Feb 19 2012
999 lecturas

Despacito por las piedras

La otra guerra de Siria

Para ganar una guerra hoy, tan importante como tener un buen general al frente de las tropas es contar con un buen jefe de comunicaci贸n. Algunos incluso contratan una empresa de relaciones p煤blicas, como hizo Kuwait en 1990 para concienciar a la opini贸n p煤blica occidental de la necesidad de machacar Irak, usando para ello manipulaciones tan burdas como efectivas.

Aquella guerra de Irak marc贸 un antes y un despu茅s en el uso de la propaganda. No es que antes no se hiciese, pues lo de que 鈥渓a primera v铆ctima de la guerra es la verdad鈥 es algo casi tan viejo como la humanidad; pero despu茅s de aquella campa帽a los contendientes sofisticaron mucho sus m茅todos, se apoyaron en t茅cnicas m谩s pr贸ximas al marketing que al arte de la guerra, y sobre todo fueron mucho m谩s conscientes de la importancia de ganarse la opini贸n p煤blica, no tanto la propia (que era lo cl谩sico) como la de los pa铆ses m谩s poderosos, en el marco de las nuevas 鈥済uerras humanitarias鈥 (y cu谩l no lo ha sido en las 煤ltimas d茅cadas).

Desde entonces, toda historia b茅lica que se escriba obliga a reservar un cap铆tulo para esa otra guerra, la informativa. Algunas manipulaciones son de todos sabidas; otras en cambio s贸lo se conocen pasados muchos a帽os, cuando ya no importa ni apenas reciben atenci贸n.

En esas est谩bamos cuando llegamos a la actual guerra en Siria. Y digo guerra, consciente de que la lucha de propaganda empieza siempre por el lenguaje: mientras para unos se trata de una guerra civil, para otros es una masacre de una dictadura contra su poblaci贸n, e incluso hay quien la ve ya como una guerra imperialista m谩s.

Yo no s茅 en qu茅 mienten o dicen la verdad unos y otros, tanto el r茅gimen de Al Asad como los combatientes organizados contra 茅l. S贸lo s茅 que la historia reciente, las veces en que hemos sido enga帽ados, deber铆a hacernos extremar el sentido cr铆tico, y estar alerta ante toda informaci贸n que llegue de Siria, contrastando fuentes y dudando por principio. De lo contrario, junto a las v铆ctimas que ya se est谩n produciendo, nos sumaremos nosotros como v铆ctimas de esa otra guerra, la informativa.

Isaac Rosa, escritor espa帽ol

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario