Abr 15 2005
224 lecturas

Economía

La mujer es una víctima permanente

Aparecida en la revista Piel de Leopardo, integrada a este portal.

La periodista argentina Roxana Sandá recordó en el suplemento Las/12 del diario argentino Página/12 el caso de decenas de mujeres desaparecidas recientemente en ese país, cuya última víctima –al 16 de marzo, fecha de su desaparición– es Florencia Penacchi, estudiante universitaria.

Escribió Sandá: “Para los organismos embarcados en su búsqueda pública, que ansían alguna novedad con el mismo grado de desorientación, y aun para sus familiares y amigos, espantados por los chistes de humor negro, los insultos anónimos y las pistas falsas que escuchan en la línea 0800 especialmente habilitada” caben pocas dudas de que se trató de un secuestro.

“‘Es eso o el silencio’, describe Patricia, una de las amigas empeñada en hallarla, pese al morbo colectivo y a las barbaridades telefónicas que le causan ‘un profundo dolor y nos suma desconcierto’”.

El presidente de Red Solidaria, Juan Carr, en charla con Sandá señaló que su organización tiene registradas “a unas 190 personas perdidas, de las cuales un 15 por ciento atravesaba conflictos familiares al momento de su desaparición; 64 permanecen desaparecidas en un promedio de uno a 10 años atrás. ¿Debemos pensar que en la Argentina cientos de personas se esfuman o habrá que comprender que estos hechos no reconocen estratos socioculturales, que pueden ocurrirles a ricos y pobres?”

En Argentina un 67 por ciento de los casos de desapariciones son de mujeres. “Sólo en 2004, este organismo recuperó a diez chicas que tras desaparecer de sus casas permanecieron secuestradas durante meses en circuitos de prostitución”.

“Lidia Grichener, de Missing Children –continúa la peridiodista–, suele destacar como emblemático el caso de una adolescente de 15 años que fue a bailar por primera vez a un boliche del conurbano, ‘donde conoció a un muchacho que la invitó a tomar un café. Y esto es lo último que recordaba, porque terminó despertándose en una casa extraña, junto a otra menor que ya estaba en ese sitio y le decía que la vida allí no era tan terrible. Mientras permaneció en esa casa fue sometida y golpeada por sus secuestradores, hasta que un día los tipos vieron las publicidades pidiendo información sobre su paradero y decidieron soltarla. El que la había invitado a tomar un café le dijo entre nosotros no pasó nada, olvidate de que existimos. Le vendaron los ojos, la metieron en un auto y la liberaron por milagro.”

NO ES UNA COSTUMBRE DEL TERCER MUNDO

fotoEs el aprovechamiento miserable de la pobreza extrema a que están sometidas las sociedades del Tercer Mundo gracias a la complicidad de sus gobernantes y elites económicas con los poderes extranjeros que en ellos actúan.

No ha mucho en España se descubrió una bien aceitada maquinaria que traficaba con mujeres paraguayas. Éstas pagaban a los sexotraficanrtes poco más de dos mil euros para ingresar clandestinamente por el aeropuesto internacional Barajas.

La ilusión de las mujeres terminaba cuando los empresarios les quitaban sus pasaportes y se las obligaba a prostituirse para pagar las deudas contraídas. Naturalmente, si hacía falta, terminaban por convencerlas a golpes. Nunca terminaban de paar las deudas, que crecía exponencialmente. La banda estaba constituida por hombres de diversas nacionalidades.

No sólo mujeres obligadas a prostituirse mueve la trata de personas, aunque es el objetivo principal; el otro es el trabajo forzado. Sólo en África entre 800.000 y 900.000 -hombres, niños y mujeres– contribuyen a que los ingresos del negocio sumen no menos de US$ 10.000 millones anuales. Es la rama operativa de más rápido crecimiento del crimen organizado en el planeta.

foto
TURISMO SEXUAL INFANTIL EN AMÉRICA

Latinoamérica se convierte con rapidez en uno de los destinos más apreciados por quienes buscan –en Europa y Estados Unidos– tanto como playas y casinos el solaz que puede brindar un cuerpo infantil.
Sólo de España desemabarcan en puertos y aeropuertos unos 30.000 españoles todos los años para practicar turismo sexual con menores de edad.

En el I Congreso Mundial sobre Explotación sexual infantil celebrado en Suecia se concluyó que aproximadamente un 20 por ciento de los viajes internacionales se realizan con fines sexuales y un 3 por ciento de los viajeros son pedófilos. Entre dos y tres millones de muchachitas y muchachitos de hasta 17 años dan de comer y beber a las mafias del sexotráfico –se desconoce el número de aquellos que se prostituyen en las urbes de América por cuenta propia o incitados incluso por sus padres–.

La “edad de oro” del turismo sexual y del abuso a niñas y niños en Asia del sur ha pasado. La presión internacional obligó a Tailandia y otros países a legislar y poner coto a la “industria”, que se desplaza sin pausas hacia América Latina: Centroamérica y últimamente Brasil y Argentina.

En Chile –la gran economía del sur de América– se estima que la mitad de las mujeres que trabajan en locales nocturnos y un porcetaje no precisado de los llamados “café con piernas” –en verdad cafeterías atendidas por muchachas semidesnudas– son explotadas sexualmente. Un gran porcetaje de ellas son extranjeras, principalmente argentinas y cololmbianas.

En Argentina las prostitutas dominicanas llegaraon a copar el mercado de la carne que camina, y en Dominicana hace algunos años costaba en muchos pueblos encontrar mujeres menrores de 40 años: las habían “exportado” …a la Argentina.

QUÉ SE PESA Y CUÁNTO VALE

fotola búsqueda de piel fresca llegó también a Cuba. En México las “chicas” cubanas son apetecidas por los ¿varones? por el exotismo que les parece su origen. No faltan turistas que de las playas de Varadero se movilizan al interior de la isla a la caza de muchachas. Conseguidas, es cosa de pocas semanas tenerlas en los “resort” de Cancún y en la Baja California, para uso de los amigos del norte.

La ONU estima, a través de sus organismos encargados de investigar estos asuntos, que no menos de cuataro millones de jóvenes mujeres son víctimas del sexotráfico. Para no pocas policías de distintos países las mujeres se prostituyen voluntariamente. Muchos integrantes de los destacamentos de control y prevención de la explotación femenina participan de las ganancias de las mafias, se mueven en su periferia, como ocurre en la Argentina, México, algunas regiones de EEUU y otros países.

Sin contar el “valor agregado” que significa ser cubanas, rusas, ucranianas o albanesas, el valor comercial de las mujeres oscila entre los US$ 4.000 y 50.000 mensuales para su “administrador”, descontando los gastos de alimentación, servicio médico, transporte –porque viajan al compás de las estaciones y los lugares que se ponen de moda o a los que deben ir por “contrato de trabajo”–, vestuario y otros. La diferencia entre una cifra y otra se debe a las condcioines del sitio y del país donde las obligan a “ejercer”.

Mucha tecnología trajo la segunda mitad del siglo XX, pero la rentabilidad del cuerpo humano joven, terso, perfumado es, comparativamente –no en números–, mucho mayor que el narcotráfico y el negocio de las armas.

————————-

* Fuente: www.mujereshoy.com

La imagen de apertura es una escultura de Jorge Mazza.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario