Jun 2 2008
505 lecturas

Econom铆a

La crisis petrolera y el gran enga帽o mundial

Pablo Hern谩ndez Parra*

El jueves 22 de mayo el precio del barril de petr贸leo alcanz贸 su m谩ximo hist贸rico, tanto el WTI como el Brent superaron los 135$ por barril.聽 La semana anterior, cuando el precio del聽 petr贸leo se hab铆a disparado聽 a los 128 d贸lares, Goldman Sachs, el m谩s activo banco de inversi贸n en los mercados de energ铆a, pronostic贸 un alza continuada de los precios (141$/b)聽 hasta fin de a帽o debido a 鈥渂ajos suministros y los inventarios ajustados禄. Ya con anterioridad este banco hab铆a se帽alado que el crudo podr铆a escalar a 200 d贸lares en los pr贸ximos dos a帽os.

Esta alza indetenible del precio del petr贸leo ha dado lugar a las ya consabidas teor铆as e hip贸tesis de analistas, expertos y pol铆ticos sin que ninguno de ellos se atrevan a declarar la verdad, que no es otra: el mundo ha llegado al cenit o pico del petr贸leo y la humanidad no tiene ninguna alternativa o Plan 鈥淏鈥 para enfrentar la crisis que se avecina. La crisis, tantas veces explicada y anunciada por los cient铆ficos desde el siglo pasado sobre el inevitable fin del petr贸leo [1] , hoy llega con toda crudeza cuando el mundo comienza a descubrir no s贸lo el enga帽o y manipulaci贸n a que han estado sometidos en las 煤ltimas d茅cadas por el capital petrolero y financiero internacional, sino que tampoco existen las famosas reservas petroleras, ni la capacidad productiva para tan solo mantener la producci贸n mundial de petr贸leo a los actuales niveles de la demanda, para no hablar de la declinaci贸n mundial de la producci贸n.

Hoy la crisis es evidente, la OPEP no puede salir en ayuda del capitalismo, porque como bien lo dijo el Sr. Bush: 芦Es dif铆cil pedirles que hagan algo que no est谩n en capacidad de hacer.禄 Por ello el Sr. Sarkozy聽 declara sin tapujos que la disparada de los precios no se detendr谩 y 芦Tengamos el coraje de decir a los franceses: esto no va a resolverse. (…) La demanda de productos petroleros es cada vez m谩s fuerte y la oferta no aumenta, o (aumenta) muy poco禄, explic贸. Por su parte, la ministra de Econom铆a, Christine Lagarde, anunci贸 que pedir谩 una gesti贸n conjunta de los pa铆ses del G7 -los m谩s industrializados del planeta- para que los pa铆ses petroleros aumenten su producci贸n. 芦He decidido alertar al conjunto de mis colegas del G7 para tratar ese tema entre pa铆ses consumidores y llevarlo a los pa铆ses productores禄, declar贸 Lagarde a la cadena de televisi贸n France 2. [2] Pero…

驴Pueden los pa铆ses de la OPEP aumentar su producci贸n para aliviar la crisis?

Precisamente la tabla de salvaci贸n del capitalismo mundial para conjurar la crisis petrolera en marcha como es la OPEP, hoy tambi茅n se encuentra en crisis cuando se descubre con crudeza lo que muchos ge贸logos y cient铆ficos vienen denunciando desde principios del siglo: Las reservas de las petroleras de la OPEP han sido sistem谩ticamente falsificadas desde la d茅cada de 1980, en complicidad abierta y manifiesta con el capital petrolero y financiero internacional, y la pol铆tica petrolera聽 de la OPEP desde ese entonces no ha sido otra cosa que un vulgar instrumento pol铆tico y financiero para los fines del control del planeta dentro de los planes de los Amos del Mundo, el Club Bilderberg, la Trilateral, el C.F.R y el resto de organizaciones creadas por las grandes compa帽铆as multinacionales. Y lo m谩s grave es que tampoco hoy la OPEP tiene una capacidad extra suficiente para paliar o por lo menos aminorar la crisis.

La imposibilidad de que la OPEP pueda salvar al sistema capitalista de su actual crisis lo demostraron el Sr. Mathew Simmons聽 y la revista Petr贸leum Review hace ya m谩s de tres聽 a帽os. En base a esas informaciones, dos a帽os atr谩s escrib铆amos anunciando la crisis: 鈥淟a paz solamente ser谩 posible si las grandes potencias militares tienen garantizado los recursos energ茅ticos鈥; en esta frase se condensa toda la esencia de la actual situaci贸n mundial, que explica la invasi贸n de Israel al L铆bano; la supuesta crisis nuclear iran铆; la 鈥渁menaza at贸mica coreana鈥; las guerras, golpes de estado y asesinatos en Asia Central; las intervenciones y conflictos en golfo de Guinea, Nigeria, Sud谩n; las presiones sobre Venezuela y Bolivia por parte de EE.UU., etc. La posibilidad real de una nueva guerra mundial que abarque todo el planeta, especialmente en lo que EE.UU. ha llamado el eje de inestabilidad, es una opci贸n cada vez m谩s evidente para la sobrevivencia de la hegemon铆a norteamericana, ante lo cual el bloque imperialista de Shangai estrecha sus alianzas y ejercicios militares, mientras la Uni贸n Europea deshoja la margarita entre ambos bloques.

El meollo de todo el conflicto geopol铆tico mundial se reduce a un punto clave: las grandes potencias del mundo, tanto el G-7 liderado por EE.UU., as铆 como China, la India, Brasil y Pakist谩n, tienen que controlar tanto petr贸leo y gas como les sea posible en los pr贸ximos 3 a帽os, de lo contrario todas sus econom铆as sencillamente se derrumbar铆an.

Desde la crisis petrolera de los a帽os 70, calificada por Kissinger como la mayor amenaza contra el mundo desarrollado, pasando por la doctrina Carter y la crisis de Ir谩n, hasta hoy, el problema del abastecimiento energ茅tico por parte de EE.UU. ha sido el elemento clave en su pol铆tica exterior y por ende en su pol铆tica militar, independientemente del gobierno dem贸crata o republicano que dirija La Casa Blanca.

驴Existe suficiente petr贸leo y gas para garantizarle a las grandes potencias la energ铆a que necesitan para mantener su producci贸n y por ende su tasa de ganancia? 驴Est谩n esos recursos energ茅ticos en regiones seguras y confiables para el imperialismo anglosaj贸n?

El conflicto es inevitable por que a partir del 2010, o tal vez antes, la oferta mundial de petr贸leo no podr谩 cubrir la creciente demanda principalmente de los pa铆ses de la OECD, China, Brasil, La India, etc. Dos informaciones del propio seno del imperio confirman esta perspectiva. La primera es del propio Mathew Simmons expuesta en la conferencia: 鈥淓nergy: A Global Overview鈥 en Luncheon, Lafayette, LA, November 16, 2004. En una de sus l谩minas titulada: los n煤meros del 2010 no nos salvan de la crisis, demuestra que para el 2010 faltaran no menos de 6 millones de barriles diarios para cubrir la demanda estimada conservadoramente en 93mmb/d para esa fecha.

Simmons, ante el d茅ficit, se pregunta: 芦驴Puede la OPEP salvar al capital de la inevitable crisis?, tomando en cuenta聽 que es la OPEP el 煤nico sector petrolero mundial en capacidad de elevar su producci贸n para cubrir el d茅ficit esperado para el 2010禄. [3] La respuesta聽 fue totalmente negativa.

La OPEP produc铆a para aquel entonces unos 30 Mm. de b/d. En el 2010 deber谩 producir 44 MM B/d. para conjurar la crisis. De todos es conocidos que fuera de la OPEP, salvo Rusia y uno que otro pa铆s, no hay ninguna capacidad聽 petrolera extra disponible, y a煤n dentro de la OPEP pr谩cticamente s贸lo Arabia Saudita e Irak tienen una muy limitada capacidad聽 extra de producci贸n [4] Las estimaciones m谩s optimistas consideran que la OPEP, en el mejor de los casos, puede producir un m谩ximo de 8 Mm. de b/d adicionales para esa fecha, incluyendo en estos c谩lculos la recuperaci贸n de la producci贸n de Irak y los esperados aumentos en la producci贸n de Venezuela, Nigeria y Arabia. Ante este escenario la pregunta es elemental:

驴De d贸nde saldr谩n los 6 MM de b/d que faltan para cubrir la demanda mundial m铆nima esperada en el 2010?

Esta inevitable crisis energ茅tica tambi茅n fue analizada por otra fuente del mundo petrolero: Petroleum Review de octubre del 2005.

Qu茅 planteaba聽 EE.UU. como soluci贸n 芦pac铆fica禄 a la crisis:

a) Que la demanda en los pa铆ses de la OECD creciera en un m谩ximo de un 2%.y,
b) Que el resto de pa铆ses del mundo no aumentasen su demanda energ茅tica.

驴Era esto posible?

1)聽 Mantener el crecimiento de los pa铆ses desarrollados en un 2%, eso si, EEUU en ning煤n momento va a detener ni cambiar su modo de vida basado en el despilfarro del consumo de hidrocarburos. Para este pa铆s consumir el 25% del petr贸leo, el 20% de gas y m谩s del 40% del consumo mundial de gasolina no est谩 en discusi贸n, tal como lo repite a menudo, el Sr. Bush: 芦nada nos detendr谩禄 en preservar ese sistema de vida que, en definitiva, es la esencia de su dominio. No hay que olvidar que el 70% del Producto Interno Bruto norteamericano proviene de su consumo y no de su producci贸n. La producci贸n industrial de EE.UU., su producci贸n de bienes alcanza s贸lo el 12% de PIB. Despu茅s de la compra de casas, el rengl贸n m谩s importante del consumo norteamericano son los autom贸viles y en consecuencia gasolina. Por 煤ltimo, ellos han reconocido que son adictos al petroleo.

2) Para que el consumo de petr贸leo en el 2010 alcance los 93 MM b/d, es condici贸n absolutamente necesaria para los EE.UU. que se detenga, paralice o por lo menos se reduzca el crecimiento econ贸mico de los llamados pa铆ses en desarrollo, especialmente: China, la India, Sudeste Asi谩tico y Brasil. Se trata simplemente de garantizar una energ铆a que no alcanza para todos y donde se impone la ley del m谩s fuerte.

3) Petroleum Review, en el mismo art铆culo arriba citado, despu茅s analizar los principales proyectos petroleros mundiales en marcha, estimaba en casi 5MMb/d聽 el d茅ficit petrolero para el 2010. Ni aun descubriendo nuevos campos petroleros gigantes en las plataformas submarinas o Asia Central, evitar谩n la crisis, porque sencillamente no hay tiempo para poner en ejecuci贸n dichos campos. Los proyectos actualmente en marcha y que concluyen en el 2008, s贸lo a帽adir谩n un m谩ximo de 8 MM b/d a la oferta mundial de petr贸leo. Esta oferta no cubrir谩 la demanda creciente que en estos a帽os ha experimentado la econom铆a mundial, ni tampoco la declinaci贸n natural de los yacimientos, estimada conservadoramente en un 5% anual. Adem谩s, no se sabe cuando alcanzar谩n su pico de producci贸n esos nuevos yacimientos.

4) El grueso de los gastos en las exploraciones para nuevos descubrimientos petroleros, en los llamados proyectos de desarrollo y mejoramiento de los campos existentes, especialmente en el Medio Oriente y Venezuela, sumado al aumento de la capacidad de refinaci贸n, deben ser asumidos exclusivamente por parte de los pa铆ses de la OPEP. El FMI, el Banco Mundial y el llamado Grupo de los 7, a finales del a帽o pasado y durante todo este a帽o no han dejado de recordarles estas directivas a los pa铆ses de la OPEP en todas sus reuniones y declaraciones.

Es conocido en todo el mundo petrolero que las grandes compa帽铆as desde finales del siglo pasado han reducido a un m铆nimo sus gastos de exploraci贸n, no est谩n invirtiendo en nuevas refiner铆as, porque sencillamente saben a ciencia cierta, luego de 140 a帽os explorando y explotando el mundo en b煤squeda de petr贸leo, que no queda m谩s petr贸leo importante por descubrir y que las inversiones que hagan hoy en exploraci贸n y refinaci贸n jam谩s podr谩n recuperarlas.

La inevitable crisis que聽 vaticinaban Mathews Simmons聽 y Petroleum Review para el 2010聽 ha llegado con dos a帽os聽 de adelanto, s贸lo que a煤n no se reconoce un aspecto fundamental de la misma: La falsificaci贸n de las reservas de la OPEP. El reconocimiento de la llegada del pico o cenit petrolero ya es un hecho que no admite duda para el mundo petrolero internacional. [5]

El estancamiento se empieza ha聽 demostrar cuando examinamos las estad铆sticas de dos reconocidas fuentes del mundo petrolero.

Las cifras de la AIE son elocuentes en cuanto al pico del petr贸leo (peak oil). Hay que clarificar que el pico o cenit petrolero no significa que el petr贸leo se acaba abruptamente: el聽 pico del petr贸leo no significa 芦la falta de petr贸leo鈥 sino que la producci贸n de petr贸leo ya no puede crecer. Una definici贸n concisa de Peak Oil la dio Chris Skrebowsi, el editor de Petroleum Review de Londres: 芦la producci贸n mundial de petr贸leo cae cuando la p茅rdida de la producci贸n de los pa铆ses en declive es superior a las ganancias de la producci贸n de aquellos que est谩n en expansi贸n.鈥

Los que suman y los que restan

El analista Jos茅 Gil en su art铆culo titulado: Producci贸n, pico y precio del barril, luego de analizar los cuadros concluye: 鈥淪i calculamos la diferencia entre los que han incrementado y los que han reducido su producci贸n nos queda un d茅ficit de 114,3(6) mbpd, lo que demuestra que existe una casi compensaci贸n entre incrementos y ca铆das de producci贸n, aunque la diferencia sigue siendo negativa. Sin embargo, la demanda de crudo mundial se ha incrementado en casi 2.5 MMbpd para el periodo 2005-2007, lo que sugiere un d茅ficit de aproximadamente 2.3 MMbpd de crudo convencional.
Estas cifras muestran entonces una clara tendencia al ensanchamiento de la brecha entre producci贸n y consumo. Recientemente se public贸 un an谩lisis de esa brecha por parte de Mathew Simmons, quien concluye que entre el 2005 y el 2007 existe una declinaci贸n neta de 1.78 MMbpd incluyendo crudo y condensado. Tal an谩lisis coincide con lo se帽alado en los p谩rrafos anteriores, y advierte que el mercado se enfrenta a la realidad de no poder incrementar su producci贸n a los niveles que la demanda exige.鈥 (Fuente: Soberania.org).

A la anterior realidad del cenit petrolero se une algo m谩s grave y es que la OPEP, en complicidad con el capital petrolero y financiero internacional, sistem谩ticamente ha falseado y manipulado sus reservas petroleras en beneficio de las camarillas dominantes en sus respectivos pa铆ses y, asimismo, ocultar la grave situaci贸n de que la crisis energ茅tica es m谩s delicada de lo que se le informa a la poblaci贸n, cuyas consecuencias son impredecibles.

C贸mo la OPEP, junto al capital petrolero y financiero internacional,
ha falseado y manipulado las reservas petroleras

Analicemos en detalle c贸mo se han producido estos aumentos de las reservas petroleras mundiales desde 1983 y veremos con claridad la estafa y el fraude cometido. En base a las estad铆sticas de B.P sobre las reservas petroleras elaboramos el siguiente cuadro:

Entre 1983 y el 2006 las reservas petroleras mundiales se incrementan en 481,00 MMMb una suma que representa el 66% de las reservas petroleras conocidas para 1983.
Para aquel entonces las reservas mundiales聽 eran de 727,20 MMMb.

Este crecimiento es simplemente m谩s que sospechoso por una raz贸n elemental: para esa 茅poca, 1983, hac铆an casi 20 a帽os que se hab铆a llegado al pico de los grandes descubrimientos petroleros, que ocurrieron en la d茅cada de 1960-70 y desde aquel entonces hasta hoy han sido muy contados los nuevos descubrimientos de grandes yacimientos.

Para que se tenga una idea de lo que significa ese crecimiento, el campo de Ghawar, el m谩s grande del mundo de donde Arabia Saudita extrae aproximadamente el 65% de su producci贸n, ten铆a unas reservas calculadas en 170.000 MM/b. En otras palabras, el aumento de las reservas mundiales entre 1983 y el 2006, significar铆an el descubrimiento de tres nuevos campos tan grandes como Gawhar, y esto no se lo creen ni las propias compa帽铆as petroleras.

Los resultados de los descubrimientos petroleros en los 煤ltimos 50 a帽os hablan por si solos de este fraude sistem谩tico de la OPEP y las compa帽铆as petroleras y el capital financiero internacional:

C贸mo y d贸nde se dieron esos aumentos en las reservas petroleras mundiales

1.- PERIODO 1983 鈥1985.
Las reservas mundiales se incrementan en 43,30 MMMB. Pa铆ses聽 donde ocurren los aumentos:

Venezuela y Kuwait inician la falsificaci贸n de las reservas por parte de la OPEP como parte de la pol铆tica del capital petrolero internacional de provocar la ca铆da del precio del petr贸leo, dentro de la estrategia norteamericana de acabar con la URSS usando a Arabia Saudita como ariete estrat茅gico y de las compa帽铆as petroleras de eliminar los nuevos peque帽os y medianos productores que han nacido con el boom petrolero de la d茅cada de 1970-80.

En 1983, la OPEP ha establecido el sistema de cuotas de producci贸n de acuerdo a las reservas probadas de cada pa铆s, dejando fuera de esas cuotas a Arabia que fungir铆a de bisagra de la organizaci贸n para mantener los precios subiendo o bajando su producci贸n.

No debemos olvidar que en ese momento la URSS est谩 empantanada en Afganist谩n y su econom铆a depend铆a de las exportaciones petroleras. Estas hab铆an crecido con motivo del derrocamiento del Sha de Ir谩n y la posterior guerra entre Iraq-Ir谩n, promovida precisamente por el capital anglosaj贸n.

Otra raz贸n para falsificar estas reservas es el crecimiento de la deuda externa entre los principales pa铆ses de la OPEP y la necesidad de renegociar 茅sta. Venezuela conoce su 芦Viernes Negro禄 y el peso de la deuda; y los pa铆ses del Golfo p茅rsico se endeudan para financiar la guerra Iraq-Ir谩n y adquirir armamento.

2.- PERIODO 1985-1987:
El incremento en las reservas mundiales asciende a 138,6 MMMB. Los pa铆ses que contribuyen a ese incremento:

En este per铆odo la falsificaci贸n de las reservas le corresponden principalmente a los Emiratos Arabes Unidos y a Ir谩n. En general es la OPEP la que produce el incremento de las reservas.

3.- PERIODO 1987-1990:
Las reservas mundiales crecen en 91,9MMMb en las cuales Arabia Saudita aporta 90,7MMMB.

Este es el per铆odo final de la ofensiva petrolera saudita que ocasiona no s贸lo la ca铆da de la URSS, sino el 芦Caracazo禄 en Venezuela. El precio del petr贸leo cae de 28$/b en 1985 a 16$ en 1988, mientras que la deuda externa provoca en Venezuela la celebre negociaci贸n con la banca internacional y luego el levantamiento popular de febrero de 1989.

Es la 茅poca donde el NIMEX, casualmente inaugurado por el capital petrolero internacional聽 en 1983, para las compras de petr贸leo a futuro en operaciones de contado, es quien realmente impone el precio del petr贸leo en estrecha聽 alianza con los 谩rabes, kuwait铆es y los emiratos que ya para aquel entonces son una parte importante del capital petrolero internacional, con los cuales act煤a en estrecha alianza.

4.- PERIODO DE 1990-1995:
El incremento mundial luego de la guerra fr铆a y en medio del nuevo reparto del mundo es de 26,2 MMMB.

5.- PERIODO 1995-2000: Las reservas mundiales aumentan en 81 MMMB, por primera vez son pa铆ses fuera de la OPEP, los que aportan el mayor incremento son especialmente Rusia y los pa铆ses de la ex URSS que son incorporados a las estad铆sticas mundiales.

6.- PERIODO 2000-2006: El aumento de las reservas mundiales en este periodo asciende a 100 MMMB.

Al examinar estos resultados por cada uno de los per铆odos, salta a la vista el papel jugado por la OPEP como pe贸n en el聽 ajedrez geopol铆tico del capital petrolero mundial, desde 1983 y tal vez antes. Pr谩cticamente el 80% de los aumento de las reservas se producen en el seno de la OPEP, sin que en ese per铆odo, se descubra en dichos pa铆ses yacimientos o campos que expliquen ese aumento.

Pero lo m谩s significativo es que los principales aumentos ocurren de un a帽o para聽 otro, sin ninguna exploraci贸n, ni pozo adicional como ocurri贸 y ocurre en Venezuela. Son, evidentemente, barriles de papel, como los calificara el profesor Mariano Marzo, con el 煤nico fin de especulaci贸n burs谩til o, como en el caso de Venezuela, para renegociar la deuda con la banca internacional en una operaci贸n donde el capital financiero internacional en complicidad con las burocracias nacionales, negociaron el pago de la deuda para convertirla de externa en eterna. Sencillamente mediante este mecanismo los pa铆ses del tercer mundo volvieron a la vieja pr谩ctica del tributo colonial.

鈥ero la situaci贸n es a煤n m谩s grave

La falsificaci贸n de las reservas por parte de la OPEP es no s贸lo un hecho grave, sino que la cuesti贸n se torna m谩s delicada cuando examinamos la producci贸n de la OPEP en el per铆odo analizado y la comparamos con las reservas. 驴Qu茅 nos dicen esas cifras? La OPEP declara poseer el 77% (unos 922 MMMB) de las reservas mundiales probadas de petr贸leo, que para el a帽o 2006 llegaron a los 1.200 MMMB.

A esta cifra de la OPEP hay que analizarla hoy a la luz no s贸lo de la falsificaci贸n de las reservas, sino de la producci贸n de la misma OPEP para el per铆odo estudiado. Para ello analicemos el siguiente cuadro:

Lo primero que resalta son los 294,1 MMMB evidentemente falsificadas en los a帽os ochenta. Esta cifra es mayor si incluimos otros ajustes que se hicieron posteriormente aplicando el mismo procedimiento. Tales son los casos de Qatar (10 MMMB entre 1999-2000), Libia (7.000 MMB 1994-95 y 6.500 MMB entre 1999-2000).

Entre los pa铆ses principales de la OPEP que evidentemente falsificaron reservas el fraude asciende a 294,1MMMB solo en el per铆odo 1983-1990. Esta cantidad significa que el 61,1% del aumento en聽 las reservas de petr贸leo en el per铆odo 1983-2006 (480,80 MMMB) que se publican hoy, son聽 sencillamente falsas.

A la anterior cuenta hay que restarle la producci贸n de Los 11 pa铆ses de la OPEP en dicho per铆odo. Seg煤n el bolet铆n estad铆stico de B.P, la OPEP de los once produjo en ese lapso la cantidad de 635,92 MMMB. Tomando estas cifras, veamos cual es la gravedad de la crisis petrolera mundial:

鈥淢atem谩ticamente鈥 hablando la OPEP, la tabla de salvaci贸n del capitalismo mundial, est谩 en una situaci贸n sencillamente cr铆tica. Sus reservas reales, si es verdad que existen, alcanza a los 379,3MMMB, un 42% de lo que la organizaci贸n declara. Es posible que las reservas de la OPEP puedan ser m谩s o menos, lo que si es cierto que ateni茅ndonos a las cuentas que ellos presentan, si a lo declarado como reservas le restamos lo falsificado y lo producido, los n煤meros son esos y no otros. En pocas palabras: hemos llegado a la garganta de Oldulvai [7] ; y nos enteramos que la ca铆da no es una pendiente suave, sino un verdadero precipicio hacia el cual el alza actual de los precios puede ser el paso final para caer por 茅l. La disyuntiva para la humanidad es clara: o el capitalismo voraz se derrumba o este capitalismo acaba con una buena parte de la humanidad.

Esta situaci贸n la intenta ocultar el capital internacional poniendo a Venezuela y a su Faja petrol铆fera del Orinoco, como la primera reserva mundial聽 de petr贸leo. El Sr. Rafael Ram铆rez, cumpliendo con la voz del amo, sin perforaciones ni auditorias confiables, declar贸 recientemente que Venezuela hab铆a elevado sus reservas petroleras a 130.000 MMB. Lo cierto es que Venezuela desde 1970, cuando produjo 3,754 MMb/d, no ha logrado jam谩s rebasar ese pico. Luis Giusti, en su plan de llevar la producci贸n a los 6 MMb/d, logr贸 en 1998 llevar la producci贸n a 3,480 MMb/d. PDVSA viene hablando desde el 2005 de elevar la producci贸n a casi 6 MMb/d para el 2012, han transcurrido tres a帽os de la puesta en ejecuci贸n del Plan de Siembra Petrolera y apenas rebasa los 3 MMb/d, aunque fuentes internacionales, incluyendo la OPEP, se帽alan que la producci贸n venezolana no llega a los 3 MMb/d.

En palabras sencillas, la econom铆a mundial, el capitalismo, se acerca aceleradamente a una crisis de proporciones gigantescas; sus actores principales s贸lo cuentan con las armas como soluci贸n a dicha crisis. El mundo capitalista, de continuar con su ritmo de crecimiento actual, consumir谩 para el 2010 una cantidad superior a los 90 MM b/d. Hoy se reconoce que la capacidad de producci贸n mundial, aun cuando la OPEP y Rusia produzcan a plena capacidad, le ser谩 dif铆cil llegar a esa cifra. Una cantidad crecientes de analistas petroleros consideran聽 poco probable que se cubra la demanda petrolera este mismo a帽o.

Para el capital, la lucha por los yacimientos de hidrocarburos es hoy no s贸lo una cuesti贸n de hegemon铆a, de mantener el control, el dominio pol铆tico y econ贸mico, sino algo m谩s grave y delicado: una cuesti贸n de sobrevivencia. La crisis energ茅tica que comienza a desarrollarse a nivel mundial se va a convertir a la larga en la herida mortal de todo el sistema capitalista mundial y por ello, en el futuro inmediato, no podemos m谩s que prepararnos para una verdadera guerra prolongada; la fiera herida, el monstruo imperial, se har谩 m谩s sanguinario y terrorista en la medida que vaya disminuyendo la sangre que lo alimenta: los hidrocarburos.

La intervenci贸n pol铆tica y militar de EE.UU. en Irak, Venezuela, Bolivia y en general en todas las regiones con yacimientos petroleros o rutas estrat茅gicas para el transporte de hidrocarburos, es en los actuales momentos la prioridad fundamental para los EE.UU. y el capitalismo mundial. [8]

Conclusi贸n

Simplemente el mundo no tiene la menor idea de donde saldr谩 el petr贸leo en los pr贸ximos a帽os porque, como dijo Bush, no le podemos pedir que haga algo a aquel que no puede hacer nada. La OPEP no ha sido m谩s que un vulgar instrumento, mediante la falsificaci贸n de reservas, para llevar adelante los planes pol铆ticos y militares del capital anglosaj贸n, encabezado por Exxon Mobil, BP y Shell. Y lo peor es que matem谩ticamente solo puede suministrarle petr贸leo al capitalismo internacional聽 para los pr贸ximos 11a帽os a su nivel de producci贸n actual. Por lo que olv铆dense Sres. del capital y no insistan en pedirles peras al olmo. La 煤nica salida es una nueva sociedad que tenga como norte reducir el actual consumo energ茅tico y conservar lo que nos queda de ambiente. Esa sociedad hoy no es s贸lo posible y necesaria, sino la 煤nica salida que le queda a la humanidad.

Notas:

[1] Para una historia y detalles sobre estas investigaciones v茅ase, entre otros las siguientes p谩ginas en internet Crisis energ茅tica.org. / http://www.theoildrum.com/./ http://www.lifeaftertheoilcrash.net/./ http://dieoff.org/
http://www.peak-oil-crisis.com/./ http://www.odac-info.org/ http://www.princeton.edu/hubbert/current-events.html./

[2] http://www.lanacion.com.ar/economia/nota.asp?nota_id=1016039

[3] Ver art铆culo en http://www.soberania.org/Articulos/articulo_2461.htm

[4] V茅ase http://www.soberania.org/Articulos/articulo_1611.htm. El Sr Mathew Simmons ha demostrado hasta la saciedad que sencillamente los Yacimientos del Medio Oriente, est谩n virtualmente agotados para satisfacer los aumentos en la demanda petrolera.Sus an谩lisis y conferencia se pueden ver en http://www.simmonsco-intl.com/research.aspx?Type=msspeeches

[5] La discusi贸n gira en cuanto comenzara la declinaci贸n, para una gran cantidad de cient铆ficos y ge贸logos, esta ya comenz贸 a partir del 2005

[6] En el escrito original aparece la cifra de 141, lo que nos pareci贸 una copia incorrecta de la verdadera resta.

[7] La teor铆a de Olduvai, propuesta por Richard C. Duncan, seg煤n la cual, la civilizaci贸n evolucionar谩 durante cierto tiempo, para despu茅s involucionar y volver a sus estadios primitivos.ver http://es.wikipedia.org/wiki/Olduvai y la teor铆a se encuentra en http://www.crisisenergetica.org/ficheros/TeoriaOlduvaiFeb2007.pdf

[8] Producci贸n petrolera significa hoy sencillamente invadir, ocupar y controlar los yacimien tos y las rutas de hidrocarburos al precio que sea y usando todos los medios, especialmente militares. El control de las fuentes de energ铆a es un problema de seguridad y sobrevivencia para cada pa铆s y para todos el sistema capitalista mundial. El petr贸leo y el gas son en definitiva, el verdadero oro de la econom铆a mundial. Sin la energ铆a que proporcionan, no hay producci贸n. Sin producci贸n no hay bienes. Sin bienes y mercanc铆as no hay ventas. Sin ventas no hay ganancias. Sin ganancias el capital y los patronos no tienen raz贸n de existencia.

—————————–

* Docente e envestigador de asuntos energ茅ticos.
En: www.soberania.org – Publicado el 2 de junio de 2008.
phparra@yahoo.es

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario