Jun 16 2020
436 lecturas

Opini贸n

La pospandemia y el capitalismo que viene

La versatilidad del capitalismo no tiene l铆mites, salvo la extinci贸n de la especie y el colapso del planeta. Pero mientras esto sucede, sus cambios se aceleran en busca de una mayor tasa de explotaci贸n e incremento de beneficios. Si la lucha por la apropiaci贸n del plusvalor es una de las caracter铆sticas de la contradicci贸n capital-trabajo, hoy nos enfrentamos a una reinvenci贸n de las formas de dominaci贸n, enajenaci贸n del excedente y construcci贸n de hegemon铆a.

El capitalismo digital se pone al d铆a utilizando las nuevas tecnolog铆as bajo la pandemia del Covid-19. Si hacemos historia, es un proceso similar al sufrido por el capitalismo hist贸rico entre los siglos XVI y XVIII, donde la proto-industrializaci贸n y los descubrimientos cient铆ficos aceleraron el proceso de acumulaci贸n de capital y la revoluci贸n industrial.EL CAPITALISMO QUE VIENE TRAS LA PANDEMIA: M脕S POBRES Y M脕S ...

Sus fases van desde el capitalismo colonial, la esclavitud hasta el imperialismo y la consolidaci贸n de la dependencia industrial, tecnol贸gica y financiera. Sin embargo, su evoluci贸n ha tenido reveses. Los proyectos emancipadores anticapitalistas han trastocado sus planes, aunque sea de forma moment谩nea.

Las luchas de resistencia, los procesos revolucionarios y los movimientos populares han alterado su itinerario, oblig谩ndolo a retroceder. El siglo XX ha dejado una huella dif铆cil de borrar en su desarrollo. Fueron dos guerras mundiales, seguido del holocausto nuclear no exento de conspiraciones, golpes de estado y procesos desestabilizadores cuyos efectos los reconocemos en un crecimiento exponencial de la desigualdad, el hambre, la miseria y la sobrexplotaci贸n de un tercio de la poblaci贸n mundial.

En este recorrido, el fascismo, eje de la modernidad, se proyecta en el siglo XXI. El neoliberalismo asume sus principios y los gobernantes adoptan sus proclamas bajo un llamado a la xenofobia, el racismo y el discurso anticomunista. Como se帽al贸 George Mosse en su ensayo La nacionalizaci贸n de las masas, Hitler y el nazismo se explican bajo un simbolismo, una liturgia y una est茅tica que atrap贸 a la poblaci贸n bajo el culto al pueblo.

Una nueva pol铆tica que atrajo no s贸lo a los nacionalsocialistas, sino tambi茅n a miembros de otros movimientos que encontraban su estilo atractivo y 煤til para sus propios prop贸sitos. L茅ase Trump, Bolsonaro, Pi帽era o Duque.

En pleno siglo XXI, asistimos a tiempos convulsos. El capitalismo busca su reacomodo. Hacer frente a los problemas de organizaci贸n, costos de explotaci贸n y reajustar la funci贸n del gobierno en la gesti贸n privada de lo p煤blico. Igualmente debe pensar en una nueva divisi贸n internacional de los mercados, la producci贸n y el consumo.

La digitalizaci贸n, el big-data, la robotizaci贸n y las tecnociencias se subsuman para responder a las l贸gicas del capital. Asimismo, la din谩mica de la complejidad aplicada al proceso productivo fija pautas en la especializaci贸n flexible, la deslocalizaci贸n y el proceso de toma de decisiones.

La realidad aumentada acelera la concentraci贸n de las decisiones y el acceso inmediato a los datos modifica las l贸gicas de un poder que se hace m谩s arbitrario, violento y omn铆modo. El traslado del mando real del proceso de decisiones a una zona gris, de dif铆cil acceso, facilita eludir las responsabilidades pol铆ticas o bien las oculta bajo el manto de la post-verdad o las mentiras en red.

La transici贸n del capitalismo anal贸gico al digital es ya una realidad. Algunos ejemplos nos dan pistas. Basta ver el mensaje lanzado por Inditex en Espa帽a. El due帽o de Zara, benefactor de la sanidad p煤blica, har谩 desaparecer m谩s de 1.200 tiendas en todo el mundo, bajo la necesidad de estar en sincron铆a con las nuevas formas de compra-venta on line.

As铆, realizar谩 una inversi贸n de mil millones de euros en su reconversi贸n digital en dos a帽os (2020-2022), destinando 1.700 millones para trasformar sus locales al concepto de tienda integrada. Un servicio permanente al cliente all谩 donde se encuentre. En otras palabras, tendr谩 en su dispositivo port谩til una aplicaci贸n de Zara. En esta versi贸n digital del capitalismo, otro de los cambios que llega para quedarse es el teletrabajo o trabajo en casa. Una vuelta de tuerca a la sobrexplotaci贸n.RED UTOPIA ROJA: Contradicciones en el capitalismo. 驴Hay ...

Los horarios, la disciplina y el control los ejerce el trabajador sobre s铆, lo cual supone un elevado nivel de estr茅s y jornadas ilimitadas. En cuanto a la educaci贸n, s贸lo en las universidades se baraja la idea de articular clases en las aulas con lecciones virtuales. Las lecciones presenciales ir谩n perdiendo peso, hasta desdibujar el sentido que las vio nacer, forjar ciudadan铆a y aprender el valor de la cr铆tica colectiva. La universidad se reducir谩 a expedir t铆tulos donde el aprendizaje muta en autodidactismo.

El capitalismo post-pandemia acelera el cambio del mundo cotidiano. Las firmas digitales, las videoconferencias, el control biom茅trico, los diagn贸sticos por ordenador, son algunos de los cambios que terminar谩n generando una modificaci贸n antropobiol贸gica del ser humano.

Y tal vez en este sentido, la lenta sustituci贸n del dinero en efectivo, por el pago con tarjetas ser谩 fuente no s贸lo de mayor control social y poder de la banca, supondr谩 una mayor exclusi贸n social. Qui茅nes tendr谩n y qui茅nes no tendr谩n tarjetas de cr茅dito o d茅bito. Suecia anuncia que el papel moneda se extinguir谩 dentro de la siguiente d茅cada. M谩s pobres, m谩s esclavos de los bancos. Ese es el futuro incierto del capitalismo que viene tras la pandemia.

  • Compartir:
X

Env铆e a un amigo

No se guarda ninguna informaci贸n personal


    Su nombre (requerido)

    Su Email (requerido)

    Amigo(requerido)

    Mensaje

    A帽adir comentario