Mar 11 2013
869 lecturas

NoticiasPolítica

La puja en el Vaticano y qué dicen las apuestas

Comienza en el Vaticano el cónclave para la elección del nuevo Papa, en medio de pujas, campañas de desinformación y hasta de apuestas. Uno de los sectores es liderado por el secretario de Estado Tarcisio Bertone, mientras su antecesor, Angelo Sodano, intentará dirigir los hilos desde afuera. Pero frente a estos líderes surgió la rebelión del bloque “pastoralista”.

En 2009, dos años antes de la filtración, cansado de las disputas entre las facciones de la Santa Sede, Benedicto XVI escribió a sus obispos: “Si os mordéis y devoráis unos a otros, terminaréis por destruiros mutuamente”.

Ya sin fuerzas para afrontar las luchas intestinas, la falta de transparencia del Banco Vaticano y los graves casos de abusos sexuales, el Papa anunció su renuncia el pasado 11 de febrero, decisión considerada un hito histórico, la primera en 600 años, que se hizo efectiva el día 28 a las ocho de la noche.ntes de elegir al próximo pontífice, para saber la envergadura de los males que aquejan a la Iglesia, varios cardenales reclamaron en la primera congregación conocer el informe que encargó Benedicto XVI sobre el Vatileaks, y que pidió que sea entregado sólo a su sucesor.

Estos dos grupos están enfrentados desde el final del papado de Juan Pablo II, como quedó reflejado en los documentos secretos filtrados a la prensa italiana. Pero tras la filtración, Bertone se convirtió en el centro de las críticas, puesto que aparece como el responsable del “mal gobierno” de la Santa Sede, enemigo de la transparencia, ambicioso y como un verdadero manipulador. Por su parte, Sodano representa a la “vieja guardia” de Juan Pablo II, más eficaces en el manejo de los asuntos vaticanos, pero no menos salpicados en lo que respecta a los escándalos de corrupción y abusos sexuales. Sodano es considerado uno de los grandes encubridores de Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo.

Bertone y Sodano pensaron que en cuanto entraran en la congregación iban a poder decidir ellos, pero un grupo compuesto por seis cardenales norteamericanos presentó un combate puro y duro, y junto con los alemanes y brasileños, capitanea el llamado bloque “pastoralista”, que critica la gestión de los italianos y quieren una Iglesia Católica más transparente de cara a los 1100 millones de fieles repartidos en todo el mundo.

Entre los candidatos de la curia, o los “italianos”, aparecían con fuerza los nombres de Gianfranco Ravasi, presidente del Pontificio Consejo de Cultura y de las comisiones de Arqueología Sacra y de la Herencia Cultura de la Iglesia –candidato de Bertone–; el italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, a quien Benedicto XVI preparó para sucederlo, y el cardenal argentino Leonardo Sandri, ex sustituto de Sodano en la Secretaría de Estado y su candidato.

Como papables apoyados por los “pastoralistas”, en su mayoría “extranjeros” (no italianos), destacan el cardenal canadiense Marc Ouellet; el arzobispo de Budapest, Peter Erdo, y el arzobispo de Viena, Christoph Schönborn. No obstante, la batalla entre “bertonianos” y “diplomáticos” y el frente abierto por “pastoralistas” podría derivar en un consenso en torno del brasileño Odilio Scherer, arzobispo de San Pablo, para convertirlo en el 266º Sumo Pontífice.

Las apuestas

A punto de que empiece el cónclave para elegir al nuevo papa, las apuestas en Internet ya desatan pasiones. El cardenal italiano Angelo Scola es por el momento el máximo favorito en las casas de apuestas, con valores de 11 contra 1 (en la británica William Hill) o 3 contra 1 (en la irlandesa Paddy Power).

El segundo favorito es el ghanés Peter Turkson, según ddschecker.com., que compara varias páginas de apuestas. Según Leighton Vau-ghan Williams, un experto británico, las apuestas que mueven la elección papal podrían alcanzar unos 11,5 millones de euros

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario