Feb 4 2015
1692 lecturas

CulturaSociedad

La caricatura en peligro

… Un d√≠a todos √©ramos Charlie. Al siguiente‚Ķ¬† ‚ÄúJe ne suis pas Charlie‚Ä̂Ķ ¬ŅQu√© paso aqu√≠?¬† ¬ŅSer√° que la libre expresi√≥n¬† a secas asusta? ¬ŅY que¬† para¬† manejarla necesitamos agregarle alg√ļn tipo de calificativo?
La libre expresi√≥n,¬† igual que en el 2006 con la publicaci√≥n del ‚Äúcartoon‚ÄĚ holand√©s,¬† nuevamente se encuentra en conflicto mortal con la religi√≥n. La saga de las caricaturas de Mahoma todav√≠a hierve peligrosamente.¬† Cuando el peri√≥dico holand√©s publico¬† el eslogan ‚ÄúLa libertad de expresi√≥n es holandesa.¬† La censura, no ‚Äú,¬† fue inmediatamente¬† condenado¬† por¬† la organizaci√≥n musulmana holandesa. En respuesta el editor del peri√≥dico¬† expreso que algunos musulmanes rechazan la sociedad secular moderna y que ellos demandan una posici√≥n¬† y consideraci√≥n especial para¬† sus sentimientos religiosos,¬† que es incompatible¬† con la libre expresi√≥n y la democracia secular¬† en la que uno tiene que estar dispuesto a soportar el desd√©n,¬† la burla¬† y el rid√≠culo.
La caricatura en el mundo moderno ha servido el papel del buf√≥n de las cortes de la edad media. Con la diferencia que ninguno de ellos, que sepamos, fue amenazado o ahorcado¬† por sus burlas.¬†¬† Por mas de tres siglos la caricatura¬†¬†¬† ha venido desafiando¬† la¬† autoridad religiosa y pol√≠tica¬† junto con ser tambi√©n¬† el veh√≠culo¬† de prejuicios raciales, religiosos y clasistas.¬† En el siglo XIX¬† la revista Punch¬† representaba a los irlandeses con rasgos simiescos, pura mand√≠bula, no cerebro.¬† El New Yorker, antes del movimiento c√≠vico, pintaba¬† a la¬† poblaci√≥n negra en t√©rminos despectivos con impunidad total. Joel Kotek,¬† de la Universidad de Bruselas, encontr√≥ en el Internet que la prensa √°rabe, durante un periodo de dos a√Īos y medio,¬† publico 2000 caricaturas anti jud√≠as.¬† La prensa israelita, por su parte,¬† caricaturizaba a Arafat como cerdo.¬† Y Charlie Hebdo, en nuestros d√≠as, seg√ļn se dice, es anti isl√°mico, anti palestina, anti Rusia, anti Cuba, anti Ir√°n,¬† etc., etc.¬† ¬ŅPodemos¬† darnos¬† el lujo de seguir tolerando¬† la burla a la autoridad y el estereotipo y la ofensa a los grupos discriminados?censura-mafalda2
El presidente de Francia, en la concentraci√≥n de Paris, declaro¬† que el ataque al peri√≥dico fue una declaraci√≥n¬† de guerra en contra de los valores de la Republica. El¬† atentado¬† fue un acto¬† en contra de los periodistas que quer√≠an mostrar que en Francia es posible expresar las propias ideas¬† y ejercitar este derecho garantizado y protegido por la Republica‚Ķ¬† Al d√≠a siguiente, El¬† 8 de Enero, el comediante franc√©s Dieudonne fue acusado de antisemitismo. De acuerdo al ministro Valls¬† ‚Äúno podemos tolerar el odio a los otros, el racismo,¬† el anti semitismo o negadores del holocausto. Esto no es Francia‚Ķ‚ÄĚ
‚ÄúJe ne suis pas Charlie‚Ä̬† es la respuesta, no de los islamitas, sino de los liberales¬† y¬† lo que queda¬† de la izquierda mundial. En esta narrativa Charlie Hebdo transgrede la correcci√≥n pol√≠tica, contradice la pol√≠tica de la identidad, no respeta¬† lo sagrado, y se burla de las identidades pol√≠ticas, culturales y religiosas. En el hecho juega un papel racista y discriminatorio.¬† La marginalidad econ√≥mica y social¬† de los hermanos Koauchi es representativa de la mayor√≠a de los ciudadanos musulmanes¬† con descendencia algeriana en Francia y el mayor factor de radicalizaci√≥n frente a la precariedad de sus vidas. Esta exclusi√≥n social y econ√≥mica¬† a que los somete el poder del r√©gimen neoliberal¬† franc√©s y la guerra, el crimen¬† y la destrucci√≥n¬† imperialista desatada en contra de los pa√≠ses √°rabes¬† es la causa obvia¬† de eventos¬† de violencia como los del asesinato de los periodistas de Charlie Hebdo.
fr charlie hebdo1Todo esto dif√≠cilmente alguien podr√≠a negar. Pero, la cosa¬† es esta‚Ķ ¬ŅSeria posible¬† agregar un tercer elemento a esta narrativa? ¬ŅEs el colonialismo occidental el culpable¬† de todos los males de los pa√≠ses musulmanes y de sus inmigrantes en Europa? ¬ŅEl pobre musulm√°n oprimido debe ser salvado a trav√©s de su exposici√≥n¬† a la civilizaci√≥n superior del Oeste?¬† Los hermanos Koauchi¬† y los h√©roes y villanos de esta saga colonial¬† est√°n metidos en una trampa.¬† Trampa, porque el √ļnico modelo en existencia¬† es el del ‚ÄúOeste¬† y el Resto‚ÄĚ. El Resto, por supuesto, son los musulmanes. Y estos solo pueden ser salvados,¬† entendidos o acomodados por el Occidente que es el punto de referencia para todo lo bueno o malo que hay en este mundo‚Ķ Dada esta situaci√≥n,¬† el excluido, las minor√≠as sin lugar,¬† realmente no pueden hablar porque los par√°metros del discurso en el que las individualidades son formadas y comprendidas¬† est√°n ya dados. Sean los hermanos Koauchi¬† o el que logra llegar a la Universidad mirara su¬† alteridad a trav√©s de la definici√≥n del discurso dominante, como dice la autora pos colonial Fawzia Afzal-Khan. El discriminado cae en la trampa de su propia alteridad¬† definida por el poder hegem√≥nico europeo.

Solo pueden verse¬† en t√©rminos binarios‚Ķ ellos y nosotros, blanco y negro, Islamismo y Occidente,¬† victima y opresor, etc.¬† que es el mismo marco¬† que la variedad de izquierdistas, por un lado,¬† y ultra conservadores¬† a la¬†¬† Marine le Pen, por otro,¬†¬† despliegan, aunque sea en distinta direcci√≥n‚Ķ ¬Ņd√≥nde yace¬† la alternativa?…¬†¬† En la lucha por la vida, en lugar de la muerte.¬† Elegir¬† la vida¬† es tomar finalmente responsabilidad por las propias acciones,¬† en lugar de la miserable¬† gloria de la destrucci√≥n‚Ķ En alejarse de la simplificaci√≥n binaria y darle la bienvenida a la multiplicidad de visiones¬†¬† permitiendo que diferentes miradas se conecten unas con otras para latir y fortalecerse juntas.
Zizek, el √ļnico intelectual que hoy d√≠a todav√≠a se atreve a mencionar a Lenin, comentando los sucesos de Paris dice que no debemos caer en el juego de la izquierda de hacernos sentir islamofobicos¬† o intolerantes por el mero hecho de criticar al Islam o cualquier otra religi√≥n. Salmon Rushdie fue acusado por provocar a los musulmanes y parcialmente responsable¬† por el ‚Äúfatwa‚ÄĚ.¬† Hoy escuchamos la misma insinuaci√≥n dirigida a los periodistas asesinados.¬† El ataque a Charlie Hebdo no es solo un accidente de horror, sino algo que sigue¬† una agenda religiosa¬† y pol√≠tica que es parte de un plan¬† mucho mayor.
Lo que necesitamos, dice,¬† es¬† rechazar el mito que transforma¬†¬† la demonizaci√≥n¬† terroristas¬† en el hero√≠smo¬† del suicida fan√°tico,¬† que va mas o menos as√≠.¬† El Occidente ha llegado al¬† Ultimo Hombre del que hablaba Nietzsche.¬† Apat√©tico, sin pasi√≥n ni compromisos, incapaz de so√Īar o arriesgarse por nada, solamente preocupado por la seguridad y fr islamitascomodidad personal, con un poco de tolerancia por aqu√≠ y por all√°.¬† ‚ÄúSi tengo a la mano mi tel√©fono m√≥vil, todo esta bien‚ÄĚ.¬† El abismo entre el primer mundo y¬† la reacci√≥n fundamentalista corre a lo largo de¬† una vida dedicada a la satisfacci√≥n material y cultural y una vida puesta al servicio de una Causa trascendente.¬† Est√ļpidos placeres por un lado y¬† el compromiso de la lucha¬† que lleva a la auto destrucci√≥n, por otro. Nihilismo pasivo y nihilismo activo‚Ķ ¬ŅCierto?
No, realmente. Los fundamentalistas no calzan exactamente con esta descripci√≥n. De partida,¬† no son aut√©nticamente fundamentalistas. Los que realmente lo son, por ejemplo los Menonitas o los Amish, carecen, por lo que podemos ver, de resentimiento y envidia y son profundamente indiferentes hacia los no creyentes. Si los llamados fundamentalistas¬† creyeran realmente¬†¬† que han encontrado la Verdad‚Ķ ¬Ņpor qu√©, entonces, se sienten tan ofendidos por la expresi√≥n de los otros? ¬ŅCuan fr√°gil es la creencia de un musulm√°n que se siente amenazado por una caricatura idiota?
Seg√ļn Walter Benjam√≠n, el miembro mas visionario de la escuela de Frankfurt, el fascismo surge cada vez que la revoluci√≥n¬† fracasa.¬† El fascismo es el fracaso de la izquierda y prueba de que hubo un potencial revolucionario que la izquierda fue incapaz de movilizar ¬ŅNo¬† calza esto exactamente con el islamo- fascismo? No es¬† extra√Īo, dice Zizek, que el surgimiento del islamismo radical sea correlativo con la desaparici√≥n de la izquierda secular¬† en los pa√≠ses isl√°micos.
islam stop¬ŅQu√© pasa, entonces, con el legado Iluminista de Libertad, Igualdad , Fraternidad y todo lo dem√°s? Lo que vemos, es que el liberalismo imperante no es suficientemente fuerte¬† para salvarlo del ataque continuo que viene de la variedad de fundamentalismos en existencia. La ‚Äúcorrecci√≥n pol√≠tica‚ÄĚ, el respeto universal¬† a cualquier¬† superstici√≥n, prejuicio o¬† ignorancia es lo que lo expone a la reacci√≥n del primitivismo religioso que tanto sufrimiento causa.¬† El liberalismo, dice Zizek,¬† dejado a si mismo,¬† lentamente se auto socaba.¬† Lo √ļnico que puede salvar¬† sus valores claves es la renovaci√≥n de la izquierda.¬† Para que el legado democr√°tico de la revoluci√≥n modernista sobreviva, del que la libre expresi√≥n es parte, necesitamos la ayuda de la izquierda radical.
Para los liberales¬† la libre expresi√≥n es de¬† una importancia suprema en cualquier sociedad que se precie de ser libre y¬† justa. El gobierno nunca deber√≠a regular su contenido.¬† El principio de libertad, dice John Stuart Mill,¬† pertenece a la relaci√≥n del individuo con el Estado y tambi√©n del individuo con la llamada ‚Äúcoerci√≥n moral de la opini√≥n publica‚ÄĚ. Es decir, el principio de libertad protege¬† la expresi√≥n del individuo de la coerci√≥n del Estado y de la opini√≥n publica mayoritaria.
En el papel. Nadie cree realmente¬† en una libre expresi√≥n sin coerci√≥n ni limites. Siempre hay l√≠neas,¬† fronteras, zonas sagradas, se dice,¬† que en nombre de la ley y el orden no se deben cruzar.¬† Un profesor de Oxford, Brian Klug,¬† ofrece el siguiente experimento mental. Imaginen, dice, si un hombre se hubiera unido a la marcha de Paris del 11 de Enero llevando¬† un letrero que digiera ‚ÄĚJe suis¬† Cherif‚ÄĚ, uno de los hermanos que ataco el peri√≥dico. Supongamos que en el mismo cartel hay una caricatura burl√°ndose de la muerte de los periodistas ‚Ķ ‚Äú ¬ŅComo la¬† muchedumbre habr√≠a reaccionado? ¬ŅLo ver√≠an como un gesto en defensa de la libertad de expresi√≥n? ¬ŅO,¬† como un gesto profundamente ofensivo que merece castigo?¬† La respuesta ya la dio Francia.
La libre expresi√≥n requiere de una sociedad madura, de ciudadanos seguros de si mismos, de adultos sin temor de ser ofendidos, libres de la histeria colectiva…¬† Y lo cierto es que todav√≠a no llegamos¬† ah√≠‚Ķ si es que alg√ļn d√≠a llegamos.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario