Abr 5 2006
218 lecturas

Economía

LA EDUCACIÓN, PANORAMA Y PERSPECTIVAS

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La educación se entiende como un proceso que involucra no sólo conocimientos, habilidades y destrezas, sino que tiene que ver con la esencia misma del ser, con sus sentimientos, así como con el sentido y significado de la vida. No debe ser ni estática ni homogénea, ya que debe atender y ser pertinente a las diferencias que se presentan en cada persona.

La educación es adiestramiento, nunca adoctrinamiento. Debe intentar que el ser humano asuma la libertad responsable, y debe ejercer una función formadora para beneficio del individuo y de la sociedad a la que pertenece. Debe desarrollar el potencial espiritual y cultural del ser humano lo cual permite e incrementa la libertad y la responsabilidad del individuo.

La instrucción como herramienta de la educación, ayuda al estudiante para que este pueda desarrollar sus propias capacidades, sus potencialidades humanas y con ellas pueda tomar decisiones libres y responsablemente para su propio beneficio y para el bien común. Es decir, la enseñanza es un proceso continúo que se interesa por el desarrollo integral del ser humano.

“Toda persona tiene…”

Hace más de medio siglo que las naciones de la tierra afirmaron en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, artículo 26, lo siguiente:

“Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria. La instrucción técnica y profesional habrá de ser generalizada: el acceso a los estudios superiores será igual para todos, en función de los méritos respectivos”…

La consecución de los objetivos proclamados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos requiere el empleo de todos los recursos que dispone el hombre moderno: la radio, la televisión, la computadora, Internet, la prensa, entre otros. El papel que desempeñará la enseñanza depende mucho de la forma y los propósitos con que se la emplee. Así como de las necesidades que haya de satisfacer.

La “letra chica” de la realidad

Pese, a los significativos esfuerzos practicados por los países de todo el mundo, para asegurar el derecho a la educación para todos se mantienen situaciones paradójicas. De acuerdo al estudio elaborado por la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, la realidad es la siguiente:

Más de 100 millones de niños y de niñas, de los cuales el 60 por ciento, son niñas, no tienen acceso a la enseñanza primaria.

Más de 960 millones de adultos –dos tercios de ellos mujeres– son analfabetos, y el analfabetismo funcional es un problema importante en todos los países tanto industrializados como en vías de desarrollo.

Más de la tercera parte de los adultos del mundo carecen de acceso al conocimiento impreso y a las nuevas capacidades y tecnologías que podrían mejorar la calidad de su vida y ayudarles a dar forma y adaptarse a los cambios sociales y culturales.

Más de 100 millones de niños y un número incalculable de adultos, no consiguen terminar el ciclo de educación básica; y hay millones que, aún completándolo, no logran adquirir los conocimientos y capacidades esenciales.

Al mismo tiempo, el mundo tiene que hacer frente a problemas aterradores: en particular al aumento de la deuda de muchos países, la amenaza de estancamiento y decadencia económica, el incremento de la población, las diferencias financieras y de riqueza disponible crecientes entre las naciones y al interior de ellas; la guerra, la desocupación, las contiendas civiles, la violencia criminal, los millones de niños cuya muerte podría evitarse y la degradación generalizada del ambiente.

Estas dificultades frenan los esfuerzos para satisfacer las necesidades primordiales de aprendizaje y, a su vez, la falta de educación básica que sufre un porcentaje importante de la población impide a la sociedad hacer frente a esos inconvenientes con el vigor y la determinación necesarios.

En algunas naciones el crecimiento económico ha permitido financiar la expansión de la educación, pero aún así, millones de seres humanos continúan inmersos en la pobreza, privados de escolaridad o analfabetos. Asimismo, en ciertos países industrializados la reducción de los gastos públicos ha contribuido al deterioro de la educación.

Una luz en el túnel

No obstante, a pesar de toda esta situación, hoy somos espectadores de un progreso hacia la distensión pacifica y de una mayor cooperación entre las naciones. Han surgidos numerosas realizaciones científicas y culturales. El volumen de investigación existente en el mundo, útil para la supervivencia de nuestra especie y para su bienestar, es inmensamente mayor del que se disponía hace años, y su ritmo de crecimiento continúa acelerando parte de esa información que sirve para adquirir conocimientos útiles con el objetivo de mejorar la calidad de vida, o aprender a aprender.

Y cuando un testimonio importante va asociado al avance moderno que es nuestra capacidad de comunicación, reproduce un efecto de unión.

Estas nuevas fuerzas, combinadas con la experiencia acumulada de reformas, innovaciones y estudios y con el importante progreso de la educación en muchos países, convierten a la educación básica para todos, por primera vez en la historia, en un objetivo alcanzable.

Nueva visión de la educación básica

La Declaración Mundial sobre Educación para Todos celebrada por la UNESCO en Jomtien, Tailandia, planteó una nueva visión de la educación básica: comienza con el nacimiento y continúa a lo largo de la vida. Por eso, entender y mejorar la protección y educación integral de la primera infancia –especialmente para los niños más vulnerables y desfavorecidos– es de suma importancia y constituye uno de los seis objetivos prioritarios a cumplir antes de 2015.

La sensibilización y formación de las familias como primeros educadores constituyen un pilar en el aprendizaje. En este sentido, diversos estudios demuestran que la experiencia de la educación preescolar tiene efectos significativamente positivos en el rendimiento académico posterior, en las oportunidades de empleo y en una mayor productividad, lo que puede contribuir de una manera eficaz a compensar las situaciones de desventaja y reducir las desigualdades socioeconómicas.

La línea de acción de la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe, de la UNESCO, es la atención integral de la primera infancia desde el nacimiento, con equidad y calidad, priorizando a los niños y niñas en situación de vulnerabilidad. Al mismo tiempo, promueve el desarrollo de políticas y programas que apoyen la participación y la educación de los padres y las familias.

Sus objetivos

Todo niño, joven o adulto, debe estar en condiciones de aprovechar las oportunidades educativas para satisfacer sus necesidades básicas de aprendizaje que comprenden la lectura, la escritura, la expresión oral, el cálculo, la solución de problemas, así como los conocimientos teóricos, prácticos, valores y actitudes, necesarios para que los seres humanos puedan sobrevivir desarrollando plenamente sus capacidades, vivir y trabajar con dignidad, mejorar su existencia y continuar aprendiendo.

La satisfacción de estos requerimientos confiere a los integrantes de una sociedad la posibilidad de respetar y enriquecer su herencia cultural, lingüística y espiritual, de defender la causa de la justicia social, de proteger el medio ambiente y de ser tolerante con los sistemas sociales, políticos y religiosos que difieren de los propios, velando por el respeto de los valores y derechos humanos comúnmente aceptados.

La educación básica es más que un fin en sí misma. Es la base para un aprendizaje y desarrollo humano permanente, sobre el cual los países pueden construir sistemáticamente modelos de educación y capacitación.

La educación es un derecho fundamental de hombres y mujeres, de todas las edades en el mundo entero, que puede contribuir a lograr un universo más seguro, más sano, más prospero y ambientalmente más puro y al mismo tiempo favorecer el progreso social, económico, cultural, la tolerancia y la cooperación internacional.

No es un secreto, que la educación que hoy se imparte adolece de grave deficiencias, por lo que es menester mejorar su adecuación y su calidad y debe ponerse a alcance de todos. Una apropiada educación básica es fundamental para fortalecer los niveles superiores de enseñanza y la formación científica y tecnológica para alcanzar el desarrollo.

Conclusiones

Los participantes de la Conferencia mundial de Tailandia ratificaron el derecho que tienen todos los seres humanos del planeta a la educación. Resaltaron que el incremento de la educación debe traducirse en un desarrollo genuino del individuo y de la sociedad, y depende en definitiva de que las personas aprendan, adquieran conocimientos útiles, capacidad de raciocinio, aptitudes y valores.

“Expresaron que satisfacer las necesidades principales de aprendizaje exige algo más que una renovación de compromiso con la educación básica en su estado actual. Lo que se requiere es una visión ampliada que vaya más allá de los recursos existentes, las estructuras institucionales, los planes de estudios y los sistemas tradicionales de instrucción, tomando como base lo mejor de las prácticas en uso.

Hoy en día existen nuevas perspectivas que son fruto de la convergencia entre el incremento de la información y la capacidad sin precedentes de la comunicación. Esas posibilidades deben ser aprovechadas con espíritu creador y con la determinación de acrecentar su eficacia.

Esa visión ampliada comprende lo siguiente:

Universalizar el acceso a la educación y fomentar la equidad.

Prestar atención prioritaria al aprendizaje.

Ampliar los medios y el alcance de la educación básica.
Mejorar el ambiente para el aprendizaje.

Fortalecer la concertación de acciones.

Convertir en realidad, el enorme potencial existente, para el progreso y el incremento de las aptitudes de los individuos, depende de que se les de facilidades a éstos para adquirir educación y así como el impulso necesario, a fin de utilizar la masa en constante expansión de conocimientos útiles y aprovechar los nuevos medios de transmisión de esas enseñanzas…

Indicaron que el aprendizaje no se produce en situación de aislamiento. De ahí que las sociedades deban conseguir que todos los que aprenden reciban nutrición, cuidados médicos y el apoyo físico y afectivo general que necesitan para participar activamente en su propia educación y beneficiarse de ellas:

“Las autoridades nacionales, regionales y locales responsables de la educación tienen la obligación prioritaria de proporcionar educación básica a todos, pero no puede esperarse de ellas que suministren la totalidad de los elementos humanos, financieros y organizativos para esa tarea. Es necesario desarrollar políticas de apoyo en los sectores social, cultural y económico para poder impartir y aprovechar de manera cabal la educación básica con vistas al mejoramiento del individuo y de la sociedad”.

La satisfacción de las necesidades primordiales de aprendizaje constituyen una común y universal tarea humana Para llevar a cabo ese trabajo se requiere de la solidaridad internacional y unas relaciones económicas justas y equitativas a fin de corregir las actuales disparidades financieras. Todas las naciones tienen valiosos conocimientos y experiencias para compartir con vistas a elaborar políticas y programas de educación eficientes.

Solo en un ambiente estable y pacifico pueden crearse las condiciones para que todos los seres humanos, niños y adultos por igual, puedan beneficiarse de los objetivos de la educación para todos.

———————————

* Periodista venezolana.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario