Ago 4 2012
1492 lecturas

Política

La izquierda paraguaya nunca estuvo en un mejor momento, dice Lugo

Desde que asumi√≥ el cargo de presidente de Paraguay, en agosto de 2008, Fernando Lugo imaginaba que luego de cinco a√Īos, en agosto de 2013, cuando terminara su mandato, pasar√≠a a dedicarse a otras actividades fuera de la pol√≠tica institucional. Pero el golpe sufrido a finales de junio cambi√≥ su vida radicalmente, dijo a los medios alternativos brasile√Īos¬† el primer juevs de agosto en S√£o Paulo (SP).

‚ÄúHoy m√°s que nunca, la gente me pide que deje de ser obispo y sea m√°s pol√≠tico‚ÄĚ, afirm√≥ Lugo, quien asegura haber asumido el papel de articulador de la unidad de la izquierda paraguaya luego de su destituci√≥n. Y agrega que ahora, todos los d√≠as, hay grupos sociales y pol√≠ticos discutiendo la manera de construir un proyecto nacional para el pa√≠s. ‚ÄúAntes eso no suced√≠a. La izquierda nunca estuvo en un mejor momento. Nunca antes 12 partidos y ocho movimientos se sentaron juntos‚ÄĚ, dijo, refiri√©ndose al Frente Guas√ļ, concertaci√≥n de izquierda y centro-izquierda formada en marzo de 2010.

En las elecciones generales de abril del a√Īo que viene, la articulaci√≥n pretende concentrar sus fuerzas en dos frentes: disputar la Presidencia y conquistar el mayor n√ļmero posible de esca√Īos en el Congreso Nacional. Para alcanzar este √ļltimo objetivo, cuenta con Lugo para encabezar la lista de candidatos al Senado, derecho que le ha reconocido a √©l recientemente la Corte Suprema de Paraguay. ‚ÄúEn algunas semanas, sabremos con m√°s claridad lo que es m√°s conveniente. Pienso que si eso es √ļtil para el restablecimiento de la democracia en Paraguay, soy un soldado‚ÄĚ, dijo el presidente depuesto.

Para Lugo, en la pr√≥xima elecci√≥n habr√° una disputa entre una izquierda renovada y una derecha que ‚Äúno est√° reciclada‚ÄĚ. ‚ÄúPor eso hay esperanza. La sociedad paraguaya est√° m√°s polarizada que nunca. Si la izquierda tambi√©n consigue aglutinar a fuerzas no pol√≠ticas, tiene oportunidades‚ÄĚ. Seg√ļn Lugo, una de las ventajas del Frente Guas√ļ reside en la divisi√≥n de los partidos tradicionales del pa√≠s. ‚ÄúLa derecha paraguaya pasa de la euforia a la depresi√≥n en muy poco tiempo. Cre√≠a que ser√≠a muy f√°cil ejecutar el golpe. Cre√≠a que la UNASUR [Uni√≥n de Naciones Suramericanas] no reaccionar√≠a, que la comunidad internacional aceptar√≠a. Est√° en un completo aislamiento pol√≠tico‚ÄĚ, destac√≥.

El golpe

Seg√ļn Fernando Lugo, las pol√≠ticas adoptadas por su gobierno no fueron el principal motivo del juicio pol√≠tico a que fue sometido en el Congreso Nacional, pero s√≠ el potencial de transformaci√≥n de la sociedad paraguaya que la gesti√≥n representaba. ‚ÄúNo tom√© ninguna medida socialista. Aceptamos las reglas del juego. Ten√≠a buenas relaciones con los organismos internacionales y presentaba todos los indicadores conservadores que ellos les gusta ver, como econom√≠a en crecimiento, inflaci√≥n controlada, multiplicaci√≥n de las reservas internacionales, pago de las deudas… √©ramos buenos muchachos. Pero hab√≠a un peligro. La continuidad del proceso de cambios. Eso s√≠ incomodaba. Est√°bamos econ√≥micamente bien, pero pol√≠ticamente ten√≠amos articulaciones con grupos sociales‚ÄĚ, argument√≥.

El presidente depuesto fue enf√°tico en afirmar que el golpe no se gest√≥ de la noche a la ma√Īana. ‚ÄúFue pensado por mucho tiempo‚ÄĚ, dijo, acord√°ndose, principalmente, de la reciente denuncia del Wikileaks de que Estados Unidos sab√≠a de esa amenaza desde 2009. ‚ÄúCuando yo comenzaba en la pol√≠tica, me dec√≠an que el 70% de las decisiones eran tomadas fuera del pa√≠s. No quise creer. Hoy, por mi experiencia, no descarto totalmente esa posibilidad‚ÄĚ. Seg√ļn Lugo, en Paraguay ‚Äď as√≠ como en la mayor√≠a de los pa√≠ses del mundo ‚Äď el aut√©ntico poder no muestra el rostro. En el caso paraguayo, √©l cit√≥ el narcotr√°fico, los productores de soja y las transnacionales del agronegocio.

‚ÄúEl gobierno golpista tom√≥ ya cuatro medidas que nos hacen pensar en la injerencia de esos poderes de facto en la pol√≠tica paraguaya. La primera es el fin del impuesto a la exportaci√≥n de la soja. La segunda es el permisote entrada al pa√≠s de la soja transg√©nica, siendo que nuestro gobierno estaba trabajando por la recuperaci√≥n de las semillas criollas. La tercera medida es el anuncio del pago de una deuda que Paraguay nunca contrajo. Un pr√©stamo de 80 millones de d√≥lares efectuado durante la dictadura Stroessner y que nunca lleg√≥ al pa√≠s. La cuarta medida es la negociaci√≥n de la instalaci√≥n de la empresa R√≠o Tinto. ¬ŅC√≥mo es posible que quieran producir aluminio en Paraguay si la materia prima y el mercado est√°n en Brasil? Est√°n negociando que el precio de la energ√≠a para esa empresa sea fijado por 30 a√Īos sin reajuste, con una p√©rdida de 14 mil millones de d√≥lares. Sin duda, esas multinacionales tienen el poder de hecho‚ÄĚ, aclar√≥

Frente a ello, Lugo se√Īala que para que haya cambios estructurales en Paraguay es necesaria la instalaci√≥n de una Asamblea Constituyente que tenga como una de sus prioridades incidir sobre la propiedad de la tierra en el pa√≠s. Adem√°s de eso, dijo, otro gran desaf√≠o es conquistar un grande respaldo en el parlamento.

Sobre una posible reversi√≥n del golpe y vuelta a la Presidencia, Lugo explic√≥ que hay dos caminos. Uno de ellos pasa por la Corte Suprema, que en los actuales momentos analiza la constitucionalidad del juicio promovido por el Congreso. La segunda v√≠a es la pol√≠tica: que el Senado reconozca que el proceso fue irregular y revise su decisi√≥n. El presidente depuesto, sin embargo, aunque admite que existe la posibilidad de volver al cargo, no est√° optimista. ‚ÄúCreo en Dios y en los milagros, pero en ese yo no creo‚ÄĚ, ironiz√≥.

http://www.cartamaior.com.br/templates/materiamostrar.cfm?materia_id=20656. (Traducción y difusión: ALAI)

  • Compartir:
X

Envíe a un amigo

No se guarda ninguna información personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A√Īadir comentario