Oct 19 2013
807 lecturas

Despacito por las piedras

La chequera de Pinochet para periodistas

La polic铆a secreta chilena de Augusto Pinochet (DINA) financi贸 en 1975 operaciones de la Junta Militar y de otros organismos de Estado y pag贸 a medios de prensa a trav茅s de una millonaria cuenta bancaria, seg煤n documentos revelados este fin de semana.

La cuenta se abri贸 en nombre de una ficticia Direcci贸n Nacional de Rehabilitaci贸n (Dinar) y su titular era el coronel Manuel Contreras, jefe de la Direcci贸n de Inteligencia Nacional (DINA), actualmente condenado a m谩s de 300 a帽os de prisi贸n por violaciones a los derechos humanos. De acuerdo con los cheques, que llevaban la firma de Contreras y est谩n incluidos en un informe de la Corte Suprema anexo a la causa por el asesinato del ex canciller Orlando Letelier, la DINA hizo tambi茅n numerosos pagos a los principales diarios, revistas y agencias de noticias de la 茅poca.

Todos los documentos llevan la firma de Contreras y, seg煤n indicaron dirigentes de organizaciones de derechos humanos, desmienten lo sostenido hasta ahora por las Fuerzas Armadas, en cuanto a que jam谩s se relacionaron institucionalmente con la polic铆a secreta y que sus cr铆menes fueron hechos individuales.

Las sumas de dinero giradas desde esa cuenta bancaria a diversos organismos del Estado demuestran que el plan de exterminio que existi贸 en Chile fue una acci贸n de car谩cter institucional del Estado chileno, asegur贸 Mireya Garc铆a, vicepresidenta de la Agrupaci贸n de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD). 鈥淓sto configura un plano de complicidad generalizado que permiti贸 que ocurriera en Chile lo que ocurri贸鈥, dijo la dirigente, que entendi贸 que si esos medios de prensa que aparecen en los documentos recibieron pagos de la DINA, no iban a informar los cr铆menes que se estaban cometiendo. 鈥淐on esto, ahora sabemos que el brazo de la DINA fue mucho m谩s largo de lo que cre铆mos y que la represi贸n fue una acci贸n de car谩cter institucional del Estado chileno鈥, insisti贸.

En tanto, Alicia Lira, presidenta de la Agrupaci贸n de Familiares de Ejecutados Pol铆ticos (AFEP), subray贸 que esta informaci贸n confirma que en Chile existi贸 terrorismo de Estado. 鈥淓sto nos demuestra que la DINA no s贸lo pag贸 a sus agentes, sino que financi贸 a todo el Estado, incluidos los medios de comunicaci贸n, que por eso mismo mintieron sobre estos cr铆menes. El terrorismo fue de car谩cter institucional en Chile鈥, explic贸.

La cuenta de Dinar ten铆a el n煤mero 13280724 y pertenec铆a al Banco de Cr茅dito e Inversiones, que en esa 茅poca ten铆a otros propietarios, de Plaza Baquedano-Alameda y Vicu帽a Mackenna-Santiago, a corta distancia del cuartel general de la DINA. En 1975, Contreras gir贸 a esa cuenta la suma de 1.598.496.520 escudos, cuando el sueldo m铆nimo en Chile era de 27.000 escudos. Varios agentes de la DINA figuran tambi茅n cobrando cheques emitidos por Dinar, entre ellos el brigadier Marcelo Moren Brito, ex jefe del centro de tortura y exterminio Villa Grimaldi.

Tambi茅n figuran Christoph Willikie Fl枚l, que fue jefe del Departamento Exterior de la DINA; Eduardo Iturriaga Neumann, jefe de la Brigada Lautaro 鈥搖nidad de exterminio de la DINA鈥; Juan Morales Salgado y Pedro Espinoza Bravo, ambos ex jefes de la DINA y todos ellos en prisi贸n, condenados por violaciones a los derechos humanos. Aparecen, asimismo, el coronel retirado y ex alcalde del municipio de Providencia, Cristi谩n Labe茅 Galilea, el ex oficial de la Fuerza A茅rea Carlos Ottone Mestre, el actual asesor internacional del Instituto Geogr谩fico Militar, Pablo Gran L贸pez, y el ex jefe de la Brigada Electr贸nica de la DINA, Vianel Valdivieso Cervantes.

La DINA fue la polic铆a secreta del r茅gimen pinochetista entre 1973 y 1977, a帽o en que fue sustituida por la Central Nacional de Informaciones (CNI), debido a las presiones de Washington por el asesinato de Letelier. La DINA cometi贸 numerosos secuestros y asesinatos durante los a帽os de plomo. De hecho, los miembros de la polic铆a pinochetista fueron entrenados en la Escuela de las Am茅ricas, y su objetivo inicial era exterminar a los integrantes del gobierno de Salvador Allende y a sus simpatizantes. M谩s tarde, la represi贸n se extendi贸 a todos los opositores al r茅gimen liderado por Pinochet. Esta polic铆a paraestatal tuvo v铆nculos probados con la CIA, tal como se帽ala el Informe Hinchey.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario