Abr 23 2015
2092 lecturas

Cultura

La cultura capitalista es anti-vida y anti-felicidad

La demolici贸n te贸rica del capitalismo como modo de producci贸n comenz贸 con Karl Marx y fue creciendo a lo largo de todo el siglo XX con el surgimiento del socialismo. Para realizar su prop贸sito principal de acumular riqueza de forma ilimitada, el capitalismo agiliz贸 todas las fuerzas productivas disponibles. Pero, desde el principio, tuvo como consecuencia un alto costo: una perversa desigualdad social. En t茅rminos 茅tico-pol铆ticos, significa injusticia social y producci贸n sistem谩tica de pobreza.

En los 煤ltimos decenios, la sociedad se ha ido dando cuenta tambi茅n de que no solamente existe una injusticia social, sino tambi茅n una injusticia ecol贸gica: devastaci贸n de ecosistemas enteros, agotamiento de los bienes naturales , y, en 煤ltimo t茅rmino, una crisis general del sistema-vida y del sistema-Tierra. Las fuerzas productivas se han transformado en fuerzas destructivas. Lo que se busca directamente es dinero. Como advirti贸 el Papa Francisco en pasajes ya conocidos de la Exhortaci贸n Apost贸lica sobre la Ecolog铆a: 芦en el capitalismo quien manda ya no es el hombre, sino el dinero y el dinero vivo. La motivaci贸n es la ganancia鈥 ganancia鈥 Un sistema econ贸mico centrado en el dios-dinero necesita saquear la naturaleza para mantener el ritmo fren茅tico de consumo que le es inherente禄.

Ahora el capitalismo ha mostrado su verdadera cara: estamos tratando con un sistema anti-vida humana y anti-vida natural. Y se nos plantea este dilema: o cambiamos o corremos el peligro de nuestra propia destrucci贸n, como alerta la Carta de la Tierra.
ecologia comic
Sin embargo, el capitalismo persiste como el sistema dominante en todo el globo bajo el nombre de macroeconom铆a neoliberal de mercado. 驴En qu茅 reside su permanencia y persistencia? A mi modo de ver, reside en la cultura del capital. Eso es m谩s que un modo de producci贸n. Como cultura encarna un modo de vivir, de producir, de consumir, de relacionarse con la naturaleza y con los seres humanos, constituyendo un sistema que consigue reproducirse continuamente, poco importa en qu茅 cultura venga a instalarse. Ha creado una mentalidad, una forma de ejercer el poder y un c贸digo 茅tico. Como enfatiz贸 F谩bio Konder Comparato en un libro que merece ser estudiado A civliza莽茫o capitalista (Saraiva, 2014): 芦el capitalismo es la primera civilizaci贸n mundial de la historia禄 (p.19). El capitalismo orgullosamente afirma: 芦no hay otra alternativa禄.

Veamos r谩pidamente algunas de sus caracter铆sticas: la finalidad de la vida es acumular bienes materiales mediante un crecimiento ilimitado producido por la explotaci贸n sin l铆mites de todos los bienes naturales, por la mercantilizaci贸n de todas las cosas y por la especulaci贸n financiera, realizado todo con la menor inversi贸n posible, buscando obtener mediante la eficacia el mayor lucro posible dentro del m谩s corto tiempo posible; el motor es la competencia impulsada por la propaganda comercial; el beneficiario final es el individuo; la promesa es la felicidad en un contexto de materialismo raso.

Para este prop贸sito se apropia de todo el tiempo de vida del ser humano, no dejando espacio a la gratuidad, a la convivencia fraternal entre las personas y con la naturaleza, al amor, a la solidaridad y al simple vivir como alegr铆a de vivir. Como tales realidades no importan en la cultura del capital, por que no son mercancias sino valores morales, como enfatiz贸 el megaespeculador George Soros en su libro La crisis del Capitalismo (1999). Pero son ellas las que producen la felicidad posible; el capitalismo al rev茅s destruye las condiciones de aquello que se propon铆a: la felicidad. Y as铆 no es s贸lo anti-vida sino tambi茅n anti-felicidad.

Como se deduce, estos ideales no son propiamente los m谩s dignos para el ef铆mero y 煤nico paso de nuestra vida por este peque帽o planeta. El ser humano no posee solamente hambre de pan y af谩n de riqueza; es portador de otras hambres como hambre de comunicaci贸n, de encantamiento, de pasi贸n amorosa, de belleza y arte, y de trascendencia, entre muchas otras.

驴Pero por qu茅 la cultura del capital se muestra as铆 tan persistente? Sin mayores mediaciones dir铆a: porque ella realiza una de las dimensiones esenciales de la existencia humana, aunque la elabora de forma distorsionada: la necesidad de autoafirmarse, de reforzar su yo, de lo contrario no subsiste y es absorbido por los otros o desaparece.

Bi贸logos e incluso cosm贸logos (citemos apenas a uno de los mayores: Brian Swimme) nos ense帽an que en todos los seres del universo, especialmente en el ser humano, prevalecen dos fuerzas que coexisten y se tensionan: la voluntad del individuo de ser, de persistir y de continuar dentro del proceso de la vida; para eso tiene que autoafirmarse y fortalecer su identidad, su 芦yo鈥. La otra fuerza es la de integraci贸n en un todo mayor, en la especie, de la cual el individuo es un representante, constituyendo redes y sistemas de relaciones fuera de las cuales nadie subsiste.
Kuczynskiego3
La primera fuerza gira alrededor del yo y del individuo y origina el individualismo. La segunda se articula alrededor de la especie, del nosotros y da origen a lo comunitario y a lo societario. Lo primero est谩 en la base del capitalismo, lo segundo, en la del socialismo.

驴D贸nde reside el genio del capitalismo? En la exacerbaci贸n del yo hasta el m谩ximo posible, del individuo y de la autoafirmaci贸n, desde帽ando el todo mayor, la integraci贸n y el nosotros. De esta forma ha desequilibrado toda la existencia humana, por el exceso de una de las fuerzas, ignorando la otra.

En este dato natural reside la fuerza de perpetuaci贸n de la cultura del capital, pues se funda en algo verdadero pero concretizado de forma desmesuradamente unilateral y patol贸gica.

驴C贸mo superar esta situaci贸n que viene desde hace siglos? Fundamentalmente recuperando el equilibrio de estas dos fuerzas naturales que componen nuestra realidad. Tal vez la democracia sin fin sea la instituci贸n que hace justicia simult谩neamente al individuo (al yo) pero insertado dentro de un todo mayor (nosotros, la sociedad) del cual es parte. Volveremos sobre el tema. No es suficiente la cr铆tica, sino importante es la identificaci贸n de alternativas que nos puedan dar esperanza para el futuro de nuestra civilizaci贸n y para continuidad de la vida en este planeta.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    2 Coment谩rios - A帽adir comentario

    Comentarios

    1. Abel Garache
      29 abril 2015 2:58

      El capitalismo dejo de ser un sistema econ贸mico y se ha convertido en un arma de exterminio masivo, donde el hombre-objeto se sobrepone al hombre-sujeto, haciendo de la humanidad una explotaci贸n del humanismo.

    2. Abel Garache
      29 abril 2015 4:00

      El socialismo es la sociedad de la solidaridad, donde la complementariedad es el principio del respeto mutuo.