Abr 13 2012
1189 lecturas

Política

La caída del “chanta” fascista Umberto Bossi

Cinco meses después de la salida de Silvio Berlusconi, otro de los viejos referentes de la derecha italiana, Umberto Bossi, jefe de la Liga Norte, el más poderoso partido xenofóbico europeo, debe abandonar los primeros planos de la escena hundido por un caso de corrupción personal y familiar, con escandalosas conexiones con la mafia calabresa.

Bossi dimitió de su cargo de secretario general para asumir la presidencia simbólica del movimiento que lideró en los últimos treinta años. Sobre este veterano líder, de 70 años y muy enfermo, se acumulan evidencias que lo colocan en el centro de un vasto sistema de corrupción para utilizar en su propio beneficio, de su familia y de sus colaboradores más cercanos, el llamado “cerco mágico”, es decir fondos públicos y dinero negro proveniente de coimas. Bossi y los suyos habrían mantenido además negocios con la mafia calabresa, e invertido millones de euros en oro, diamantes y en fondos de estados insólitos como Tanzania y Chipre.

Se trata de un escándalo de primera magnitud que afecta de lleno a la fuerza xenofóbica más importante de Europa junto al Front National francés, que a diferencia del partido italiano jamás gobernó. Después de haber sido su más firme aliado, la Liga Norte se había apartado de Berlusconi, y a la caída de éste, en noviembre, se constituyó en una de las fuerzas de oposición al gobierno presidido por el tecnócrata Mario Monti (apoyado por el propio Berlusconi y por la oposición de centro y centroizquierda).

El más probable sucesor de Bossi al frente del movimiento es Roberto Maroni, un ex ministro del Interior que con su decisión de expulsar hacia Libia a unos 200 refugiados interceptados en sus barcazas en pleno mar “logró” que Italia fuera condenada, a fines de febrero pasado, por la Corte Europea de Derechos Humanos por crímenes de lesa humanidad. Maroni deberá enfrentar la crisis de un movimiento que justamente tenía en la denuncia de la corrupción de la dirigencia política, además de en el racismo, uno de sus puntos principales de cohesión.

El escándalo que involucró a Bossi puso al desnudo otra esclerosis del sistema político italiano. En 1993 los electores habían decidido en un referéndum terminar con el financiamiento público de los partidos, “obligándolos” a inventar un sistema depredador por el cual las organizaciones políticas terminaron “reembolsándose” gastos en función de cálculos absolutamente desmedidos (cinco veces superiores a sus gastos reales). En los últimos 18 años los partidos italianos, sin excepción, se autoasignaron de esa manera el equivalente a unos 2.300 millones de euros actuales sin ningún justificativo. En febrero un escándalo análogo –aunque con consecuencias menores– había golpeado la componente católica del Partido Democrático, que reúne en su seno a vastos sectores de lo que fueran la Democracia Cristiana y el Partido Comunista, las dos formaciones que marcaron la historia política italiana del siglo xx.

Quién es Umberto Bossi

Bossi es lo que se podría llamar sin problema alguno un chanta. Nacido en 1941 en el extremo norte del país, cerca de la frontera con Suiza, durante la mitad de su vida mintió sobre diplomas jamás logrados y profesiones inventadas. Se presentaba como médico, químico, dentista, profesor de matemáticas. En 1975 hasta dijo ser comunista.

Su ocasión para brillar en la vida política llegó en los ochenta. Con la crisis de los partidos de la llamada primera república inventó la Liga Lombarda, luego convertida en Liga Norte. Las ideas de autonomía y federalismo fueron la cara presentable de un movimiento de extrema derecha xenofóbica que encontró su caldo de cultivo en las regiones más ricas del país. Los primeros blancos del movimiento fueron el gobierno central ( “Roma ladrona”) y los inmigrantes internos llegados al norte desde el sur pobre del país. Luego, en la medida que Italia rápidamente se transformó en un destino para millones de migrantes del sur del mundo y del antiguo este europeo, Bossi convirtió el odio racista y xenófobo en plataforma para obtener millones de votos.

En 1994 se alió con Berlusconi. Inventó tradiciones, una “raza” inexistente, hizo del río Po un dios céltico, proclamó la independencia de una nación trucha, la Padania. Supo también ofrecer enemigos a una clase obrera desconcertada por la desaparición de la izquierda clasista, luchó indefectiblemente contra la cultura, la escuela, las universidades y contra cualquier forma de integración de los migrantes y siempre alimentó la idea de que éstos constituían un problema de orden público. Con Roberto Maroni, delfín de Bossi, ocupando la cartera de Interior, el Mediterráneo se transformó en un muro y un cementerio donde están sepultadas 17 mil personas nn. Bossi peleó con Berlusconi, pero pronto volvió a aliarse con él para gobernar el país durante casi una década (entre 2001 y 2011, con el breve paréntesis de la gestión de Romano Prodi entre 2006 y 2008). En 2004 padeció un accidente cardiovascular grave, pero se aferró al poder. Mientras tanto la Liga se convertía en el más partidocrático de los partidos italianos. Sus hombres se introdujeron en cualquier institución, en fundaciones, bancos, consejos de administración, hospitales, medios de comunicación, cobrando excelentes sueldos públicos.

Bossi impuso a su hijo Renzo, de poco más de 20 años, pésimo currículo escolar y bautizado por su propio padre como “el Trucha”, como concejal en la región Lombardía, con un sueldo de 12 mil euros mensuales. Renzo, usado ahora por Umberto como chivo expiatorio, había crecido considerando a las arcas del partido como su cajero automático personal. A su esposa, Bossi le habría comprado varios apartamentos valiéndose de su tesorero de confianza, otro hombre que había mentido sobre sus títulos escolares llegando a ser viceministro. La lista de las malversaciones todavía no se conoce por completo e involucra a la mayoría de los dirigentes de un partido que podría caer desde el 10 por ciento que hoy “pesa” en el electorado de la península (en el noroeste está entre 30 y 40) hasta muy abajo.

*Periodista y docente universitario italiano.

Addendo

Corruptos con grandes inversiones

En una escucha telefónica, un empresario y un consultor comentan la compra de casas a nombre de la mujer del líder de la Liga Norte, Umberto Bossi. También aparecen relaciones con la mafia calabresa.| ELENA LLORENTE*

Algunos millones de euros que manejaba el ex tesorero de la Liga Norte, ahora bajo investigación judicial por corrupción, Francesco Belsito, al parecer tenían que terminar en Argentina. Así lo indicaron algunas escuchas telefónicas realizadas por la dirección antimafia de Reggio Calabria (sur de Italia) que ha tenido a cargo parte de las investigaciones sobre este partido, aliado de Silvio Berlusconi, caído en desgracia hace pocos días cuando salieron a la luz varios asuntos oscuros, incluso una presunta relación con la mafia calabresa, la ‘ndrangheta. Ellos, que siempre se presentaron como los “honestos” de Italia, están cayendo a pique en la apreciación de los electores.

En la interceptación de una conversación telefónica entre el empresario Stefano Bonet y el consultor financiero Paolo Scala, ambos en óptimas relaciones con Belsito, comentan la compra de casas a nombre de la mujer del líder del partido, Umberto Bossi, y el destino final (Argentina) de un cierto dinero llevado al exterior. Pero hasta ahora no hay muchos más detalles y da la impresión de que ese dinero, que en la escucha telefónica se atribuye indirectamente a una supuesta inversión en relación con la empresa genovesa Malacalza (metalurgia, pero también accionista de Ansaldo Energía y de Pirelli, además de tener buenas relaciones con altos prelados del Vaticano), nunca llegó a buen puerto.

El “caso Argentina” no es más que una de las múltiples piezas de este rompecabezas que está carcomiendo a la Liga Norte, aunque algunos de sus dirigentes, como el ex ministro del Interior Roberto Maroni, hagan de todo por salvarla. Se habla también de dinero invertido en diamantes en Tanzania, de otros capitales derivados a Chipre y de compra de dólares australianos, coronas noruegas y oro.

Umberto Bossi, que se vio obligado a renunciar a la secretaría del partido la semana pasada porque su familia estaba implicada, en lágrimas pidió perdón el otro día a sus compañeros de partido, muchos de los cuales siguen creyendo que todo fue hecho a sus espaldas. Se trata de inversiones realizadas en parte con el dinero que el Estado entrega a los partidos políticos como reembolso por los gastos electorales y en parte también, según algunas fuentes, a dinero de dudoso o desconocido origen. Y en esto se sospecha la mano de la ‘Ndrangheta.

De todas maneras, cada día salen a relucir nuevas cosas. No sólo el hijo de Bossi, Renzo, fue obligado a renunciar a su cargo de consejero municipal porque, entre otras cosas, con la tarjeta de Cajero Automático de la Liga hacía sacar dinero al chofer de su auto como si el dinero fuera suyo (además de hacerse pagar un superauto y otros gastos que no correspondían), sino que la mujer de Bossi, Manuela Marroni, resulta propietaria de once inmuebles. Otro personaje de la historia es la senadora Rosy Mauro, una de las vicepresidentas del Senado, acusada de hacerse pagar, entre otras cosas, por un título universitario que nunca obtuvo. Pero ella rehúsa renunciar porque dice que es inocente. El Consejo Federal de la Liga Norte, reunido el jueves por la tarde, decidió expulsarla del partido, lo mismo que a Belsito, mientras no tomó ninguna medida similar respecto de Renzo Bossi.

Es difícil creer, dice la oposición, que Bossi no supiera nada de estas operaciones. Según Belsito, él y el ex ministro de Economía de Berlusconi Giulio Tremonti –un fiel seguidor de Bossi– dieron su OK a las inversiones en el exterior, luego de que Tremonti dijera que el euro estaba a punto de caerse y por eso era mejor “diversificar”.

Para salvar la situación, Roberto Maroni y otros dirigentes de la Liga Norte se presentaron el miércoles ante la Justicia de Milán para hablar con los tres jueces que se ocupan del caso y les ofrecieron total colaboración, prometiendo entregarles toda la documentación necesaria.

Pero hay quienes se preguntan, como el diputado de Italia de los Valores Francesco Barbato, de la Comisión Finanzas de la Cámara, cómo es posible que quien era el ministro del Interior no se dio cuenta de que el tesorero Belsito tenía relaciones con la ‘Ndrangheta. ¿Por qué Maroni agarra la escoba sólo ahora y va a la Justicia y no lo hizo cuando en el ministerio tenía a disposición un observatorio único para poder sacar a la luz todas estas cosas?

Dado que se trata del segundo escándalo de corrupción de un partido italiano en poco más de un mes, el Parlamento ha decidido que de ahora en más los partidos tendrán obligación de publicar sus balances en Internet.

*Periodista de Página 12, Argentina

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

2 Comentários - Añadir comentario

Comentarios

  1. Stellina Martins Palma
    18 abril 2012 20:50

    ¿Cómo es posible que los fanaticos seguidores de este chanta crean que el no sabia nada? Su hijito y mujer gastando a manos llenas el dinero de los contribuyentes. Y pensar que en Italia la cantidad de suicidios ha aumentado por la dificil crisis que atraviesa, que segun decia Berlusconi la estaba superando mejor que otros paises de Europa. En fin, el fanatismo a la gente le impide pensar.

  2. Horacio
    17 mayo 2012 16:36

    Bueno, todo esto, muy lindo, pero habrá que probarlo.
    El hecho de que te acusen, no quiere decir que seas culpable.
    Muchas veces es un forma de desacreditar a alguien. Lo tienen años yendo al juzgado, al final es declarado inocente, y eso no sale ni en letra minúscula.
    Y quiero dar algún ejemplo:
    1.- aquel presidente brasileño, Fernando Collor de Mello. Elegido democráticamente, fue depuesto por una votación parlamentaria promovida por un hasta ese momento, desconocido diputado. La acusación era la misma: se había quedado para su uso personal con parte del dinero recolectado para su campaña política.
    El presidente depuesto, fué luego inhabilitado para actuar en polítca.
    A los años, fue declarado inocente por la justicia brasileña.
    El promotor de la acusación, resultó preso por asesinato. Resulta que su señora esposa desapareció, y al final la encontraron enterrada en el jardín de su casa.
    Tambièn asesinaron al asesor financiero de Collor de Mello, lo hicieron aparecer “suicidado” junto con una prostituta (porqué se suicidaría ella, no) en un hotel de mala muerte.
    El verdadero motivo de la deposición de Collor, fué que se había opuesto a los EStados Unidos.
    2.- El presidente de Argentina, Carlos Saúl Menem. Lo acusaron de cualquier cosa, incluso de vender armas de guerra a países en conflicto. Menem, jefe de un partido político antiguo y poderoso, no cayó como le pasó a Collor de Mello, que era nítidamente un outsider con gran respaldo electoral, pero sin aparato.
    A los años, Menem fue declarado inocente. Es hoy senador de su país.
    3.- Otro ejemplo argentino: la ex-presidenta Isabel Perón, viuda de Domingo Perón.
    Fué depuesta por un golpe militar.
    La acusaron de supuestos desfalcos, la mantuvieron presa 8 años, le confiscaron desde su vida a sus bienes.
    Al final la tuvieron que declarar inocente de absolutamente todo, y no sé si le devolvieron los bienes de su esposo.

    Son algunos ejemplo de cómo persigue la prensa a los “políticamente incorrectos”.
    Y algunos vejigas, entran como unos caballos en esto de difamar a la gente. Hay cosas injustas, que merecen el odio.