Nov 13 2013
2022 lecturas

OpiniónPolítica

La ultraderecha saca los dientes en Colombia

La extrema derecha es capaz de todo. Decir que es capaz de todo, significa de todo. El hombre que más ha servido a sus intereses, me refiero a los intereses de la ultra derecha y de los intereses del gobierno de los Estados Unidos, es Álvaro Uribe Vélez con todos su andamiaje paramilitar y político. A él, a Uribe esa falange, esa ultra, puede sacrificarlo en las calles de cualquier ciudad para sembrar de nuevo el terror y desestabilizar al país.
Provocarían por ejemplo la santa ira del policía del mundo, que desde la casa blanca enviaría de inmediato sus marines a salvar a Colombia, lo que es lo mismo, salvar y proteger sus intereses en bancos, transnacionales, empresas mineras e industriales y sobre todo, para proteger lo que Ellos siempre han considerado suyos, nuestros recursos naturales. De paso, cuidarían sus bases militares con las que respiran en la nuca de gobernantes de países vecinos.
Sacrificando a Uribe, lograrían desestabilizar el país para crear pánico y terror como la ultra derecha y la Cia han sacrificado líderes en el mundo y en Colombia como Álvaro Gómez Hurtado, Jorge Eliecer Gaitán o Luis Carlos galán, para no mencionar sino los suyos, hablo del establecimiento y los partidos en el poder. Además de Pizarro, Jaramillo Ossa o Pardo Leal, por supuesto.
No hay que hablar, todavía no hay que hacerlo, sobre el postconflicto. Que si los diálogos continúan, que si los diálogos se suspenden por elecciones, que si ellos servirán para montar el tinglado de santos para su reelección, son otras cosas de las cuales tampoco vale hablar, insisto, no todavía.
Hay que esperar un poco más, porque es necesario imaginar los titulares de prensa de los próximos días, sobre hechos que llamarían los expertos, sobre hechos sobrevinientes.
Por ejemplo, ya estaba listo el titular sobe un supuesto atentado con la vidita del hombrecito de los tres huevitos. El hombrecito de la democracita segura, Álvaro Uribe Vélez El comunicado advirtiendo el supuesto atentado saldría nada menos que de la casa de Nariño firmado por Santos y por supuesto por el ministro de defensa.col paracos0301
Qué tal que la misma diligencia en expedir un comunicado o de hacer una advertencia, se hubiera cumplido ante la muerte y asesinato de un líder de la lucha por restitución de tierras o de otra mujer, como muchas, defensoras de los derechos que les cabe a las víctimas del conflicto.
Uribe inmediatamente ha trinado como para hacer ver que se trata de un hecho cierto lo del supuesto atentado. Faltaría más que no hubiera trinado. Inclusive agradece también a su supuesto enemigo político Juan Manuel Santos y a sus gloriosas fuerzas militares.
Vendrán retaliaciones. Inventarán nuevos falsos positivos. Habrá falsos carros bombas o falsos perros bomba, como ya ocurrió. Los Urabeños, esos paramilitares que nunca se han desmovilizado, que jamás se han desintegrado, que están más vivitos que muertos, mandaron a matar a David de Jesús Goez líder de los reclamantes de tierras en Colombia.
Pero esto no es gratuito. Esto responde a una estrategia de la ultra derecha que no dejará pasar lo que ellos llaman la traición de clase por parte del presidente de la república por sentarse con las guerrillas marxistas a buscar una salida política al conflicto social y armado que vive el país.
A quién o a quienes conviene publicar videos sobre el viejo canibalismo con que los paras eliminan a civiles acusados de ser apoyo de la guerrilla? Hemos dicho que el paramilitarismo es una estrategia de Estado en Colombia y eso significa que hay todavía en el establecimiento algunos de sus miembros que prefieren anticiparse al postconflicto con esta forma de actuar.col falsos positivos
Generando terror de nuevo. Buscando entre la gente del pueblo reacciones en contra del proceso de paz, con el cuento de que si los guerrilleros llegan al poder habrá más muertos y que repetir la historia no es conveniente. Esta vez no se trata de un proceso que dará algunas curules a la insurgencia en el parlamento, sino que abrirá el espacio para que lleguen las mujeres, los indígenas, los campesinos, los trabajadores urbanos, los estudiantes, intelectuales, etc. Se trata de educación y salud para todos. Se trata de la soberanía colombiana. Se trata, en fin, de acabar con las dos Colombias.
Es como si estos hechos de terror y muerte después del régimen uribista hubieran dejado de ocurrir. Como digo, el paramilitarismo es la carta de quienes detentan el poder, por si acaso, por si las moscas, por si al firmarse la paz, se vieran demasiado o muy afectados sus intereses.
La extrema derecha es capaz de todo. Decir que es capaz de todo, significa de todo. El país conoce en detalle lo ocurrido y vale la pena pensar que esta vez la gente en las plazas y en las calles de pueblos y ciudades, tendrá la valentía de defender el proceso de paz. Es una paz, ojalá, con justicia social. Donde las mayorías puedan recuperar la dignidad perdida. Donde haya oportunidades para todos y la democracia deje de ser un simple discurso de campaña, que sea una democracia incluyente y real.
La comunidad internacional debe estar atenta. Mi país está de nuevo al borde de regresar por los caminos del oprobio, de la dictadura cívico militar, de la sangre y las ejecuciones extrajudiciales. Este puede ser también, el comienzo de los planes de Washington para la recolonización de Latinoamérica, tema que trataré en nueva ocasión.

X

Envíe a un amigo

Su nombre (requerido)

Su Email (requerido)

Amigo(requerido)

Mensaje

Añadir comentario