Sep 16 2019
764 lecturas

Pol铆tica

La oposici贸n incendia la democracia en Bolivia

Una combinaci贸n de discurso medioambientalista y la defensa del resultado del refer茅ndum del 21 de febrero de 2016, cuando se rechaz贸 la propuesta de cambio de un art铆culo de la Constituci贸n, para habilitar a Evo Morales para las elecciones de 2019, forma parte de la estrategia opositora para generar un ambiente de convulsi贸n social hacia el 20 de octubre.

El fragmentado y heterog茅neo bloque opositor de derecha encuentra en su ataque, cada vez m谩s punzante y violento, a la democracia y a la institucionalidad del Estado Plurinacional, el punto de convergencia de su abierta oposici贸n a la continuidad del Proceso de Cambio y del presidente Evo Morales.

Dos hechos de envergadura, aparentemente desconectados, se han encargado de confirmar los alcances de su estrategia general: los focos de incendio que afectan al bosque seco de la Chiquitania y, por otra parte, la violencia f铆sica desatada por destacamentos juveniles, cuasi paramilitares, contra militantes del MAS en la ciudad oriental de Santa Cruz y la quema de una sede de campa帽a oficialista en la subtropical parte sur de los Yungas de La Paz.

Los llamados a que el gobierno decrete desastre nacional a partir de los hechos de la Chiquitania y la convocatoria a un paro indefinido a partir del 10 de octubre para que los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) renuncien, son apenas los pretextos o motivos aparentes para incendiar la democracia boliviana. La causa principal es que Evo Morales est谩 en camino a conquistar un nuevo periodo de gobierno.

Los incendios en la Chiquitania, que forma la zona de tr谩nsito entre el Chaco y la Amazon铆a, todav铆a no alcanzan a ser controlados a plenitud, a pesar de los esfuerzos desplegados con recursos propios y con el apoyo de la comunidad internacional a la que el gobierno no se ha negado nunca en la medida que sea canalizada a trav茅s del Estado y en el marco del Acuerdo de Par铆s.

Dos factores juegan en contra para aplacar el fuego: por un lado, la estructura seca del suelo de esa regi贸n y los fuertes vientos. De cerca de 10 mil focos de incendio en el peor momento, se bajaron a menos de mil hace una semana, pero el viento volvi贸 a reavivar muchos. Por otro lado, algunos sicarios o militantes de la extrema derecha, actuando sigilosamente bajo la forma de columna guerrillera , son los responsables de reavivar el fuego en aquellos lugares donde se estaba extinguiendo o bajando de intensidad, o iniciando nuevos focos de incendios.

Contra las causas naturales, se redoblan esfuerzos con grandes aviones bomberos 鈥揹e origen ruso y chino, as铆 como el Supertanker contratado por el gobierno-, el despliegue de m谩s de 7 mil bomberos, militares y voluntarios de distintas procedencias. Contra lo segundo, las acciones del Ministerio P煤blico han resultado insuficientes ante la falta de informaci贸n contundente de los aparatos de inteligencia. Lo cierto es que en esa amplia zona afectada la gente sabe 鈥搖nos como colaboradores de la derecha, otros como ciudadanos que respaldan al gobierno-, que peque帽os grupos siguen haciendo su trabajo para provocar incendios.

El inicio y la propagaci贸n del fuego con alta intensidad en esa regi贸n le ha ca铆do a la oposici贸n como anillo al dedo. Con cierta habilidad se ha montado en el hecho y, mientras sus fracciones m谩s democr谩ticas guardan silencio c贸mplice frente al accionar de esos grupos incendiarios, lo que hace es colocar a 鈥渆xpertos鈥 medioambientalistas para instalar la idea de que Bolivia nunca hab铆a tenido en su historia un gobierno tan depredador de la naturaleza como el de Evo Morales.

Los esfuerzos por posicionar esa matriz de opini贸n en el imaginario colectivo urbano 鈥搈uy Resultado de imagen para bolivia incendiosensible ante temas medioambientalistas independientemente de su inclinaci贸n pol铆tica-, parten de la realidad pol铆tica de que el gobierno de Evo Morales lleg贸 al gobierno con la propuesta paradigm谩tica de lograr un equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero que fue 鈥搚 ah铆 entra la construcci贸n ideol贸gica y medi谩tica de otra realidad por parte de los ide贸logos y operadores de la derecha-, el que m谩s medidas adopt贸 para ampliar la frontera agr铆cola y la 鈥渜uema controlada鈥 a costa de afectar parques naturales y 谩reas forestales en general.

La derecha tiene un ej茅rcito en funci贸n de la naturaleza del combate. Para su 鈥渃ara verde鈥 tiene 鈥渁ctivistas medioambientalistas鈥 como, por ejemplo, Jhanisse Vaca Daza, una joven cruce帽a que curs贸 estudios en Estados Unidos, recibi贸 capacitaci贸n en instituciones estadounidenses donde estuvieron otros j贸venes que tienen una activa participaci贸n en la desestabilizaci贸n de los gobiernos de Venezuela y Nicaragua. La 鈥渁ctivista鈥, que tuvo asesoramiento directo de cuatro personas enviadas por la USAID durante dos semanas a Bolivia, emplea el hashtag #SOSBolivia para generar comentarios de los opositores bolivianos y de no pocos activistas de izquierda en el mundo.

Lo perverso de este discurso 鈥搈谩s por las redes sociales, pero tambi茅n por los medios de comunicaci贸n- es que manipula la subjetividad de la gente para atribuirle al gobierno su directa responsabilidad en la quema de extensas zonas forestales de la Chiquitania con el solo objetivo de 鈥渆ntregar鈥 esas tierras a campesinos cocaleros y comunidades interculturales (antes conocidas como colonos) que quieren, seg煤n ese relato, cambiar la vocaci贸n del uso del suelo. Poco ha servido que Morales decretara 鈥減ausa ecol贸gica鈥 en esa regi贸n, lo que implica la prohibici贸n total de asentamientos humanos y/o emprendimiento de actividades agr铆colas. La derecha sigue usando los incendios en esa regi贸n para descalificar al gobierno ind铆gena.

Resultado de imagen para bolivia racismoLas reacciones de odio y racismo provocadas por el discurso perverso de la 鈥渋nvasi贸n de indios kollas鈥 a la Chiquitania se han traducido de inmediato en reducidas marchas en algunas ciudades y en encendidas asambleas de comite铆stas, particularmente del Comit茅 Pro Santa Cruz, famoso por haber liderado el intento de golpe de Estado contra Evo Morales en 2008.

Pero la expresi贸n m谩s alta de la energ铆a opositora se tradujo en la violenta movilizaci贸n de grupos de j贸venes de derecha que con bates en la mano procedieron a golpear a militantes del MAS en la noche del jueves pasado, cuando llevaban adelante una campa帽a proselitista en algunos puntos de la ciudad de Santa Cruz. M谩s de seis personas en terapia intensiva y casi una docena de heridos de menor gravedad es el saldo de la acci贸n. Las im谩genes de la conspiraci贸n de hoy son las mismas que las de la desestabilizaci贸n del primer periodo de gobierno de Morales, cuando se agred铆a f铆sica y verbalmente a 鈥渓os indios鈥 del MAS.

La ecuaci贸n protesta y violencia es la constante. Esta es la segunda vez que una movilizaci贸n opositora termina en altos grados de violencia. Una marcha universitaria, el 11 de diciembre de 2018, quem贸 las instalaciones del Tribunal Departamental Electoral (TDE) en Santa Cruz y asalt贸 las oficinas de la empresa estatal de telecomunicaciones ENTEL. En la ciudad de La Paz, el acoso con piedras y objetos contundentes a la sede del Tribunal Supremo Electoral (TSE) tambi茅n dur贸 varias horas ese mismo d铆a.

Ser铆a un error al estilo 鈥渂olsonaro鈥 pensar que la derecha empez贸 deliberadamente con los incendios en la Chiquitania para oxigenar su discurso de cuestionamiento a la postulaci贸n de Evo Morales para las elecciones generales del 20 de octubre, pero hay algo incuestionable: la derecha 鈥搖nas fracciones con medidas de hecho y otras discursivamente-, si se montaron en el desastre ambiental y est谩 utilizando el supuesto 鈥渆cocidio鈥 cometido por el gobierno del Proceso de Cambio para reposicionar las banderas de la ilegalidad e ilegitimidad de la presencia del binomio Evo Morales-脕lvaro Garc铆a Linera en la papeleta electoral.

驴Cu谩les son los objetivos de esa articulaci贸n del bloque de derecha a partir de los incendios en la Amazonia y la 鈥渄efensa鈥 de la democracia ante la dictadura del ecocida Evo Morales?

Antes de desarrollar esos objetivos, es bueno apuntar que la estrategia general de la oposici贸n en Bolivia es, desde el 21 de febrero de 2016, 鈥渄errocar al gobierno de Evo Morales鈥 por los medios que fueran necesarios.

Las t谩cticas han oscilado entre el recurrir a herramientas jur铆dico-constitucionales hasta alentar medidas de hecho que en su mayor parte se expresaron en acciones de violencia, pasando por pedir la intervenci贸n de Estados Unidos y de organismos internacionales. Todav铆a est谩n frescas en la memoria las declaraciones de Carlos Mesa y Jorge 鈥淭uto鈥 Quiroga al ministro relator de la Comisi贸n Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Francisco Jos茅 Eguiguren, cuando el 15 de agosto de 2018 le dijeron: 鈥淓ntendemos (que se produce) una polarizaci贸n por la insistencia del Gobierno de no respetar el referendo del 21 de febrero, puede generar tensiones que no deseamos鈥.

Para no dispersar el objeto de nuestro an谩lisis, agrupemos los objetivos de la estrategia general en los siguientes:

En primer lugar, generar un ambiente de convulsi贸n social de alta intensidad que empa帽e y deslegitime las elecciones del 20 de octubre que, si se mantiene la tendencia, le dar铆a a Evo Morales un cuarto per铆odo continuo de gobierno. Todas las encuestas, incluso las realizadas por medios abiertamente opositores, muestran a Morales liderando la preferencia electoral y muy cerca de ganar en primera vuelta.

En segundo lugar, reforzar la idea de que las elecciones se realizan con un Tribunal Supremo Electoral funcional al gobierno de Morales y que la 煤nica forma de que el acto electoral sea transparente es con la renuncia inmediata de todos los vocales del TSE y la designaci贸n de un 鈥渃onsejo de notables鈥. Una medida de esa naturaleza, en el hipot茅tico caso de que se hiciera viable, lo 煤nico que provocar铆a es la postergaci贸n de las elecciones del 20 de octubre, pues ese 鈥渃onsejo de notables鈥 lo primero que tendr铆a que hacer es revisar y revertir muchas de las medidas tomadas por el TSE desde octubre pasado, cuando se convoc贸 a las elecciones primarias que por vez primera se hicieron en Bolivia el 27 de enero pasado.

Lo que estamos afirmando es que el bloque de derecha al articular el sentimiento adverso que hay contra el gobierno por el tema 鈥渇ocos de incendio鈥 鈥搎ue como se se帽ala ha sido construido medi谩ticamente-, con el concepto pol铆tico de 鈥渇alta de libertades y garant铆as civiles y pol铆ticas鈥, lo que pretende hacer es colocar a la democracia boliviana bajo fuego. No es exagerado pensar que, si los 鈥渇ocos de incendio鈥 no disminuyen radicalmente en los pr贸ximos quince d铆as, se de paso al pedido de postergaci贸n de las elecciones de parte de organizaciones de la 鈥渟ociedad civil鈥 en las que milita la gente de derecha. Es bastante sugerente que el peri贸dico P谩gina Siete 鈥揹e conocida posici贸n anti gubernamental-, publicara una nota este s谩bado 14 de septiembre en la que se帽ala textualmente:

Resultado de imagen para elecciones en bolivia pagina siete鈥淒espu茅s de tres meses de lanzarse la convocatoria oficial y a 37 d铆as de las elecciones generales, por primera vez se toca la posibilidad de suspender los comicios de una u otra forma. La violencia acontecida en dos regiones del pa铆s, producto de diferencias pol铆ticas, es la principal causa de la cual se culpan oficialistas y opositores鈥.

Una medida de esta naturaleza, que postergar铆a las elecciones por al menos seis meses, ser铆a de amplia ventaja para el proyecto de derecha: abrir铆a espacio pol铆tico para proponer un 鈥済obierno de transici贸n鈥 o colocar铆a al gobierno en el limbo de la ilegitimidad, dar铆a tiempo para empujar una sola candidatura de la oposici贸n que enfrente a Morales luego de fracasar en julio pasado la posibilidad de producir ese efecto pol铆tico al provocar la renuncia del candidato vicepresidencial por la alianza 鈥淏olivia Dijo No鈥. La combinaci贸n de estos hechos conducir铆a al gobierno a un mayor desgaste.

El bloque opositor 鈥揷onformado por partidos de derecha, comit茅s c铆vicos conservadores liderados por el Comit茅 Pro Santa Cruz, algunos medios de comunicaci贸n influyentes, contados dirigentes sindicales, el Colegio M茅dico y otros gremios de profesionales, y sectores jer谩rquicos de la Iglesia-, est谩 colocando 鈥渢odos los huevos en la canasta鈥 al apostar por el 茅xito del paro indefinido convocado a partir del 10 de octubre, lo que implica instalar una riesgosa 鈥渂omba de tiempo鈥 que, ante cualquier confrontaci贸n provocada o espont谩nea con sectores sociales que son parte del gobierno, haga explotar en mil pedazos las elecciones del 20 de octubre.

Resultado de imagen para evo yh movimientos socialesY Evo Morales sabe lo que la oposici贸n tiene entre manos. No por nada ha convocado a los movimientos sociales y a la poblaci贸n consciente a defender a la democracia de los intentos 鈥済olpistas鈥 de la derecha. 鈥淎provecho esta oportunidad para convocar a los presentes, a los oyentes de toda Bolivia, al pueblo boliviano con sus profesionales, con los movimientos sociales, tenemos que defender la democracia, las elecciones del 20 de octubre de este a帽o, tenemos que defender la paz social鈥, afirm贸 el l铆der ind铆gena.

Una reacci贸n pac铆fica, movilizadora y firme lejos de perjudicar la perspectiva electoral de Morales, le va a beneficiar. Un por ciento de gente que se distanci贸 del Proceso, pero que tampoco qued贸 atrapado en las redes de la derecha, y que forma parte de los que se inclinan a votar nulo o blanco, retornar谩 militante 鈥揳l ver las nuevas expresiones de racismo y odio- a defender el Proceso de Cambio porque hay mucho en juego.

*Exministro de Gobierno de Bolivia

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario