May 16 2015
1114 lecturas

CulturaSociedad

La irrupci贸n ciudadana en Chile

Michelle Bachelet ha apostado por los medios y las comunicaciones. Ante la carencia de pol铆tica, se opta por efectismos, por espejismos. Lo hizo durante el discurso televisado para anunciar las conclusiones del informe de la Comisi贸n Engel sobre la corrupci贸n, y lo repiti贸 al comunicar el cambio de gabinete durante una entrevista con el animador de televisi贸n Don Francisco. De todos los espacios y momentos para anunciar una acci贸n de relevancia pol铆tica, us贸 el m谩s medi谩tico y liviano.
ch bachelet x tv1El l铆mite entre la pol铆tica y la far谩ndula qued贸 eliminado. La pol铆tica demostr贸 nuevamente su vocaci贸n de espect谩culo. El cambio de gabinete ha sido una acci贸n comunicacional, desde principio a fin. Sin una pol铆tica que refrende los cambios prometidos durante su campa帽a, queda la demagogia, la ret贸rica y las im谩genes pasajeras. Como si los nuevos rostros representaran alg煤n cambio.
Una semana antes se us贸 una cadena nacional. Con calculada solemnidad, Bachelet intent贸 marcar un hito: detener el progresivo deterioro del sistema pol铆tico con un gran manifiesto, con una proclamaci贸n que buscaba expresar, adem谩s de un renovado liderazgo, la limpieza y la reparaci贸n de la pol铆tica. Tras el conjunto de enunciados que eliminar铆an la corrupci贸n, Bachelet se adelanta a los hechos y propone el mayor de todos los cambios: una nueva Constituci贸n.
El mensaje tuvo inmediatos efectos. Pero tal vez la mayor铆a de ellos no han sido los deseados. No ha sido la ciudadan铆a indignada la que ha reaccionado de manera vociferante, sino la clase pol铆tica. El gran discurso de Bachelet que detendr铆a la carcoma de las instituciones pol铆ticas para suavizar la ira de la poblaci贸n, s贸lo circul贸 en el sistema cerrado de las elites en el poder. En las organizaciones sociales, en la calle, la desconfianza permanec铆a. No s贸lo ha sido evidente en las redes sociales sino, a los pocos d铆as, en la marcha de los trabajadores y en las encuestas, que registran su ca铆da libre.
El gobierno lanza estas campa帽as comunicacionales como un nuevo intento para elevarse por sobre los esc谩ndalos de corrupci贸n. Pero el da帽o es tan enorme, con unas instituciones corro铆das y sus figuras pol铆ticas y empresariales tan pervertidas, que una reparaci贸n interna no es ni posible ni cre铆ble. Sin justicia no hay verdad, limpieza ni reparaci贸n.ch bachelet x tv
La Nueva Mayor铆a ha vuelto a actuar como la Concertaci贸n. Tal como hace 25 a帽os, cuando anunci贸 el retorno a la democracia que result贸 una espuria y negociada transici贸n 鈥渆n la medida de lo posible鈥, hoy repite sus acciones. Una m铆mesis, una pantomima del cambio, que conserva adem谩s de las viejas y podridas instituciones sus vicios y sus protagonistas.
Durante los 煤ltimos a帽os poco o nada se ha hecho con las sugerencias de las comisiones asesoras de expertos. Es por ello que vale preguntarse, 驴qu茅 plazos tiene el proceso de limpieza? 驴Qui茅nes ser谩n los encargados de hacerlo? 驴Puede surgir algo sano de unas instituciones enfermas? Del mismo modo que un agujero negro ha ocultado las maniobras pol铆ticas de las 煤ltimas dos d茅cadas, estas medidas parecen estar destinadas para su diluci贸n a un incierto y oscuro futuro.
Si hubo algo relevante en el discurso de Bachelet ha sido el reconocimiento impl铆cito que ha hecho a una ciudadan铆a cada vez m谩s emputecida (usando la expresi贸n del ex contralor Mendoza), pero tambi茅n organizada. Cuando la presidenta mencion贸 en un nuevo y ambiguo eufemismo la creaci贸n a partir de septiembre de un 鈥減roceso constituyente鈥, las voces que demandan una Asamblea Constituyente se elevaron a partir del mensaje. Si Bachelet incluy贸 en su programa de 2013 la redacci贸n de una nueva Constituci贸n y desde su discurso de abril la creaci贸n de un proceso constituyente, es por la presi贸n ciudadana. Es posible pensar, tanto como se desea, que a partir de septiembre comience a levantarse un escenario social y pol铆tico para la instalaci贸n de una Asamblea Constituyente.

*Publicado en 鈥淧unto Final鈥, edici贸n N潞 828, 15 de mayo, 2015

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario