Sep 10 2017
1258 lecturas

Despacito por las piedras

La furia de la Pachamama

Toda la Am茅rica que roza las costas caribe帽as, esa 鈥渂atida por olas duras鈥 como le cantara el genio de Nicol谩s Guill茅n, tiene miedo. La sacuden los vientos y las olas atl谩nticas del 鈥淚rma鈥, 鈥淛os茅鈥, 鈥淜atia鈥 nombres sucesivos del dolor que arrasa, con sus vientos de 300 kil贸metros por hora, todo saldo de ingenuidad. Del otro lado, por el Pac铆fico, la tierra mejicana 鈥揷omo si fuera un ind贸mito bagual- se sacude. En la escala Richter, 8,2 grados es la medici贸n que le dan. Se trata de fen贸menos distintos pero que se ubican en el podio de las respuestas que la naturaleza le proporciona al orgullo de una civilizaci贸n que -en su ignorancia- se autodefine como el avance m谩s gigantesco de la raza humana, haciendo caso omiso de las miserias que genera.
Se dir谩, sin otra explicaci贸n, que son hechos incontrolables de la naturaleza.
Es probable que la Pachamama tenga algo para decirnos. Tal vez se trate de su furia incontenible ante el destrato que le estamos proporcionando. Nos dir谩n que eso es un mito. S铆, por supuesto que lo es. Pero es tan mito como lo son la idea del 鈥減rogreso indefinido鈥, del 鈥渕ercado como regulador de la econom铆a鈥. Estos 煤ltimos son los mitos que dependen de la idea que presenta a los humanos como 鈥搒ujetos- dominadores y due帽os de la naturaleza, que vendr铆a a ser un mero objeto de la acci贸n humana. All铆 est谩 la raz贸n por la cual creemos que podemos disponer de la naturaleza como se nos ocurra y colocarla como una mercanc铆a que solo vale lo que el mercado dice que vale. El famoso 鈥渃ambio clim谩tico鈥, producido por un desarrollo industrial irresponsable, est谩 en la ra铆z de estos fen贸menos actuales y 茅ste ha sido un elemento que contribuy贸 al poder铆o que hoy ostentan los llamados 鈥減a铆ses centrales鈥. Eso es as铆 hasta que la naturaleza empieza a decir 隆basta! y pasa lo que estamos viendo, producto de ambiciones insaciables.
Es bueno recordar que siempre existieron estos fen贸menos de la naturaleza, pero nunca con la intensidad y frecuencia como se dan en estos tiempos. Ser铆a bueno que el miedo que nos producen estos hechos nos lleve a comprender que los humanos no somos due帽os sino parte de la naturaleza que nos rodea y en ese car谩cter nos debemos respetar, respet谩ndola.
Juan Guah脿n
  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario