Nov 11 2008
2068 lecturas

Opinión

La guerra mediática. Venesat-1 Simón Bolívar, el satélite venezolano: una batalla más

Jean Araud*

Desde hace unos dos años, como muchos de mis compatriotas, seguí con interés los preparativos del primer satélite venezolano, el Venesat-1 “Simón Bolívar”. Así conocí sus características técnicas, objetivos y programa. El 29 de Octubre 2008 a las 12:25 –hora de Venezuela– asistimos a su lanzamiento.
La cobertura del lanzamiento de Venesat-1 por el portal internet francés France24 de pronto me hizo pensar que en realidad Venezuela poseía un segundo artefacto, clandestino y escondido.

 

Al día siguiente del hecho France24 publicó un reportaje de François-Xavier Freland para presentar el Venesat-1 Simón Bolívar pero tan diferente del que conocía que por un instante tuve la ilusión de que, en realidad, Venezuela poseía no uno sino dos satélites.

Por desgracia la ilusión fue muy breve. Sólo se trataba de una confusión de comentarios. No logré saber si el señor Freland era un enviado especial de France24, su corresponsal en Caracas o uno de los numerosos "encargados de misión mediática" que cubren asidua y extrañamente Venezuela desde que Hugo Chávez es su presidente.

Para entender mejor el asunto retomamos a continuación algunos extractos que señalamos como France24 y aportamos algunos complementos informativos al señor Freland, por demás muy generoso y de calificativos muy instructivos.

France24. El satélite "Simón Bolívar" es el orgullo del régimen chavista.

Por supuesto, un satélite es orgullo para cualquier país, principalmente emergente e inclusive de los demás. Como vivo aquí, aquí en Caracas constaté que este orgullo no se limita al “régimen chavista”: conocemos aquí a lanzamientos difundidos por Francia y espero que el señor Freland esté orgulloso de sus Ariane.

France24. Con el mas grande orgullo de Chávez, quien se “targue” de ofrecer a su pueblo.
Tuve que recurrir al Larousse para entender el alcance del verbo “targuer”. En la oportunidad del lanzamiento del Venesat-1, observé a un Chávez satisfecho y feliz del éxito de la misión, lo que parece bastante lejano de la definición de “fanfarronear con arrogancia” que entrega el diccionario.

France24. Caracas lanzó, en cooperación con Pekín, su primer satélite de telecomunicaciones… y reafirma su proximidad con China comunista.
Caracas está en relación con Beijing, actual capital de la República Popular de China, pero este calificativo de “comunista” es de una precisión muy instructiva. Para mejorar mi cultura y visión del mundo espero más reportajes del señor Freland sobre otros países ya que después del régimen chavista de Venezuela y de la China comunista, quizás pueda descubrir un Estados Unidos "imperialista" y una España" monárquica! –aunque quedo intrigado en relación a Francia y otros países de la Unión Europea.

France24. … al comandante de la estación terrestre, general Antonio José Núñez, se lo observa tranquilizador. Sin embargo, y en la cercanía, los aviones de caza Sukhoi, muy recientemente entregados por Rusia, despegan sin interrupción de la vecina pista de entrenamiento. Un decorado de guerra fría.

Me da la impresión que frente a un posible “encargado de misión mediática” el general ha sido discreto, y probablemente, por experiencia, desconfía de las manipulaciones mediáticas.

Como tuve alguna relación con la aviación militar francesa, también he observado, como el señor Freland, que sobre las bases aéreas de entrenamiento de tripulaciones los aviones despegan sin interrupción, pero no logré captar la relación con su "decorado de guerra fría". France24 debería encargar al señor Freland presentarnos un gran reportaje sobre las medidas de protección y seguridad de las diversas estaciones terrestres de satélites a través del mundo, empezando por la estación espacial que opera en Guyana francesa.

France24. “Sella el inicio de una gran aventura científica venezolana concebida para el hombre, trompetea el jefe del programa satelital”. ¿Golpe mediático?… Se sospecha detrás de esta operación una nueva gesticulación mediática por parte de “El Presidente”.
A este nivel de la lectura, hagamos un resumen y ordenemos algunas palabras claves e ideas esenciales proyectadas por France24 a sus lectores –lo que en mi caso me ha hecho pensar en un segundo satélite:

Un jefe de programa que trompetea, un general que se percibe tranquilizador en un decorado de guerra fría, un golpe mediático de un presidente que gesticula y fanfarronea con arrogancia al ofrecer el satélite de un régimen chavista para afirmar su proximidad con China comunista.

De verdad verdad, el satelite Venesat-1 que conocía tiene otros objetivos en un marco muy diferente. Pero sigamos leyendo con atención otras informaciones de esta fuente instructiva.

France24. Lo cierto es que en Venezuela, internet y la telefonía celular están todavía en sus balbuceos… hasta francamente inexistentes en los barrios.
Por lo visto el señor Freland no supo informarse de un hecho: que Venezuela es uno de los países donde la telefonía celular está muy desarrollada, particularmente en los sectores populares, y en donde los cyber-cafés e infocentros gratuitos se desarrollan cada día más.

France24. “En vez de poner satélites en órbita a golpe de millones de dólares, explica Juan, un comerciante del centro de la capital, Chávez haría mejor en renovar nuestro sistema de electricidad deficiente, estamos hartos de los cortes de corriente a repetición.”
Como busco siempre datos fiables, me gustaría el contacto con este emblemático Juan, que parece el más indicado para expresar la opinión de toda la población. Sin embargo Juan olvidó precisar que este sistema eléctrico deficiente es en gran parte una herencia del sector privado y que el Estado compró recientemente esas empresas. Chávez a hecho mejor que lo que le recomienda Juan; no sólo el satélite está en órbita sino que además el sistema eléctrico se encuentra actualmente en plena renovación.

France24. Apenas a pocas semanas de un doble escrutinio regional y municipal que se anuncia apretado…
No sé si la fuente del señor Freland es también ese famoso Juan, pero si el 23 de noviembre próximo podrá conocer los resultados del escrutinio para la elección de los 23 gobernadores y 337 alcaldes; mientras corre el riesgo de constatar que su calificativo de “apretado” podría ser un pronóstico falso.

Haciendo un cálculo conservador, me permito adelantar al señor Freland que los gobernadores y alcaldes pertenecerán en mas o menos un 80% a su “régimen chavista”.

France24. Sin embargo, y mirando con mas detalles, el proyecto ha sido realizado, concebido y fabricado en un 90% por China. Sólo hay que entrar en la sala de control de la estación terrestre para verlo. Detrás de las computadoras, ingenieros chinos “angloparlantes” están al mando, aún si unos treinta ingenieros venezolanos, entrenados en Beijing, deben poco a poco reemplazarlos.
Claro que sí, señor Freland. Incluso si los –no 30, sino 80– ingenieros venezolanos entrenados desde hace tres años en China, que participaron en la construcción y el lanzamiento del satélite, no tuvieron tiempo de llegar a la sala de control en Venezuela para tomar el mando del teleguiado. El problema es que Venesat-1 después de su despegue se dirigió a sus coordenadas geoestacionarias a 11.000 kilómetros por hora.

Claro que para un programa de tecnología de punta un país emergente debe confiarlo a un país que domine esa tecnología. Inclusive las naciones tecnológicamente desarrolladas deben asociarse para llevar a buen término programas como Concorde o Airbus y los espacionautas franceses deben pedir “colas en transbordadores” para ir al espacio con sus colegas astronautas o cosmonautas a bordo de equipos 100% de otras partes. Pero sea indulgente señor Freland, la Venezuela de Simón Bolívar de 1811 debe recuperar casi mil años a la Francia del Tratado de Verdun de 843.

France24. “Es un gran honor para nosotros haber concebido este satélite con vocación exclusivamente civil, explica Nan Yin, una periodista de la agencia Xinhua (china nueva), nuestra cooperación con Venezuela enseña que es posible construir un nuevo mundo, mas justo y mas enfocado hacia el hombre.”
Gracias por la información de que Venezuela realiza su programa espacial con una “China comunista” con la cooperación de una “China nueva” que se siente honrada. Pero más que todo gracias por citarnos a la periodista Nan Yin que en sólo algunas palabras logró destacar lo esencial.

Efectivamente, el Venesat-1 "Simón Bolívar" es un satélite con fines pacíficos, no tiene ningún objetivo militar y su misión principal es social. Servirá a las telecomunicaciones, para programas de educación, a la telemedicina, a la preservación del ambiente, a la difusión de la información y estará al servicio de las naciones amigas para consolidar la unión de los pueblos de la región.

Es así, social, en contraste con la cantidad impresionante de satélites militares y el 60% de satélites que pertenecen a multinacionales con fines exclusivamente comerciales.

Sin embargo France24 habría podido mejorar sus informaciones señalando algunos hechos interesantes en relación al lanzamiento de ese satélite. Por ejemplo:

– Que hasta el último minuto Wáshington presionó a China para aplazar su lanzamiento.

– Como Colombia declinó su cooperación, sus coordenadas geoestacionarias se encuentran en el espacio uruguayo, país sometido a las presiones de Wáshington para que también declinara.

– El costo de Venesat-1 es de 400 millones de dólares. Tomando en cuenta los contratos de servicios en telecomunicaciones cancelados hasta ahora a las transnacionales por Venezuela, el costo de su primer satélite será amortizado en el primer año de su puesta en operación.

– Actualmente, Venezuela prepara el proyecto de su propia estación de lanzamiento, de la cual serán lanzados sus próximos satélites fabricados igualmente en el país.

Me es imposible concluir mis observaciones sin agregar algunos comentarios personales, esto en mi calidad de franco-venezolano:

¿En vez de publicar artículos orientados a desacreditar sistemáticamente a Venezuela, no habrá periodistas en Francia con capacidad para cubrir las realidades de este país con un mínimo de respeto, de honestidad y de ética profesional y no en el marco de una guerra mediática?

Al inicios del siglo pasado, por ejemplo, la medicina y los servicios de telecomunicaciones se implantaron en Venezuela en el marco de la cooperación francesa.

Hoy en día, Venezuela coopera cada vez más y con toda la razón con naciones que le expresan su amistad y el respeto de su soberanía.

Esto puede explicar al señor Freland la presencia de aviones cazas rusos Sukhoi que llamaron su atención y que poco a poco reemplazan, entre otros, a los Mirages franceses que equipan la fuerza aérea venezolana.

Habría que explicar también por qué Venesat-1 se fabricó y lanzó desde Xichang, en la provincia de Shaanxi en China, y no de Kourou en Guyana Francesa, vecina de Venezuela y a pesar de que Francia sin lugar a dudas tiene una excelente experiencia para ofrecer en el campo espacial. 

El señor Freland visitó la estación espacial terrestre de Venezuela en la localidad de El Sombrero que se traduce en francés como Le Chapeau, lo me inspira saludarlo con una reverencia con mi propio sombrero por su reportaje. Reverencia también por sus dos fotografías, muy ilustrativas.

France24. Primera foto "En la estación de El Sombrero. Foto: François-Xavier Freland"
Curioso. El Comandante de la estación terrestre parece observar el cielo… probablemente para lograr ver el satélite que se encentra a 35 kilómetros de altitud en geoestacionario sobre Uruguay que se encuentra a unos 4.000 kilómetros de Venezuela.

France24. Segunda foto "En un café, un cliente observa el lanzamiento del satélite, transmitido en directo por la televisión pública. Foto: François-Xavier Freland"
Cinco personas en un local con unas 20 sillas vacías ¿Cuál es la intención del mensaje del fotógrafo?

*El reportaje completo –con las fotografías del señor Freland– están disponibles en francés, árabe e inglés en el portal
www.france24.com/fr/monde
 

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario