicol谩s Maduro el mi茅rcoles 26 de octubre movilizando a sus seguidores en las calles. Y no cabe la menor duda que tienen una gran capacidad movilizadora, como lo han demostrado en numerosas oportunidades. Ese d铆a, la consigna para las movilizaciones fue 鈥淟a Toma de Venezuela鈥 y varios de sus principales dirigentes incluso planteaban la posibilidad de ir hacia el Palacio de Miraflores, la casa del gobierno.

鈥淟a toma de Venezuela鈥 no puede ser interpretada metaf贸ricamente teniendo en cuenta que, por ejemplo, el s谩bado 22 el portal D贸lar Today 鈥揾echo por venezolanos en Miami- titul贸 鈥溌nsurrecci贸n Nacional! Leopoldo L贸pez: Unidos tomaremos Caracas鈥, citando a unos de los principales referentes de la oposici贸n.

El domingo 23, la Asamblea Nacional, controlada por la oposici贸n, aprob贸 una resoluci贸n en la que declar贸 鈥渓a ruptura del orden constitucional y la existencia de un golpe de estado cometido por el r茅gimen de Nicol谩s Maduro鈥, sin nombrar a Maduro siquiera como Presidente de la Rep煤blica.ven-marcha-oposicion-261016

El mismo d铆a, Henrique Capriles dijo que no descartaban ir a Miraflores, mientras que el diputado Freddy Guevara fue m谩s expl铆cito al decir que 鈥渟i tenemos que rodear Miraflores los d铆as que hagan falta hasta que Maduro salga del poder lo vamos a hacer鈥.

Plantear como consigna 鈥渓a toma de Venezuela鈥 y 鈥渞odear Miraflores鈥 no deja dudas respecto de las intenciones de la oposici贸n: derrocar al gobierno. Las movilizaciones no fueron solamente una nueva demostraci贸n de fuerza, tambi茅n ten铆an como objetivo 鈥渕edir鈥 hasta d贸nde pod铆an llegar y, si pod铆an, 鈥渢omar Venezuela鈥. El mismo Guevara, el mi茅rcoles 26, dijo: 鈥淪贸lo nos falta declarar la falta absoluta del presidente en la AN (鈥) No s贸lo se trata de salir del gobierno, sino de hacerlo bien: para hacerlo tenemos que lograr pasar la 煤ltima etapa鈥.

Pero el gobierno de Nicol谩s Maduro no cay贸 el 26 de octubre y la oposici贸n tuvo que reconocer 鈥搒in decirlo- que hab铆a fracasado. 鈥淣o vamos hoy 鈥揹ijo Capriles- porque tambi茅n tenemos que darle la oportunidad a toda Venezuela de participar鈥, reconociendo impl铆citamente el fracaso de 鈥渓a toma de Venezuela鈥 pero amenazando con ir a Miraflores el pr贸ximo 3 de noviembre.

No asombra que numerosos dirigentes opositores piensen que haya que destituir al presidente Nicol谩s Maduro por cualquier v铆a ya que consideran que existe una dictadura en Venezuela. Algunos, incluso, piensan que hay una dictadura desde que Ch谩vez asumi贸 el poder en 1999. Basta con leer los numerosos art铆culos que se publican en el diario El Nacional para comprobarlo. Adem谩s, hay que recordar que varios de los principales dirigentes de la oposici贸n fueron activos part铆cipes del fallido golpe de Estado contra Hugo Ch谩vez en abril 2002.

Ramos Allup

Ramos Allup

Por esta raz贸n, tampoco es necesario entrar en los detalles de las pujas legales entre la Asamblea Nacional y el gobierno para comprender la pelea de poderes que se est谩 desarrollando desde que la oposici贸n lograra la mayor铆a en la Asamblea en las elecciones de diciembre del a帽o pasado. El d铆a que Ramos Allup jur贸 como nuevo presidente de la Asamblea Nacional en su discurso de apertura de sesiones se帽al贸 鈥渓a b煤squeda, por parte de nosotros, dentro del lapso de seis meses a partir de hoy, de una salida constitucional, democr谩tica, pac铆fica y electoral para la cesaci贸n de este gobierno鈥.

Esto quiere decir que la oposici贸n no oculta sus intenciones de destituir al presidente Maduro desde la Asamblea y en las calles. Sin embargo, el gobierno de Maduro no permitir谩 un escenario similar al de Honduras, Paraguay o Brasil, donde los parlamentos, en manos opositoras, destituyeron a Manuel Zelaya, Fernando Lugo y Dilma Rousseff sin que hubiera resistencia popular. A diferencia de los tres casos mencionados, en Venezuela el Parlamento no es m谩s poderoso que el Poder Ejecutivo, que es fuerte y cohesionado con la suficiente capacidad de ignorar las decisiones del Parlamento, y cuenta con el apoyo de las Fuerzas Armadas que juegan un papel muy importante en la pol铆tica venezolana.

Pero, por sobre todas las cosas, cuenta con masas movilizadas dispuestas a defender al chavismo como representante de los intereses de las mayor铆as marginadas durante d茅cadas hasta sus 煤ltimas consecuencias. La oposici贸n tambi茅n lo sabe.

Y el camino a Miraflores est谩 plagado de obst谩culos, algunos de ellos gigantes y muy poderosos.

*periodista y analista argentino, director de nodal.am|