Ene 1 2016
625 lecturas

Sociedad

La lucha indígena y la asunción de Macri a la presidencia de Argentina

En los últimos tiempos, y con las elecciones, una serie de acontecimientos han ocurrido en la arena política indígena en Argentina, a raíz de los cuales mucha gente ha quedado descolocada, sin saber a ciencia cierta lo que está pasando. He aquí algunas ideas, desde mi perspectiva, para que -por el bien de todos/as- intentemos dilucidarlo.

En primer lugar el Acampe en la Avenida 9 de Julio de los hermanos y hermanas indígenas de Formosa agrupados en la QOPIWINI, (Qom, Pilagas, Wichis y Nivaclé), fue sin dudas un acontecimiento que ha creado un impacto en los pueblos indígenas de Formosa, oprimidos y ninguneados por el gobernador Gildo Infran, que gobierna como si estuviésemos todavía en la epoca del feudalismo.

Sin dudas que este acontecimiento del Acampe por casi diez meses también llamó la atención de algunos sectores políticos de la oposición, de legisladores más progresistas, así como el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, con Nora Cotiñas a la cabeza. La APDH de La Matanza y  Perez Esquivel también apoyaron el proceso cuando pudieron. También  lo hicieron un  pequeño sector de los movimientos sociales y sindicatos, así como la Central de Trabajadores Argentinos, CTA, no oficialista, cuyo apoyo fue muy importante.También algunos profesionales de la academia e intelectuales apoyaron el Acampe.
Sin embargo, a pesar de que en Buenos Aires viven decenas de miles y quizás cientos de miles de indígenas, hubo muy poca participación o apoyo al Acampe, a excepción de algunos individuos y de la Mesa de Pueblos Originarios de la Pcia de Buenos Aires y la Capital Federal.
Pero sin duda, sin el apoyo crucial de todos los sectores arriba señalados, hubiera sido imposible mantener el Acampe por tanto tiempo.
Por otro lado, los legisladores del oficialismo Kichnerista y todo su abanico de movimientos sociales y medios oficialistas, se encargaron de querer desprestigiar a los hermanos del Acampe y todos aquellos que ejercieran críticas hacia el oficialismo.
El nivel de arrogancia y prepotencia, así como las mentiras esgrimidas en contra de los indígenas, fue patente e indignante.
Los medios oficialistas, siguieron negando e ignorando la situación de injusticia en que vivimos los Pueblos Indigenas en Argentina. Los grandes medios corporativos, publicaban algo sólo cuando creían obtener algún redito político.

El tema de los hermanos/nas indígenas de Formosa sin duda acaparó la atención y muy poco se habló de la situación de otros pueblos indígenas del país, excepto el juicio en contra de Relmu Ñanco y la comunidad de Winkul Newen que con mucha esfuerzo de la Solidaridad y de las comunidades Mapuche de la Zona Centro de Neuquen, se logró que fueran sobreseídos los acusados injustamente por la mal-llamada Justicia de Neuquén. Procesados por una piedra que provocó una  herida a la oficial de Justicia de Zapala, Verónica Pelayes.
 
El desmembramiento y las divisionesar Nilo-Cayuqueo-2

Después de 12 años de gobiernos Kichneristas, el movimiento Indígena en Argentina ha quedado desmembrado y dividido.
La opresión por parte de los gobiernos provinciales ha sido -y continúa- siendo brutal.
Por otro lado hubo la cooptación de algunos referentes o líderes por parte del gobierno que los sedujo con puestos de trabajo, sueldos, viajes en avión a reuniones, cursos, formación de estructuras burocráticas y, por supuesto, otros beneficios personales. Para todo esto corrió mucho dinero: a cambio del silencio o del mirar para otro lado ante la injusticia. Sin duda que estos factores contribuyeron a la atomización del movimiento.

Las elecciones presidenciales y el advenimiento del Macrismo al poder: Comienza a cambiar la historia, ¿para bien? o… ¿quien sabe?

El 26 de octubre, primer día del juicio en Zapala a Relmu Ñanco, Martín Maliqueo y Mauricio Rain todos de la comunidad Winkul Newen, llegó Felix Diaz, en avión, a apoyar a los Mapuche. Por la tarde, dijo de repente que se tenía que ir porque lo habían llamado y que Macri, el candidato a Presidente los recibiría al día siguiente. Los organizadores hicieron arreglos para llevarlo al aeropuerto de Neuquen, distante 190 kms, para tomar el avión esa misma noche, para ir a una entrevista con Macri el día siguiente, en el mismo Acampe de la Avenida 9 de Julio.
Allí comienza otra etapa para los integrantes del Acampe y también para algunos indígenas en Argentina.
Durante la visita de Macri al Acampe, según trascendió, éste se comprometió trabajar por los derechos indígenas, con la condición de que tenía que levantarse el Acampe antes de las elecciones.
En una llamada telefónica, Félix me dijo que sí, que se levantaba el Acampe y que iban a comenzar un proceso de dialogo.
Esta noticia produjo malestar entre los aliados que habían ido a apoyar a Winkul Newen en Zapala, entre ellos Nora Cortiñas y el legislador Pablo Bergel, además de algunos indígenas. Más tarde Nora denunciaría que dentro del Acampe hubo infiltrados al estilo de Astiz en la época de la dictadura.
¿Porque levantar el Acampe después de casi 10 meses resistiendo?
Además, ¿porqué hacerlo antes de que Macri sea elegido presidente ?
¿Hubo algún pacto (incluído quizás el Kirchnerismo)?

A todo esto, estaba programada para los dias 20 a 23 de noviembre, en Formosa en la comunidad Potae Napocna Navogoh -que es la comunidad de Felix Diaz- una reunión de QOPIWINI.
Dado que las fechas estaban en conflicto con las elecciones presidenciales, se decidio postergarla para los dias 27-29 de noviembre, en la misma comunidad.
Allí acudimos en grupos para apoyar a QOPIWINI quienes iban a considerar los Estatutos para constituirse como entidad sin fines de lucro. Yo me había comprometido a dar un Taller sobre los procesos y la participación indígena en las Naciones Unidas y la arena internacional, y por ese motivo llegué esos días a Formosa.
Al llegar a la comunidad de Navogoh, Felix me informó que no se haría el Taller, ni tampoco la reunión de QOPIWINI, pues dijo que iban a considerar hacer una propuesta para entregársela a Macri en nombre de QOPIWINI y de los pueblos indígenas del país. Le dije que por ahí era mejor hacer una reunión ampliada con organizaciones y comunidades indígenas del país para darle legitimidad a la propuesta. Felix me dijo que no había tiempo, pues Macri quería la propuesta en pocos días y, además, que la gente le tenia confianza a él.
Acto seguido propuso a un equipo técnico para elaborar la propuesta para Macri y se fueron a una oficina donde estuvieron todo el día y parte del día siguiente. Me llamó la atención de ver algunas caras conocidas de indígenas y otras devenidas a indígenas que no habían aparecido nunca por el Acampe  ni en otras reuniones. Algunos con antecedentes no muy claros. Ellos mencionaron que Felix los había convocado.
De todos modos los hermanos y hermanas que habían venido de distintas comunidades de Formosa para tratar sus asuntos y el Estatuto de QOPIWINI, no pudieron hacerlo porque se había decidido otra cosa.
Entonces, quien quiso pudo tomar el microfono y hablar, pues no había reunión. En esa ronda de exposiciones medias improvisadas, hablaron de algunas cosas muy extrañas, como ser algunos dijeron que tenían contacto en el ejército y proponían reclutar jóvenes indígenas para armar grupos con el ejército con el fin de combatir la delincuencia. Otros hablaban de otros temas, tales como lo que enseñaba la Biblia. Así transcurrió el día.
Al día siguiente los encargados de redactar la propuesta a Macri leyeron un largo documento, muy técnico, que la mayoría no entendió. Sin embargo, se propuso que se aprobara a mano alzada, y así se hizo. Todo concluyó en que la reunión de QOPIWINI no se llevó a cabo, y en cambio se elaboró el documento que tampoco se les entregó a la gente para que lo leyeran en sus comunidades.
Todos regresamos a nuestros lugares de origen, hasta que el día 15 de noviembre me enteré que Macri recibiría el día jueves 17 del mismo mes a Felix Diaz, QOPIWINI y otros indígenas del país.
Para ello se programó una reunión previa en la Iglesia del Nazaret en el barrio de San Cristobal de Buenos Aires. Aunque no fui invitado, fui de todos modos. Allí me llevé una gran sorpresa cuando vi que no sólo estaban los que habían redactado el documento en Formosa, sino que muchos otros indígenas que hacia mucho tiempo no los veía y que  viven en la capital y el Gran Buenos Aires. También vinieron algunos de Neuquén, Chaco, Misiones y claro, los hermanos y hermanas de Formosa.
Al confeccionar la lista se contabilizaron, según los organizadores, 30 pueblos indígenas de todo el país. A decir verdad, hubo muy pocas organizaciones y comunidades.
El día viernes el ahora presidente Macri los recibió en el Museo del Centenario, no en la Casa Rosada, y sólo por media hora. En su discurso, muy suave y sin hablar de Derechos Indígenas, habló de que los indígenas se merecen tener una mejor vida, que esos niños que hoy están presentes crecerán en una sociedad mas justa…etc.
Luego habló Felix Diaz, quien agradeció que los hayan recibido y dijo que esperaba que hubiera una nueva relación con el estado. Tambien habló Relmu Ñanco, quien habló de la deuda que tiene el estado con los Pueblos Originarios, que se respeten las leyes y, principalmente, del derecho a la consulta para cualquier proyecto en territorios Indígenas.
Del Museo, las delegaciones indígenas acudieron a una reunión con el Ministro de Justicia Claudio Avruj y el Nuevo Presidente del Insituto Nacional de Asuntos Indígenas, INAI, señor Raul Ruiz Diaz, en la sede de Derechos Humanos, donde se habló de establecer una Mesa de Trabajo para avanzar en la búsqueda de soluciones.

En conclusión: si bien es positivo el hecho que el nuevo Presidente haya recibido a un número de dirigentes indígenas, creo que las cosas debiesen hacerse de otro modo, pues se están haciendo propuestas en nombre de todos los pueblos indígenas del país, SIN que la mayoría este representada.     Esto es muy serio y puede llevar a profundizar las divisiones y que, nuevamente tengamos hermanos y hermanas autonombrados en el gobierno, convalidando políticas acorde con el capitalismo Neoliberal y depredador.  No fue aceptada la propuesta de hacer una reunión con las principales organizaciones indígenas del país, con el fin de elaborar propuestas consensuadas. Sin embargo se propuso hacer una Mesa de Trabajo con el gobierno para hablar de derechos, sin especificar quienes serian los interlocutores.
Felix Diaz tiene mucho mérito al haber venido con su gente a resistir y llamar la atención por la situación de opresión que viven en Formosa, pero eso no le da el derecho a decidir por todos los indígenas del país. Es necesario hacer reuniones para establecer diálogos y consensos con los más de 30 pueblos que viven en Argentina. Ponernos de acuerdo y hacer  propuestas para hacerle saber al gobierno -y a la sociedad toda- cuales son nuestros derechos y en que tipo de sociedad queremos vivir en el futuro.
Parece que no se tiene mucha conciencia de que estamos frente a un gobierno comprometido con las multinacionales y que ha afirmado que va a profundizar aun más la explotación de los llamados recursos naturales. Sabemos que gran parte de esos recursos están en nuestros territorios.
La despolitización de algunos llamados lideres, es alarmante. Pareciera ser que muchos de los que vinieron a las reuniones, estarían interesados sobre todo en obtener un puesto de trabajo en alguna dependencia del INAI, o donde sea. A ninguno de los expositores se les escuchó hablar de propuestas para el fortalecimiento organizativo de los Pueblos Indígenas en Argentina.
¿Cómo seguirá este tema de los derechos de los pueblos originarios en Argentina? Es una pregunta cuya repuesta creo está en nuestra gente misma.
Considero que todavía estamos a tiempo: es muy necesario proseguir con el trabajo organizativo, en los territorios y también en las ciudades donde vive mas de la mitad de los pueblos indígenas.
La alianza con otros sectores, principalmente los explotados, también es un imperativo para poder avanzar en un proceso de transformación que conduzca a refundar este estado capitalista-depredador, que no es sustentable y que atenta contra todas las vidas de este planeta.

Un abrazo fraternal a todos los Pueblos Indígenas y también a las compañeros y compañeros con los cuales hemos trabajado todo este año que finaliza. Y que el año que viene llegando ojalá nos encuentre unidos parta continuar la lucha.

Mari Chiweu ! ! ! !   Jallalla ! ! ! !

*Nilo Cayuqueo. Mapuche de la “Tribu de Coliqueo”. Miembro de la Mesa de Pueblos Originarios de la Pcia de Buenos Aires y CABA

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario