Ene 14 2019
695 lecturas

Pol铆tica

La entrega del miliciano Battisti a Italia sorprendi贸 y desat贸 protestas en Bolivia

Cesare Battisti, miliciano de izquierda capturado casi tres d茅cadas despu茅s de ser haber sido condenado por cuatro muertes, fue entregado este domingo por Bolivia a las autoridades italianas, en un operativo express que caus贸 no solamente sorpresa sino tambi茅n desat贸 protestas contra la actitud tomada por el gobierno de Evo Morales.

Battisti, de 64 a帽os, fue detenido el s谩bado en la regi贸n de Santa Cruz, unos 590 kil贸metros al este de La Paz, y fue enviado a Italia bajo custodia de la Organizaci贸n Internacional de Polic铆a Criminal (Interpol) en un avi贸n Falcon enviado por el gobierno italiano, inform贸 el coronel Paul Saavedra, director de Interpol en Bolivia.

Battisti fue miembro del grupo autonomista de los Proletarios Armados para el Comunismo, fundado en 1976 y desarticulado tres a帽os despu茅s durante la 茅poca de agitaci贸n social (los llamados a帽os de plomo). El grupo, acusado de terrorismo pol铆tico, fue acusado de ser responsable de cr铆menes en Italia a finales de la d茅cada de los 70.

La entrega de Battisti a las autoridades italianas no cay贸 bien en Bolivia. El defensor del Pueblo, David Tezanos,聽y el exministro聽Hugo Moldiz son algunos de los que cuestionaron la decisi贸n del Gobierno. 鈥淟a Comisi贸n Nacional de Refugiados (Conare) viola derechos de Cessare Battisti al entregarlo a Brasil o Italia, y el costo pol铆tico para el gobierno boliviano ser谩 alto鈥, escribi贸 聽Moldiz.

鈥淐onforme a la Convenci贸n sobre el Estatuto de los Refugiados, la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y la Ley de Protecci贸n a Personas Refugiadas. (Por tanto se) vulneran los principios de 鈥榥o devoluci贸n鈥 y 鈥榥o expulsi贸n’鈥 afirm贸 por su parte Tezanos.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero indic贸 que se dio una 鈥渟alida obligatoria鈥 puesto que su situaci贸n migratoria era irregular. 鈥淓n aplicaci贸n de la Ley 370 de Migraci贸n,聽se emiti贸 la resoluci贸n con la que se dispone su salida obligatoria聽de Bolivia por su condici贸n ilegal鈥, se帽al贸.

El periodista聽Pablo Stefanoni dijo que el ciudadano italiano tiene derecho a un proceso de extradici贸nque 鈥渆s un derecho b谩sico en todos los casos. No hace falta simpatizar con Battisti y no simpatizo, pero se trata de alguien ya asilado en Francia y Brasil, una entrega en 24 horas impide cualquier evaluaci贸n del caso鈥.

A帽adi贸 que el presidente Evo negoci贸 el tema Battisti en su viaje a la asunci贸n de Jair Bolsonaro. 鈥淟a entrega en 24 horas, parece un m茅todo de Plan C贸ndor, no de una decisi贸n de un gobierno popular. M谩s a煤n si es cierto que hab铆a pedido refugio鈥, public贸 Stefanoni.

La polit贸loga y presentadora de televisi贸n, Susana Bejarano tambi茅n cuestion贸 la medida: 鈥淟a red de extrema derecha mundial hoy recibe un regalo. 驴D贸nde qued贸 nuestra soberan铆a? 驴Y la solidaridad? 驴Y la ideolog铆a?鈥, pregunt贸.

Un largo camino a la extradici贸n

Condenado en ausencia a cadena perpetua en Italia, Battisti, de 64 a帽os, pas贸 antes por M茅xico, Francia y Brasil, cuya justicia rechaz贸 en un primer momento la extradici贸n a su pa铆s y luego la autoriz贸.

El ex presidente brasile帽o Michel Temer firm贸 en diciembre un decreto ordenando su extradici贸n, ante lo cual el italiano habr铆a hecho un 煤ltimo intento por evitar cumplir su captura. Tras pasar varias veces por la prisi贸n acusado de delitos comunes, a finales de los a帽os 70 se uni贸 a la lucha armada de los Proletarios Armados Por el Comunismo.

Tras ser detenido en Mil谩n fue encarcelado en 1979 y escap贸 en 1981. En 1993 fue condenado en ausencia a cadena perpetua por dos asesinatos y por complicidad en otros dos, cometidos en 1978 y 1979; 茅l dice ser inocente. Tras pasar por M茅xico encontr贸 refugio en Francia entre 1990 y 2004 gracias a la protecci贸n del ex presidente socialista Fran莽ois Mitterrand, quien se comprometi贸 a no extraditar a ning煤n militante de extrema izquierda que hubiera renunciado a la lucha armada.

Igual que un centenar de militantes italianos de aquella 茅poca, Battisti rehizo su vida en Par铆s. Sin embargo, en 2004, el gobierno derechista de Jacques Chirac decidi贸 poner fin a la jurisprudencia Mitterrand y extraditarlo. Battisti huy贸 entonces a Brasil con una identidad falsa, seg煤n 茅l, ayudado por los servicios secretos franceses.

Despu茅s de tres a帽os de clandestinidad, en 2007 fue detenido en R铆o de Janeiro y pas贸 cuatro a帽os en prisi贸n, donde mantuvo una huelga de hambre porque dec铆a preferir morir en Brasil antes que volver a Italia. En 2009 el Tribunal Supremo de Brasil autoriza su extradici贸n, pero deja la decisi贸n final en manos del presidente Luiz In谩cio Lula da Silva, que en el 煤ltimo d铆a de su segundo mandato decidi贸 no expulsarlo. Como represalia, Italia llama a consultas a su embajador en Brasilia.

En junio 2011 Battisti fue liberado y logr贸 un permiso de residencia. Despu茅s de la elecci贸n en octubre pasado del ultraderechista Jair Bolsonaro, quien prometi贸 su extradici贸n, Battisti volvi贸 a la clandestinidad hasta el s谩bado, cuando fue detenido en Bolivia.

Battisti intent贸 conseguir asilo en Bolivia el 21 de diciembre, inform贸 el Defensor del Pueblo, David Tezanos, solicitud que no fue respondida, por lo que consider贸 que se violaron los derechos del ciudadano italiano como solicitante de asilo. Romero aclar贸 que Battisti no fue extraditado, sino obligado a salir del pa铆s por ingresar de forma ilegal, su salida tuvo que ser obligatoria en un puesto migratorio cercano, en este caso el aeropuerto.

En Roma, la polic铆a italiana public贸 un video en el que se ve铆a a Battisti horas antes de su captura, al parecer sin percatarse de que era vigilado mientras caminaba por la calle con pantalones vaqueros, camiseta azul y lentes oscuros, una imagen posterior mostraba la foto de la ficha del extremista con el sello de la polic铆a boliviana.

* Antrop贸loga y economista, analista asociada al Centro Latinoamericano de An谩lisis Estrat茅gico (CLAE, www.estrategia.la)

 

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario