May 20 2019
557 lecturas

OpiniónPolítica

La Helms-Burton y el castigo colectivo

Estados Unidos y Cuba guardan una situaci√≥n √ļnica en las relaciones internacionales. No existe un caso similar de asedio pol√≠tico-ideol√≥gico, econ√≥mico y militar tan sostenido de una potencia mundial contra un pa√≠s peque√Īo. Despu√©s de que en octubre de 1960 el presidente Dwight Eisenhower impuso un bloqueo parcial a la isla en respuesta a las nacionalizaciones y expropiaciones de propiedades de ciudadanos y compa√Ī√≠as estadounidenses por el nuevo gobierno revolucionario ‚Äďseguido de la ruptura de relaciones diplom√°ticas el 3 de enero de 1961‚ąí y tras la derrota militar de la invasi√≥n mercenaria de la Brigada 2506 en Playa Gir√≥n en abril siguiente, el 7 de febrero de 1962 John F. Kennedy emiti√≥ una orden ejecutiva que ampli√≥ las restricciones comerciales y profundiz√≥ el cerco.

Durante 58 a√Īos y 12 sucesivas administraciones de dem√≥cratas y republicanos: Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush padre, Clinton, Bush hijo, Obama y Trump, la ¬ęamenaza cubana¬Ľ ha causado una histeria y un fanatismo sin par en los planificadores imperiales. Las sanciones comerciales, econ√≥micas y financieras contra Cuba ‚Äďuna guerra econ√≥mica combinada con acciones militares y terroristas, directas y encubiertas‚ąí son las m√°s duras del mundo.Resultado de imagen para helms burton

Pero a la vez, desde que en 1823 el secretario de Estado, John Quincy Adams, formul√≥ la pol√≠tica de la ¬ęfruta madura¬Ľ, seg√ļn la cual, separada de Espa√Īa, ¬ępor las leyes de la gravedad pol√≠tica¬Ľ ‚ąíes decir, por la fuerza‚ąí la isla deb√≠a caer en las manos de Estados Unidos, la necesidad de poseer Cuba es el tema m√°s antiguo de la diplomacia de guerra de Washington.

Ese objetivo se cumpli√≥ en 1898, cuando con su pol√≠tica del ¬ęGran garrote¬Ľ y su ¬ędiplomacia de las ca√Īoneras¬Ľ, Theodore Roosevelt (admirado por Hitler) invadi√≥ la isla y Cuba se convirti√≥ en una cuasi colonia, permaneciendo en esa situaci√≥n hasta el triunfo de la revoluci√≥n en 1959. En marzo de 1960, el subsecretario de Estado, Douglas Dillon, argument√≥ que ¬ęel pueblo cubano es responsable del r√©gimen¬Ľ, por lo que EU ten√≠a el derecho ¬ęleg√≠timo¬Ľ de castigar e infligir sufrimiento a la poblaci√≥n por medio del estrangulamiento econ√≥mico. Eisenhower aprob√≥ las sanciones con la esperanza de que ¬ęsi [el pueblo cubano] pasa hambre, echar√° a Castro¬Ľ.

Kennedy y sus sucesores adoptaron la f√≥rmula, pero el ¬ęcastigo colectivo¬Ľ a los cubanos se intensific√≥ tras el derrumbe de la Uni√≥n Sovi√©tica en 1989. En 1992, con la anuencia de Bill Clinton, el congresista Robert Torricelli se propuso ¬ęcausar estragos¬Ľ en la isla. Y en 1996 Clinton fir¬≠m√≥ la Ley para la libertad y solidaridad democr√°ticas cubanas, mejor conocida como ley Helms-Burton (por los apellidos de sus promotores, el senador republicano Jesse Helms y el representante dem√≥crata Dan Burton) que codific√≥ y endureci√≥ el bloqueo al fortalecer el ilegal alcance extraterritorial de su pol√≠tica de ¬ęcambio de r√©gimen¬Ľ, dirigida a restaurar su hegemon√≠a en la isla y regresarla a su √≥rbita como pa√≠s sat√©lite.

Durante 22 a√Īos, los gobiernos de Clinton, Bush, Obama y Trump mantuvieron suspendido el m√°s escandaloso de los art√≠culos de la Helms-Burton: el t√≠tulo III, que permite a los antiguos propietarios en la isla y sus herederos que posean la nacionalidad estadunidense, entablar demandas judiciales en tribunales de EU. Pero a partir del 2 de mayo, el t√≠tulo III se puso en vigor y los demandantes tambi√©n podr√°n exigir compensaciones a empresas e inversionistas de terceros pa√≠ses cuyos negocios en Cuba utilicen (o ¬ętrafiquen¬Ľ en) inmuebles nacionalizados y confiscados por el gobierno cubano al amparo de la Constituci√≥n de 1940.

Resultado de imagen para helms burtonLa pol√©mica ley busca anular el derecho soberano de Cuba a la nacionalizaci√≥n y expropiaci√≥n de bienes de extranjeros y nacionales con los t√©rminos de compensaci√≥n que a los efectos se consideren y de conformidad con el derecho internacional. Por su car√°cter extraterritorial, el engendro legislativo ‚ąíque no tiene jurisdicci√≥n en Cuba‚ąí viola los reconocidos principios de que ¬ęel dominio de una propiedad se establece de acuerdo con las leyes del pa√≠s donde est√° localizada¬Ľ, de ¬ęla libertad de financiamiento e inversi√≥n¬Ľ y ¬ęla subordinaci√≥n de compa√Ī√≠as subsidiarias a las leyes del pa√≠s residente¬Ľ.

Las medidas coercitivas neocoloniales activadas por Trump y el grupo de forajidos sic√≥patas que le rodean (Mike Pence, Mike Pompeo, John Bolton, Elliot Abrams, Marco Rubio) pretenden implantar ahora una guerra econ√≥mica unilateral, total y permanente a la isla, por lo que buscan desestimular, atemorizar y/o interrumpir las relaciones comerciales de compa√Ī√≠as e inversionistas de terceros pa√≠ses con Cuba y someter a Estados soberanos a las disposiciones extraterritoriales de EU.

A pesar de la sumisi√≥n de los gobiernos vasallos de Europa (Merkel, Macron, S√°nchez, et al.), la alta representante para Asuntos Exteriores de la Uni√≥n Europea, Federica Mogherini, y la comisaria de Comercio, Cecilia Malmstr√∂m, condenaron la ley y dijeron que acudir√≠an a la Organizaci√≥n Mundial de Comercio para impugnar la decisi√≥n de aplicar el t√≠tulo III. Las canciller√≠as de Canad√° y M√©xico tambi√©n rechazaron la ley que viola el derecho internacional y busca perpetuar el castigo colectivo contra la poblaci√≥n isle√Īa y destruir por hambre a la revoluci√≥n cubana.

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario